Hoy comparte el protagonismo de ser el peor del día con el súper sector de automoción y recambios. En estos momentos el súper sector bancario está cayendo -1,79% no sólo por la perspectiva de más medidas a tomar por parte del BCE, sino también por el deterioro del prestigio del sector tras el escándalo de los papeles de Panamá, la revolución tecnológica que puede hacer tambalear su modelo de negocio y además los peligros para la rentabilidad de toda su actividad.
 
Si miran el gráfico adjunto al cierre de ayer a semanas, verán que el empeoramiento medio plazo del súper sector se mantiene. A comienzos de año perdimos la directriz alcista desde los mínimos de 2009 nada menos, siguiéndole un fuerte rebote tras alcanzar la sobreventa, zona que no visitábamos desde la segunda parte de 2011, tal como se puede observar.
 
El problema es que el rebote nos llevó a buscar esa directriz para tomarla como resistencia y nos encontramos una más que es la zona de máximos relativos de 2012 que fue tomada como soporte en 2013. Por si fuera poco, el RSI no consiguió superar la directriz bajista desde los máximos de 2015 y la fuerza comparada con el índice de referencia, el Stoxx 600, no pudo recuperar la pérdida de los mínimos de 2012, por lo que el dinero de la gestión activa sigue saliendo del sector, así que las perspectivas no son buenas.
 

 
bankss