Hace bastantes meses comenzó la preocupación por la situación del valor porque el acumulación destrucción se estaba alejando mucho de la zona de máximos de 2015 y además en la parte final del año creó un canal bajista que nos llevó a perder una importantísima directriz alcista que venía desde los mínimos de la crisis.
 
Esta situación, y pérdida de dicha directriz, han hecho que 2016 sea un año bastante raro y muy malo. Ahora, mirando al mismo gráfico, tenemos que el acumulación distribución está intentando romper el canal bajista al alza, por lo que debemos vigilar muy de cerca el comportamiento y un posible nuevo acercamiento a la resistencia de la media de 100 sesiones, que nos está amargando la vida desde el último trimestre de 2015. El triple cruce de la muerte a la baja que tuvimos en el segundo trimestre del año pasado ha funcionado a la perfección, por lo que si la situación mejora, debemos estar atentos por si este cruce acaba dando la señal contraria.
 
tref