Primero de todo, el punto de atención importante está situado en el gráfico a semanas. Si se fijan con atención, durante todo 2016 hemos desarrollado un hombro cabeza hombro invertido que tiene el RSI en todas sus piezas con una estructura de mínimos alcistas, lo que ha reafirmado esa figura. Durante este año, hemos conseguido superar la línea clavicular acompañados de una superación de la zona de máximos de 2015 en el acumulación distribución.


La ejecución de esa figura nos llevó a la sobrecompra, se montó un retroceso y dada la estructura de las medias, debemos estar muy atentos por si esa especie de follón que tenemos ligeramente por encima de la línea clavicular, entre la media de 50 semanas y la de 200 semanas, nos ejerce un soporte suficiente como para que se controle el descenso y se mantenga el efecto alcista de esa figura.

Si ahora pasamos a gráfico en días, veremos que ayer cerramos lejos de los mínimos de la sesión prácticamente habiendo tocado la sobreventa en el RSI, así que debemos estar atentos a la evolución de los acontecimientos porque si el RSI consigue cambiar de dirección y no perder los mínimos de ayer, tendríamos el apoyo de un importante interés comprador con repunte de volumen, lo que daría algo más de importancia a gráfico semanal.