La apertura se presentaba plácida para variar. Cierre tranquilo en Wall Street, dato de PMI de manufacturas de China de HSBC mucho mejor de lo esperado, lo que auguraba un buen desempeño de los sectores de materiales básicos.
Pero no, de repente aparecía el papelón.

Varios factores han concurrido en que sorprendentemente tengamos un día tan negativo cuando todo estaba tan tranquilo.

1- El mal dato de PMI de Francia tanto de manufacturas como de servicios. Empieza a poner los pelos de punta la situación de Francia, la segunda potencia de la desUE que parece va de cabeza a la recesión.

Esto ha provocado tomas de beneficios, y en la caída del CAC y del Dax han saltado stops de protección en el futuro del dax de personas que estaban ya cansadas de que el futuro del Dax no pasara los 10.000 puntos. Parece que algún gran hedge fund, ha soltado una orden enorme en futuro del dax.

2- Cuando aún no nos habíamos recuperado del papelón tremendo, ha salido un PMI de Alemania también peor de lo esperado.

3- Pero hay otro factor clave que no debemos olvidar. Hoy es lunes tras vencimiento trimestral. La estadística de largo plazo de estos lunes es muy mala. Por la sencilla razón, de que se aprieta para cerrar el vencimiento trimestral lo más alto posible, y al lunes siguiente, cuando ya no hay presión por forzar más las cosas, todo esto suele ser habitual.
Posteriormente nos hemos alejado mucho de mínimos y recuperado buena parte de las posiciones perdidas. ¿Y por qué?
 
Pues que es un mercado alcista, y en cuanto se han visto precios atractivos, dentro de nuevo. El futuro del Dax había formado un lateral de estabilización que tenía la zona de techos en 9940. En cuanto la ha superado los mismos stops que antes saltaban a la baja, han saltado al alza y han arrastrado a los demás índices. Es un mercado que tiene dos personalidades, la de que no se atreve a pasar el 10.000 del Dax ni el 11.200 del Ibex, pero que tiene muy claro que de cortos nada, porque para eso está el BCE, para proteger.

En fin, el caso es que han vuelto a aparecer los papelones que los teníamos algo olvidados.
Ya comentábamos hace unos días, que no debemos olvidar en ningún momento, que no solo están subiendo las bolsas por las medidas de los bancos centrales. Hay otra fuente de dinero subterránea, que se ve poco, pero que es importantísima, absolutamente vital y decisiva en la subida. Las recompras de acciones propias.
La semana pasada publicó FacSet un informe muy completo al respecto y me gustaría destacar algunas cifras, que nos pueden situar en la justa medida de lo que estamos hablando.
 
El primer trimestre fue el tercero de mayores recompras desde 2005. 154.200 millones de dólares. 50.000 millones de dólares de compras directas mensuales que entran a la bolsa, mucho más, que en la QE, que a fin de cuenta entra de forma indirecta.
 
Apple es el que más con casi 19.000 millones. IBM más de 8.000 millones. Lo que más me llama la atención es que cinco de las diez compañías que más recompras han hecho, no son compañías que habitualmente hagan este tipo de operaciones, y todas ellas han gastado más en este concepto que en cualquier momento de los últimos 10 años. Hablamos de FeDex, Boeing, Abbott, Corning y eBay.

sintra1
 
En este gráfico de FacSet se ve todo más claro. Éste es y seguirá siendo un factor fundamental en la subida. En el 2006, los más jóvenes no se acordarán, pero todos nos preguntábamos por qué subía la bolsa, porque en aquellos momentos no estaba nada claro, pues bien este gráfico era la respuesta… Ahora el fenómeno está otra vez aquí… el mercado se compra a sí mismo, y se hace más pequeño, con lo que vale más… un poco surrealista, pero es una cuestión de matemáticas.
Misma situación en otras bolsas, como por ejemplo en Japón. Hoy Bloomberg publica un artículo sobre este tema.
Record Japan Buybacks Salvaging Stocks Left Out of Rally
 
En el artículo se puede ver como las compañías del Topix recompran sus acciones a niveles no vistos nunca en la historia.
Desde enero 152 compañías han recomprado acciones, por 2,5 billones de yenes. El  récord anterior se vio en 2.008 con 1,5 billones de yenes.
La media anual de los últimos 10 años era de 567.000 millones.
Como vemos el fenómeno no se circunscribe solo a EEUU, es un fenómeno global y totalmente general, y que pasa desapercibido para el gran público.
Y claro están sin olvidar el efecto anestésico de los bancos centrales que han puesto una red de seguridad a las bolsas. ¿O no? Vamos a ser un poco malos. Vean esta cita de Los Angeles Times el 8 de marzo de 1987, siete meses antes del gran crash…
 
"One of the largest bullish factors is burgeoning worldwide liquidity, thanks to expansive monetary policies by central banks. That has helped fuel a surge of foreign investing that could propel US stocks higher, regardless of what happens to the American economy, some analysts say...

Low interest rates also help stocks by making Treasury securities, certificates of deposit and other interest-paying investments less attractive. The sluggish economy, meanwhile, keeps the Federal Reserve from driving up interest rates and prevents inflation from overheating...

Also, the sluggish economy--by keeping manufacturing rates low--discourages money from flowing out of financial assets into such investments as factories and machinery."

Como ven, poco más o menos también se decía, que aquella vez era diferente, y que los bancos centrales habían creado un nuevo paradigma donde ya la economía, poco más o menos, como ahora importa poco.
Pueden leer más y ver un  gráfico en este enlace:
It's Never Different This Time - 1987 or 2014?
 
Por cierto y hablando de los bancos centrales, interesante, esta cita de BBVA Research, donde resumen la situación tras la última reunión de la FED y la reciente rueda de prensa de Yellen:
Los próximos doce meses serán muy importantes para el FOMC. En primer lugar, se acerca el fin de la flexibilización cuantitativa, se espera que continúen las reducciones de 10mmd en etapas acompasadas hasta el último anuncio en el 4T14. En segundo lugar, la Fed ha logrado afianzar las expectativas de que el primer aumento de tasas de interés se produzca a mediados de 2015 – lo que coincide con nuestro escenario central. Finalmente, el FOMC tendrá que solventar las diferencias de opinión internas para comunicar una ruta clara para la normalización del balance. Esto puede que no sea un proceso sencillo dada la falta de experiencia con estos instrumentos políticos y la divergencia de opiniones sobre el daño causado por la crisis financiera al crecimiento a largo plazo

En cuanto al BCE, me llamó mucho la atención este fin de semana un estudio a fondo de Credit Suisse sobre las perspectivas de inflación en la eurozona. Vean esta cita:
Nuestras perspectivas de la inflación siguen bajando y el mercado parece ser muy sensible a cualquier anuncio u noticia relacionada con la inflación, poniendo en duda otra acción por parte del BCE. Y podríamos decir que la debilidad reciente en la inflación podría estar viniendo del sector alimenticio y energético. En efecto, las perspectivas de Christel son que la inflación podría ir del 0.5% en mayo a un 0.2% año-contra-año en agosto, el nivel más bajo desde octubre del 2009. Sin embargo, y por primera vez desde hace mucho tiempo, empieza a ver asomarse ciertos riesgos alcistas gracias a la relación histórica entre la zona-euro y los precios globales de alimentación –consistentes con una recuperación de la inflación alimentaria en la zona-euro–, una moneda más débil y el precio del petróleo. “The balance of risks has changed, in our view: “balanced” risks are finally back in play”.
En este gráfico se ven sus previsiones:
 
sintra2

 
Como ven, esperan esa bajada al 0,2% tan solo de inflación, para luego ir recuperando lentamente. En 2016 aún no habría llegado al 2%.
 
La cuestión es cómo se tomará el mercado si aciertan y se ve en agosto con tan solo el 0,2%. La presión sobre el BCE para que adopte una QE podría ser enorme, y esto es favorables para las bolsas.
 
Y ojo, esas subidas que tienen previstas a partir de agosto en la inflación, aunque lentas se basan en que esperan una subida del petróleo, pero si el petróleo al final no sube, y la experiencia nos demuestra que nunca se sabe con esta materia prima la inflación seguiría baja, vean esta tabla:

sintra2
 
Como ven, si el petróleo bajara en lugar de subir podíamos esperar un 0,1% tan solo en agosto, el 0,4% en diciembre y tan solo el 0,8% en enero de 2015…
 
Todo esto repito que hay que verlo en clave de mercado. Las bolsas interpretan al alza la inflación baja por aquello de que incrementa las posibilidades de una QE por parte del BCE.
 
Durante la semana  pasada resulta interesante,  ver los sectores que lo han hecho mejor y peor que el S&P 500, verán ahora por qué.
 
Según datos de FacSet:
 
Los que lo han hecho mejor, Utilities +2,7%, energía +3%, otra vez como siempre, los sectores más defensivos que puedan existir, y que muy raramente son los mejores siguen recibiendo mucho dinero. Le sigue cuidados de salud con +2,07%, otro muy defensivo.
 
Los que peor lo han hecho, tecnológicas, el de mayor riesgo por definición que sube apenas 0,25% en la semana. Telecos +0,7%. Consumo discrecional +0,8·. Industriales +1,19%. Financiero +1,3%.
 
En suma, seguimos para hacer este mercado controlado por los bancos centrales más raro aún si cabe, el dinero sigue huyendo del riesgo y entrando en defensivos, cosa que solo se suele hacer en mercados peligrosos, y el caso es que seguimos rompiendo máximo tras máximo. Como en el juego de la oca, de máximo a máximo y tiro porque me toca.
Para terminar puntualizar algo importante sobre el BCE. Si al final pusiera en marcha la QE, no parece que vaya a ser como la de EEUU. Vean esta cita de José Luis Martínez Campuzano de Citi con la que estoy bastante de acuerdo.
La cuestión básica es si estamos hablando de comprar ABS sobre préstamos a pymes o más bien comprar papel de forma amplia, incluyendo deuda soberana. En USA la Fed compró inicialmente papel privado, para después centrarse en deuda soberana y MBS para intentar dar liquidez al papel hipotecario. Pero de forma reciente algunos consejeros del ECB han considerado que este tipo de actuaciones hacen muy complicado separar la política monetaria de la fiscal. Además, desde el Buba se ha advertido no sólo del riesgo de desincentivar las reformas estructurales pendientes en muchos países hasta la creación de una falsa seguridad para muchos gobiernos que desaparecería con enorme riesgo cuando el banco central dejará de comprar deuda pública. No, lo más probable es que en el futuro próximo si el ECB opta por tomar nuevas medidas estas se centren sólo en ABS. En estos  momentos este papel apenas supone el 8 % del total de titulizaciones en el área, estimado en 1.5 tr. Euros.