Las bolsas europeas, especialmente la francesa, han iniciado la sesión con el tono correctivo del día anterior, pero han conseguido darse la vuelta y ponerse moderadamente en positivo.
 

La clave ha estado en una encuesta sobre las elecciones francesas, realizada por Odoxa-Dentsu Consultig para France 2, que mostraba que Alain Juppé sería primero si Fillon se reitra, y si no fuera el caso, Macron, quedaría en primera vuelta por delante de Le Pen.
 
Hablando claro, si Fillon se retira, según esta encuesta, Le Pen no pasa el corte, y no entraría ni en la segunda vuelta. Si no se retira Fillon, esta es la primera encuesta que no da a Le Pen ganadora con diferencia en la primera vuelta.
 
El mercado se ha quedado con la copla de que las posibilidades de Le Pen de llegar al poder son remotas, y esto ha favorecido a las bolsas y también al euro, que se lo está tomando muy bien y sube hoy con claridad.
 
Los bancos vuelven a beneficiarse de la situación. Y es que por un lado les favorece, que en EEUU se descuente hoy al 88% nada menos una subida de tipos de la FED dentro de dos semanas, cuando el viernes pasado apenas se pasaba del 30%. Pero es que al sector bancario le perjudica mucho siempre el lío político, por lo que esta situación en que Le Pen no parece que tenga opciones reales les tranquiliza mucho. Así tenemos al sectorial ganando más del 1%, y cómo no, los bancos franceses son los que más suben, con Societe Generale y BNP por ejemplo subiendo alrededor del 3%.
 
El que va fatal hoy es el sector de medios de comunicación, que baja 1,8% debido al desplome de WPP, una de las mayores empresas europeas de publicidad, que en Londres ha dicho que el 2017 será difícil, lo cual le ha costado un -7%.
 
Mientras Wall Street se mueve en sus futuros más o menos sin cambios. ¿Un nivel a partir del cual preocuparse? Pues como ya hemos comentando antes en la web,  en el Nasdaq Composite el 5.800. Si se fijan en gráfico adjunto por ahí pasa la directriz alcista de medio plazo y además es soporte natural, con el RSI saliendo de la mayor sobrecompra desde el año 2014 nada menos.
 
s1

 
Es curioso que por una vez en la historia se haya subido tanto por un político, por Trump, porque las bolsas y los políticos y las bolsas no suelen llevarse bien.
 
Hay un curioso trabajo a este respecto de los profesores Michael F. Ferguson de la universidad de Cincinnati y de Douglas Witte de la Universidad de Missouri. Los resultados son contundentes y demuestran con claridad que los mercados se ponen nerviosos cuando los políticos andan reunidos, quizá por aquello de que, como dice el refrán, "reunión de pastores, perdición de las ovejas".
 
Se tomó como referencia al actividad del Congreso, que de hecho es una de las actividades políticas más light, si esto lo llega a hacer con reuniones como las antes citadas estoy seguro que habría salido todo más exagerado aún.
 
Pueden ver el estudio en este enlace:
 
papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm
 
Resulta que el Congreso de EEUU no ha estado reunido de media unos 116 días al año en los 105 años del Dow Jones, el resto del tiempo han estado debatiendo.
 
Pues bien, el 90% de las ganancias del Dow Jones desde 1897, es decir, desde hace más de 100 años, y el 70% de otros índices importantes, están concentradas exactamente en los días en que el Congreso está cerrado y además la volatilidad -y esto es casi más importante- es sensiblemente más baja cuando no hay sesión en el Congreso y más alta cuando sí la hay.
 
Cuentan que un dólar invertido en el Dow Jones en 1897, usando una táctica de estar sólo cuando no hay sesión, en 2001 se habría convertido en 216, excluyendo dividendos y comisiones para mayor simplicidad. Ese dólar invertido en 1897 en lugar de convertirse en 216, se convierte sólo en 2 dólares si lo que se está es siempre dentro de mercado cuando hay sesión. Realmente curioso.
 
Curiosamente, los beneficios son menores y la volatilidad mucho más alta cuando el gobierno es impopular.
 
Para ser exactos las cifras serían las siguientes:
 
Desde 1897 a 2004, el Dow Jones obtiene el 93,3% de sus ganancias totales en los 12.657 días en que el Congreso no está reunido, frente a los 16.919 días en que sí lo está. La media anualizada de días en sesión es de sólo +0,38% al año, mientras que la media anualizada de días en que no hay sesión es de +5,30%.
 
En el SP desde 1957 a 2004, tenemos que el 73,4% de sus ganancias totales están en los días en que el Congreso no está reunido. La media anualizada de días en sesión es de solo +1,87% al año, mientras que la media anualizada de días en que no hay sesión es de +5,17%.
 
Así que confirmado, las reuniones de políticos tienden a deprimir a las bolsas. Qué gran verdad es ese refrán del que les hablaba antes: reunión de pastores, perdición de las ovejas.