Nos acercamos al dato de creación de empleo de abr de EE.UU. iba a ser el punto de inflexión el comportamiento de la sesión.

Recordemos que el anterior, el que puso fin al primer trimestre, fue decepcionante mente bajo, 126.000, cuando todo el mundo espera que se superen los 200.000 para apoyar el crecimiento la economía. No debemos perder de vista que también el indicador de ADP quedó peor de lo esperado y además también por debajo de los 200.000 y lleva cuatro meses quedando peor de lo esperado
En el de ahora se espera que haya una muestra el sector privado que ronda los 225.000 y una tasa de desempleo que baje ligeramente hasta el 5,4%.

Con todas estas características, Bespoke se ha puesto a indagar en las estadísticas a ver qué precedentes pueden existir y se han encontrado que las veces en donde cuatro meses seguidos de ADP ha quedado peor de lo esperado son muy pocas y la que hemos tenido es la tercera desde 2007. Y si vemos las veces que este indicador se ha ido reduciendo durante cuatro meses o más, la últimafue a finales de la recesión de 2009.

No debemos perder de vista que el indicador anterior no suele ser la panacea la hora de adivinar lo que va a salir en el dato de hoy, pero el mercado le tiene mucha fe y también han indagado en esta cuestión. Se han encontrado que en 34 ocasiones en donde el ADP ha sido mejor de lo esperado, el dato del viernes ha sido mejor de lo esperado en diecisiete ocasiones y peor de lo esperado otras diecisiete veces. Mirándolo del signo contrario, las veces que el ADP ha sido peor de lo esperado, el dato de hoy fue mejor de lo esperado diecisiete veces y peor dieciocho veces, por lo que hay una neutralidad absoluta.

En lo que respecta al comportamiento del mercado con el dato de empleo, han encontrado que en los últimos dos años, en catorce ocasiones ha sido mejor de lo esperado, y el SP 500 ha marcado una mejora media del +0,39% el 71% de las ocasiones.

Como podemos imaginarnos, el sector bancario es de los que mejor reacciona al dato positivo subiendo 0,8%, industriales 0,61% y el consumo discrecional 0,51%, siendo los bancos el que más suele responder positivamente el 79% de las ocasiones. En el otro lado de la moneda, los que peor se comportan son las utilities con -0,73%, los servicios de telecomunicaciones con +0,12% y consumer staples +0,19%. Si nos fijamos, estos últimos sectores suelen tener dividendos al dos, algo que sufre cuando suben los tipos de interés que coincide en con lecturas mejores de lo esperado del dato de hoy.

Y ahora para relajar la mente una curiosidad bursátil.

Ojo, de ninguna manera debe usarse para operar, pues solo funciona en series muy muy largas, esto lo digo simplemente como curiosidad bursátil sin mayores pretensiones.

Bespoke ha calculado el rendimiento de cada día de la semana del S&P en los últimos 50 años, y encuentra una cosa muy curiosa...

- Los lunes es el peor día de la semana con bajada media del 0,05 %
- Los martes suben 0,05%
- Los miércoles suben 0,08%
- Los jueves suben 0,02 %
- Y los viernes suben 0,05%

Muy en línea con la psicología humana, eso de los lunes con la vuelta del fin de semana... curioso...

En los últimos 50 años un inversor que hubiera empezado con 100 dólares y hubiera estado solo en bolsa los lunes habría perdido 75 dólares.

Si lo hubiera hecho solo los miércoles, habría convertido sus 100 dólares en 653,66.

Personalmente no tengo esas sensaciones, aunque ya saben que solo opero intradía. Llevo un diario de trading desde hace casi tres décadas donde lo anoto todo. Y tengo una constante. Los viernes, con mucha diferencia es el peor día posible para mi trading. Pero con mucha diferencia, de hecho me ando con cuidado con ellos. Algo pasa los viernes que mi forma de operar funciona peor. Y desde que ví eso en mi diario de trading, lo de los días mejores y peores, dejó de ser una curiosidad y pasó a ser algo con lo que me ando con mucho cuidado.

Pasemos a otro tema.

En estos tiempos en que hay tantos dimes y diretes respecto a la guerra de divisas, igual es interesante repasar algunos datos.

¿El dólar contra todas las divisas es decisivo para las bolsas en el largo plazo?

¿Nos debe preocupar tanto cuando va o viene?

Para intentar contestar a esto, el New York Times publicó hace cuatro años más o menos un interesante artículo estudiando la cuestión. Se citaba un estudio llevado a cabo por Mahesh Pritamani publicado en el Journal of Applied Corporate Finance, en el que se demuestra una correlación muy baja entre la cotización del dólar y Wall Street y que además va en constante descenso.

¿La explicación? Pues muy sencilla:

1- Las 50 compañías más grandes de EEUU suponen el 41% de la entera capitalización del mercado.

2- Pues bien, el 100 % de estas compañías son multinacionales con una enorme diversificación internacional, nunca antes vista en la historia.

Estos dos puntos provocan que cuando el dólar baja, otras divisas en que las compañías tienen los mismos intereses suban, y unas cosas compensan a las otras. Lo cual podría explicar que con el paso de los años las grandes compañías y las bolsas en general, ya que estas compañías son las que más ponderan, cada vez se vean menos afectadas por los movimientos del dólar, aunque a veces en el corto plazo no esté esto tan claro.

Hace unos años aún era así, pero el proceso de diversificación internacional ha sido vertiginoso en los últimos años. Sí puede afectar a las compañías más pequeñas, que lógicamente pueden no gozar de esta gran diversificación internacional protectora

Veamos hoy un interesante artículo de psicología del trading del doctor Steenberger:

Tres competencias centrales que veo entre los traders de éxito

A lo largo de mi carrera, me ha impresionado cómo de diferentes son los traders de éxito en sus personalidades, sus formas de operar y sus formas de ver los mercados. Hay, no obstante, algunas similitudes que destacan entre los que se ganan la vida con los mercados:

1. Piensan por temas. Los traders consideran distintos temas según el marco temporal en que operen, pero los buenos traders sintetizan la información del mercado y llegan a una visión de cómo es probable que operen sus mercados. En vez de comprar o vender impulsivamente cuando un mercado alcanza un nuevo máximo o mínimo o cuando un gráfico adquiere un aspecto determinado, ven un tablero de ajedrez más amplio: cómo están operando el resto de mercados, cómo los marcos temporales más pequeños encajan

en los mayores, etc. Esta capacidad de sintetizar datos y enmarcarlos en temas es una gran parte de lo que ayuda a los traders a entender los mercados y a desarrollar la confianza para asumir riesgos calculados en búsqueda de mayores recompensas.

2. Gestionan el riesgo. Los traders de éxito pierden y muchas veces pierden frecuentemente. Pero saben cómo perder. Definen sus pérdidas aceptables por adelantado y se aseguran de que sus mayores operaciones ganadoras les harán ganar mucho más dinero del que pierdan en sus mayores operaciones perdedoras. Mantienen bajo control las pérdidas diarias, semanales y mensuales para poder aprender de los periodos de pérdidas y volver a entrar en números positivos una vez que vuelvan a ver bien los mercados. Los traders realmente buenos tienen malas rachas como el resto de nosotros, pero no pierden mucho dinero durante esos periodos.

3. Se mantienen flexibles. Los traders de éxito tienen la capacidad de apostar fuerte por las ideas de las que están convencidos y, sin embargo, también tienen la capacidad de cambiar esas perspectivas rápidamente cuando los mercados no confirman sus expectativas. Esta flexibilidad mental es lo que permite a un trader capturar las rupturas de los rangos, así como identificar el final de las tendencias. Los traders realmente buenos practican mentalmente una variedad de escenarios de mercado; no se casan con ninguno. Esto les prepara para actuar rápidamente cuando ven desarrollarse uno de esos escenarios en tiempo real.

Entender cómo opera *usted* cuando mejor lo hace es tal vez la cosa más importante que pueda hacer para mejorar su rendimiento. Si entiende *sus* tres competencias centrales durante sus periodos de éxito, es más probable que las aproveche con mayor consistencia – especialmente si puede transformar sus mejores prácticas en reglas de trading.

Traducido del original: Three Core Competencies I See Among Successful Traders