Las bolsas europeas rebotan en estos momentos, tras los resultados del referendum de Crimea, que parece había quedado descontado la semana pasada.


No obstante la situación sigue siendo similar, y ahora mismo, más o menos lo que parece han asumido las bolsas es que se volverán a asustar si además de Crimea Rusia empieza a hacer incursiones y montar numeritos en otras zonas con rusos del Este de Ucrania.
Muy difícil saber esto cómo va a acabar. Parece claro que la intención de Putin de reponer al presidente que recientemente huyó tras las manifestaciones, en suma, de controlar indirectamente todo el país.

 
Habrá que seguir los acontecimientos día a día.

 
Otro motivo muy importante para el rebote, es el factor técnico.
El futuro del mini S&P 500 ha llegado a un nivel de soporte importante ha rebotado ahí, y nos arrastra a los demás, como suele ser habitual.

 
Vean el gráfico, es la línea naranja, que corresponde con la media de 100, llegó ahí y se ha parado y dado la vuelta. 

Estas cosas no las menospreciemos, a veces cuentan más que los grandes factores macro.

spintra
 
El estocástico también se acerca ya a la zona de sobreventa tras haber marcado muy bien el inicio de la corrección.
Visto el corto plazo del mercado, miremos con más calma el medio plazo.

 
El seguimiento de lo que hacen los insiders, es decir, directivos que tienen acciones de su propia compañía siempre ha merecido la pena.

 
Para empezar por las manipulaciones que suelen llevar a cabo. Un caso muy famoso lo comento en el libro Leones contra gacelas.

 
Un profesor de la Universidad de Iowa, Mr. Erik Lie, publicó un estudio el 22 de noviembre del 2004 que aún causa ampollas en Wall Street. Tantas ampollas levantó que causó una investigación de la SEC sobre una de las prácticas de manipulación más tristes que existen, despreciando al accionista.
 
He leído el informe completo de Lie, y se puede resumir de la siguiente forma:
 
Demuestra sin ningún género de dudas que existe una extraña pauta estacional según la cual las acciones tienden a bajar anormalmente antes de que les sean entregadas stocks options a los directivos y otra alcista a partir de ese momento en que ya tienen las opciones entregadas e inscritas. Además, Lie detecta que estas extrañas pautas crecen y crecen con el tiempo.
 
La conclusión de Lie es muy clara y, en sus propias palabras, o los insiders o directivos que reciben las opciones sobre acciones de su compañía tienen el don de predecir el futuro o... simplemente hacen la siguiente trampa: retrotraen la fecha de entrega a una en que el valor estaba muy bajo y así consiguen las acciones a un precio fabuloso en grave perjuicio de sus accionistas. Como ven algo muy grave, porque lo de predecir el futuro parece evidente que... va a ser que no.
 
Pues bien, vean estos datos:
 
- Lie estudia 5.977 entregas de opciones entre 1992 y 2002 y ve algo asombroso.
 
 
- Las acciones del valor cuyas opciones van a ser entregadas al insider o directivo bajan en los 30 días anteriores a la entrega, un 3 % más de la media normal. Además la mayoría de las veces esa fuerte bajada se da en los 10 anteriores a la entrega. En cuanto se entregan las opciones, el valor tiene una subida por encima de lo normal, del 2% ¡en los 10 días siguientes! y ¡otro 2%! durante los 20 días siguientes, es decir un 4 % en 30 días.
 
Lie lo tiene muy claro. La explicación de por qué las acciones bajan mucho antes de la entrega y suben después, es que simplemente el insider espera y cuando ve que la acción ha tocado suelo y se da la vuelta al alza, entonces retrotrae la fecha de entrega de sus opciones a exactamente la fecha del mínimo.
 
 
A mí se me ocurre otra explicación, aunque está claro que la explicación anterior es válida y, como demostró el Wall Street Journal en un artículo reciente, se está haciendo. Pero está claro que en otros casos el insider puede estar manipulando los valores a la baja antes de la entrega de sus opciones y al alza después, en una actuación que genera una pauta estacional. Y me baso en que Erik Lie también detecta este mismo comportamiento en las entregas de opciones ya programadas con antelación y que no se pueden cambiar de fecha aunque, eso sí, con menos exageración, tanto en la subida como en la bajada.
 
 
Así que ya ven cómo funciona esto y el enorme mercado de tomaduras de pelo que es el mercado nuestro de cada día. Hay que saber estas cosas y armarse en consecuencia. No hay misterios tras las pautas estacionales. No les tengamos miedo, porque normalmente detrás de ellas hay manipulaciones de este tipo, más fuertes que cualquier gráfico o consideración fundamental. La ética no existe en el mercado, solo la ley del más fuerte.

 
Pues bien, además de sus manipulaciones, es importante seguirlos porque cuando empiezan a comprar sus propias acciones de manera intensiva suelen anticipar ciclos de subidas de mercado. A fin de cuentas son los que más información tienen. Cuando se ponen a vender, ya no es tan fiable. Muchas veces venden y el mercado sigue subiendo, por ello no suelo comentar cuando venden. Aunque hoy va a ser una excepción, porque las ventas está siendo de un calibre muy serio.

 
Vean este artículo de Mark Hulbert, un analista al que ya saben me gusta mucho seguir:

 
In-the-know insiders are dumping stocks


Opinion: Extreme bearishness among executives is a sell sign




El nivel de ventas de estos insiders está siendo el más alto de los últimos 25 años, lo cual no parece que sea precisamente un buen dato.

 
Comenta Hulbert que en los últimos años cuando se vieron ventas similares, fue a principios de 2007 y a principios de 2011. Hay que destacar que entonces son muy hábiles pues venden bastantes meses antes de que vengan las bajadas, como pasó precisamente a finales de 2007 y a mediados de 2011. ¿Estará ahora pasando lo mismo? Desde luego queda claro que lo que hacen no es un indicador de corto plazo ni mucho menos, pero que sí podrían estar enviando un mensaje de cara al medio plazo, como para el otoño de este año.