Probablemente no hace falta que les diga nada más tras el título anterior para saber de qué hablo. Claro, me refiero al Referéndum  británico. Y no se cansen todavía: les quedan cuatro semanas más para seguir hablando del tema.
 
Por de pronto, los sondeos que vamos recogiendo son más tranquilizadores para aquellos que pensamos que el Brexit sería una mala noticia para UK y para el resto de los europeos…..
 
Pero los resultados siguen siendo demasiado igualados para bajar la guardia.

De hecho, mis analistas políticos han comenzado también a advertir sobre el riesgo (político….para UK y para la zona) que conlleva una victoria demasiado ajustada de la permanencia. La misma conclusión podríamos alcanzar al valorar también lo ajustado del resultado de las últimas presidenciales en Austria, aunque en este caso hablamos de los dos candidatos con ideologías totalmente opuestas. Pero, en el fondo, el riesgo no es muy diferente: la supervivencia de la EU, un Proyecto con una clara base inicial política que puede verse amenazado por un deterioro político continuado en el área. Y en Europa.
 
¿En qué piensan los británicos cuando valoran su próximo voto? En una reciente encuesta, hasta el 33 % considera que es la economía la que dirige su voto; pero otros 28 % consideran que es la inmigración. Aquí tienen en el fondo las dos posturas que dominan el próximo Referéndum. Y, repito, posturas demasiado igualadas como para no  estar inquieto. La economía vota la permanencia en la EU; la inmigración, refugiados y emigración económica, es el factor dominante para los que piden la salida.
 
La cuestión es evidente: ¿hasta qué punto una victoria de la permanencia zanja el Tema?.

Y la segunda cuestión también lo es: ¿hasta qué punto sea cuál sea el resultado puede alentar nuevas consultas en Europa sobre el Tema?.
 
José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España