Por un lado tenemos que el futuro del índice alemán está cayendo -1,11% con unas importaciones que han quedado peor de lo esperado manteniéndose en cifras negativas cuando se esperaba un repunte más o menos decente. Mirando por dentro, vemos que E.ON tiene problemas, Volkswagen también y DT Telekom. No hay motivos demasiado específicos, pero no hace nada de gracia ver que la deuda alemana a 10 años toca un nuevo récord de baja rentabilidad, lo que enfada mucho sobre la política que está llevando a cabo el BCE.
 
Hoy el presidente del Banco Central Europeo ha defendido la necesidad de tomar estas medidas pero ha vuelto a cargar, y no es el único, contra la ausencia de reformas estructurales importantes en los países. De hecho, ya prácticamente se está apostando a que el siguiente momento Lehman Brothers de la economía mundial vendrá cuando los bancos centrales empiecen a retirar los estímulos y necesiten normalizar sus políticas monetarias. En el momento en que su ayuda desaparezca y los países con problemas se encuentren con que no han hecho absolutamente nada para arreglar las dificultades por las que pasan y amenazan su largo plazo, tendremos un verdadero y serio problema en el mercado de deuda pública. Simplemente imagínense que empiezan a subir los tipos de interés, el coste de la deuda sea cada vez más caro y adónde van a ir las finanzas de los países de la periferia de la zona euro, en concreto España.
 
Pero en fin, en estos momentos prácticamente todos los súper sectores de la zona euro están en negativo con especial potencia negativa el sector de telecomunicaciones con -1,78%, el de recursos básicos con -1,77%, las químicas con -1,36%, las petroleras con -1,62%, y automoción y recambios con -1,65%.
 
Todo lo que refleja problemas en Alemania, tenemos un punto clave en unas importaciones peores de lo esperado y la bajada de rentabilidad de su deuda.
 
Por otro lado, ayer tuvimos un movimiento de mercado en donde se sigue apostando por las correlaciones propias que aparecen tras alejarse un poco la subida de tipos en Estados Unidos, lo que en definitiva puso la mejora del precio del crudo como uno de los motores de todo el mercado. Pues bien, ayer Estados Unidos volvió a cerrar lejos de máximos pero esta vez el sector de energía cerró en negativo.
 
Ahora mismo, el precio del crudo de referencia en Estados Unidos está cayendo cerca del 1% y se sitúa en 50,74 $. Si a esto le unimos el movimiento bajista que está teniendo el par eurodólar, que pueden verlo en el gráfico adjunto a 60 minutos, pues entenderán que los puntos que nos estaban sosteniendo días atrás, ahora se están viniendo abajo, sobre todo en Estados Unidos. Si cuando Estados Unidos estaba fuerte, nosotros no podíamos mejorar porque los bancos tenían problemas, y la mejora del euro dañaba las exportaciones, en cuanto Estados Unidos apunta a darse la vuelta hacia abajo, nosotros apuntamos todavía más abajo.
 

 
erusud