Los primeros pasos de la sesión en Europa está siendo muy volátiles con cambios de dirección bastante constantes ya que toda la atención está centrada en ese binomio de datos macro y comportamiento del euro.

El momento sigue siendo bastante complicado porque los factores que más están influyendo en estos momentos se suelen escapar de lo que algunos operadores consideran como normales, es decir, resultados empresariales, expectativas, etcétera.

Recordemos que esta marea especial que está inundando los mercados financieros viene directamente por la excesiva intervención de los bancos centrales en los mercados a través de los programas cuantitativos, primero en Estados Unidos y después en Europa.
Ayer el par euro dólar tuvo una fortísima recuperación que cortó el descenso desde el nivel importante del 38,2% del retroceso de Fibonacci de la bajada desde los últimos máximos relativos y en estos momentos los máximos del día están en esa zona.

Hoy hemos conocido los PMI de servicios de gran parte de la zona euro y volvemos a tener apoyo a la economía de la eurozona y eso implícitamente favorece al euro, lo que daña a los mercados.

España ha dado un dato espectacular, y el resto de países también son buenos aunque hay uno ligeramente negativo para la situación que es el de Alemania que queda ligeramente peor de lo esperado, pero sigue en expansión y bien, por lo que es un mal menor.

Además, las rentabilidades en toda la zona euro están aumentando, con especial incidencia en Alemania, lo que favorece el aumento de precio del euro porque hay más en rentabilidad en el mercado de deuda.

La situación, aunque no lo parezca, se va a complicar todavía más porque en estos momentos hemos tenido un mercado que ha estado ampliamente afectado por lo que significa tener aumento en el precio del euro, la reducción del apoyo del factor divisa en los resultados empresariales.

Lo anterior favorece un descenso en los precios de las cotizaciones, pero poco a poco estamos viendo cómo se refuerzan las esperanzas de recuperación económica en la zona euro, primero por el aumento de las previsiones de crecimiento de la Comisión Europea y después por los datos que estamos conociendo en el día a día. Por lo tanto, el factor anterior poco a poco irá dando paso a un factor de apoyo en forma de recuperación económica más fuerte, pero en el paso de uno a otro tendremos turbulencias bastante fuertes.

De momento la tendencia bajista no se está acelerando y los índices en este momento están intentando generar un rebote tras la sobreventa alcanzada en la sesión de ayer.

Las idas y venidas pueden ser constantes porque recordemos que estamos a la espera del dato de creación de empleo de abril de EE.UU. que conoceremos este viernes, un dato que será fundamental para ver si la Reserva Federal tira por el camino de subir tipos o tira por el camino de esperar, lo que tiene incidencia directa en la fortaleza del dólar y repercute en la cotización del euro.

Algunos resultados empresariales también ayudan a que la sesión no sea enteramente negativa como como por ejemplo los de BMW.

En estos momentos las aseguradoras son las mejores del día subiendo 0,36% y los bancos también suben 0,25%.
Recordemos que si suben las rentabilidades del mercado secundario de deuda las aseguradoras se van a ver beneficiadas, porque eso significa que pueden empezar a comprar deuda en el mercado secundario que les ayude a cumplir con sus objetivos de rentabilidad sin necesidad de ir a buscar esa rentabilidad al riesgo.

Los peores del día son las empresas de inversión inmobiliaria que descienden -1% y también viajes y ocio con -0,83% porque con la debilidad del dólar el crudo se está disparando y creando nuevos máximos de 2015, así que las aerolíneas son las grandes perdedoras de toda esta situación, por lo menos en el corto plazo, porque aumenta los costes, pero si la recuperación se hace más fuerte, un aumento de negocio podría empezar a compensar este factor.