Los factores palpables que están encima de la mesa son dos: El incremento del miedo a la salida de Reino Unido de la Unión Europea por nuevas encuestas que marcan claramente que esa posibilidad es la que va ganando de momento. El segundo factor es que hoy ya, por primera vez en la historia, la rentabilidad de la deuda alemana a 10 años ha tenido momentos en donde se ha puesto en negativo.

La conjunción de los dos factores es lo que está descontrolando francamente todo.
 
Para comenzar, demos un vistazo a cómo está el índice de referencia en Reino Unido, el FTSE 100. Si se fijan atentamente, verán que no hemos podido pasar esa franja de resistencia importante, dejando hace escasos días una muestra de interés vendedor arriba del todo, y la bajada posterior por esas encuestas quedaban como ganadora a la opción de la salida de la Unión Europea, se ha cerrado el hombro derecho de ese hombro cabeza hombro y a día de hoy estamos ya ejecutando la figura al colocarnos por debajo de la línea clavicular de la misma.
 
Como sabemos, el índice británico está plagado tanto de mineras como de petroleras, así que no hace mucha falta mirar al mercado de materias primas para saber si estos sectores tienen apoyo por ese lado, ya que si hay miedo en Reino Unido, lo más mayoritario que hay, se pone a caer.
 
ftse100

 
Si miramos a Europa por dentro, absolutamente todo está en negativo, con el sector de recursos básicos como el peor del día con un descenso de -1,91%, las petroleras caen -1,34%, los bancos -1,43%, automoción y recambios -1,68%, etcétera.
 
De la misma manera, si hay miedo en los activos de riesgo, todo el dinero se está llevando a los activos seguros, algo que apoya ver que la rentabilidad de la deuda alemana a 10 años se ha metido en negativo. Esto es algo que no se sostiene, ya que si aumenta una burbuja de deuda, el día que estalle probablemente deje en ridículo el estallido de la burbuja inmobiliaria, pues recordemos que Bill Gross ya nos advirtió que comprar deuda a tipos negativos, hacía necesario que para poder ganar dinero el precio subiese más, lo que corresponde con una perforación todavía mayor de los tipos en negativo, así que si llega el caso en donde todo el mercado se dé la vuelta, todos los que compraron a precio demasiado alto, van a perder muchísimo dinero y lo único que van a poder hacer es llevar a vencimiento esa deuda para intentar recuperar parte del principal, pero aun así, en términos netos, seguirán perdiendo dinero.
 
Hoy hemos tenido una subasta de corto plazo en España de letras a 6 y 12 meses, con los tipos otra vez en negativo. Es algo que es estupendo para la economía porque al Estado no le cuesta dinero endeudarse en este plazo, pero para los ahorradores es una catástrofe y para los bancos todavía es mucho más daño, algo que les obliga a apretar muchísimo los márgenes porque no hay espacio para lo contrario.
 
De hecho, el Banco Central Europeo ha reconocido que los tipos en negativo han golpeado mucho más a los hogares italianos que a los alemanes o los franceses. Esto es un arma de doble filo, porque por un lado reconoce que los tipos en negativo y la política del Banco Central Europeo dañan a los hogares, pero por otro se está utilizando para intentar quitar hierro a las acusaciones por parte de Alemania del daño que se está percibiendo por esa política. Con respecto a España, a nosotros sí nos ha venido bien porque el beneficio nos ha llegado por el descenso de las cuotas hipotecarias.
 
Por otro lado, tenemos el factor del precio del crudo. En estos momentos el de referencia en Estados Unidos está cayendo -1,5% situándose en 48,13 $. Muy lejos de estar por encima de los 51 dólares hace escasos días. Recordemos en el gráfico a días que hace algunas sesiones alcanzamos la sobrecompra y además dejamos una envolvente bajista, lo que está metiendo constantemente presión al precio. Hoy la Agencia Internacional de la Energía nos ha dado una de cal y otra de arena, ya que está viendo que hay signos de cierto equilibrio en el mercado durante este año por algunos factores extra como por ejemplo el incendio en Canadá o las escaramuzas en algunos países cerca de zonas importantes de producción y exportación. Sin embargo, avisan de que en la primera mitad del año que viene volveremos otra vez al superávit de reservas, aunque teniendo encima de la mesa las intenciones de la OPEP, probablemente la situación en 2017 se equilibre con un descenso de las mismas en la segunda mitad, por lo que quedará más o menos el mercado plano en cuanto reservas el año que viene, algo que no es que sea especialmente positivo para el precio del crudo.
 
Si sumamos todo lo anterior, seguimos sin ver claro que el programa cuantitativo desarrollado por el Banco Central Europeo para inyectar inflación, y poder alcanzar su objetivo, esté dando sus frutos, porque a día de hoy la medida de expectativa de inflación, que son los Forward a cinco años dentro de cinco años, está marcando un nuevo mínimo histórico del 1,36%.
 
Como no se ve inflación, los tipos en la deuda siguen bajando y además el de Alemania a cinco años está en un récord negativo de -0,464% y a 10 años acelera la caída hasta tocar el -0,025%.
 
En resumidas cuentas, los dos factores encima de la mesa, el referéndum en Reino Unido y los tipos en negativo, están descontrolando al mercado y necesitamos ir eliminando incertidumbres para que los nervios se vayan deshaciendo, o por lo menos haya un motivo claro para que el dinero salga de la seguridad y vuelva a entrar en los activos de riesgo, algo que sacaría dinero de la deuda más segura y podría ayudar a reducir las cifras negativas en los tipos de interés.