Tsipras dice que han luchado una dura batalla y que afrontan decisiones difíciles. Asumieron la responsabilidad de la decisión de evitar los planes más extremos de los círculos conservadores en Europa. 

Dice que han evitado el plan de asfixia financiera y colapso del sistema bancario. También dice que se las han apañado para reestructurar la deuda y asegurar financiación de medio plazo.

Dice que Grecia continuará luchando para ser capaz de volver al crecimiento.

Dice que mandaron un mensaje de dignidad a toda Europa y que la decisión de hoy mantiene a Grecia dentro de condiciones de estabilidad financiera. La decisión permite posibilidades de crecimiento pero la implementación del acuerdo es difícil.

El paquete de crecimiento de 35.000 millones de euros y la reestructuración de la deuda hará a los mercados entender que la salida de Grecia del euro es una cuestión del pasado.

La decisión puede atraer inversiones que puedan contrarrestar las tendencias de recesión.

Las taras fiscales serán distribuidas basadas en la justicia social y esta vez esas tareas también caerán en los que no han pagado durante la crisis.

Considera que se necesitan reformas radicales para poder librarse de la vieja oligarquía.