Ayer fue uno de los súper sectores más castigados de Europa y es que hoy vuelve a ser el que más problemas tiene con un descenso cercano a -0,9%.
 
La cuestión es que las cifras de ventas de coches en Estados Unidos fueron peores de lo esperado, pero es que en Europa todavía no se ve el cambio de modelo hacia el coche eléctrico, aunque existen planes de fondo muy jugosos para la industria. La realidad es que antes de que llegue el coche eléctrico a sustituir al diésel, los diésel tienen problemas por las prohibiciones de circulación en el centro de las ciudades más importantes, lo que es un incentivo para evitar su compra cuando todavía no hay sustituto natural en las mismas condiciones. Recuerden que la industria alemana apostó de manera muy fuerte a los coches diésel, por lo que toda esta situación les pilla con el paso cambiado.
 
Primero, vean las ventas totales de vehículos en Estados Unidos y pueden observar que estamos en una zona de peligro porque parece que la tendencia se empieza a agotar. Recuerden que algunos presidentes de la Reserva Federal norteamericana escogían los datos de venta de vehículos y de paro semanal como indicadores más tempranos de la evolución de la economía y a este hay que vigilarlo de cerca.
 

source: tradingeconomics.com  

Por otro lado, vean la situación del súper sector de automoción y recambios en gráficos semanales. Tenemos unos niveles muy claros de lateralidad desde comienzos de este año y cada vez que nos acercamos a la parte superior aparecen las ventas. La directriz alcista desde los mínimos de 2016 se está acercando al precio, pero el peligro real lo tenemos en el RSI, ya que está atacando la directriz alcista desde los mínimos relativos de 2016 y perder la tendencia podría hacernos buscar la zona de los 540 puntos y entonces ponernos en un serio aprieto, teniendo también en cuenta la directa influencia que tiene sobre el índice alemán.
 
autoss