El presidente de la entidad dice que el dividendo de 0,75 € por acción está totalmente asegurado para los próximos 5 o 10 años y que confía que la venta de que O2 pueda cerrarse.
 
El valor es el peor del Ibex 35 con una caída cercana al 2,4% debido al fuerte aumento de provisiones.
 
De momento, si miran el gráfico adjunto, el acumulación distribución nos esta dando ninguna alegría, porque sigue por debajo de la directriz alcista desde los mínimos nada menos que de 2012 y el cambio de dirección desde los máximos de 2015 ha ido perfectamente en conjunción con la fuerte depreciación del valor de la acción desde los máximos del año pasado.
 
Sin embargo, debemos estar atentos a la zona de los 9,7 € porque es por donde ronda más o menos una especie de línea clavicular de un hombro cabeza hombro invertido que está siendo subrayado por unos mínimos alcistas en el RSI, por lo que debemos seguir atentos su evolución.

tef