Hoy Rasmussen hace un llamamiento a Rusia para que retire su ejército de la frontera ucraniana. Recordemos que es el secretario general de la OTAN.

Dice que alrededor de 40,000 efectivos están apostados a lo largo de la frontera ucraniana y acusa a Rusia de remover las tensiones étnicas en el este de Ucrania. También dice que están utilizando retórica y acciones del pasado y pide la retirada de las tropas para comenzar un diálogo.
 
Un punto importante es que dice que no están discutiendo opciones militares ya que la organización está centrada en la defensa y protección de sus aliados y que la dirección correcta es la búsqueda de una solución diplomática y avisa de que un incremento en la interferencia de Rusia puede llevar a consecuencias que se generen como si se tratase de un eco, por lo que podemos meternos en una espiral creciente.