Mañana de transición en Europa, sin grandes polos que muevan el mercado. 

Nos dejamos llevar por un poco de corrección técnica tras las muy fuertes subidas del viernes tras el dato de empleo de EEUU, y por un poco de mal sabor de boca en el tema de Grecia, donde a pesar de la reunión de hoy, se ve un acuerdo muy lejano la verdad. 

Bueno, a fin de cuentas, estamos en esa época de “sell in may and go away”

Bueno, esto no es más que un refrán de la bolsa, que dice que se venda en mayo y que uno se vaya…pero el otro día leí el origen en la revista en papel de Estrategias de Inversión, en un artículo de Ana Llinares, y es de lo más curioso. 

Según cuenta Ana en el artículo, Lipper dice que todo nació en la plaza financiera de Londres. 
“Afirma Lipper que durante siglos, los caballeros financieros de la Citi de Londres, dejaban la capital británica en estas fechas para irse a ciudades costeras del sur del país y cambiaban la especulación financiera por las apuestas en los casinos. Al mismo tiempo en Wall Street, la llegada del verano a Nueva York era prácticamente insoportable hasta que se produjo la aparición del aire acondicionado, allá por 1.985”

Y curiosamente sigue contando Ana desde 1985, esta pauta empezó a ser menos clara… ya ven… si no llega a ser por el aire acondicionado, ahora tendríamos que empezar a preocuparnos.

Son historias de la bolsa realmente curiosas, e interesantes conocerlas.

Todo el mundo anda dando vueltas y teorías al fenómeno del desplome de los bonos alemanes y otros bonos de la eurozona durante la semana pasada.

Esto comentaba un servidor este fin de semana en el diario Cinco Días, edición papel, al respecto:

Como podemos ver en el gráfico de acompañamiento, que es el del bund alemán en semanas y velas heiken ashi, la sobrecompra era extrema. El estocástico no ha entrado en sobreventa desde el 2013. Esto explica en parte la brutal caída, que se aprecia a simple vista por el tamaño de las velas. Igualmente si nos fijamos en el ATR vemos que está al mayor nivel desde hace mucho tiempo, dando muestras de la alta volatilidad reinante.

s1


En fin, que los bonos, aunque parezcan más estables también tienen sus fuertes drawdowns, y si no vean esta tabla de rachas malas en los bonos a largo americanos:

s2


Pero los analistas están seguros, que hay bastante más que una corrección técnica tras esto. Los inversores, como es lógico, se han cansado de perder dinero comprando bonos con rentabilidad negativa, y esto no son ventas técnicas, puede que sí en el inicio, pero son un claro cambio en la dirección de los flujos de fondos de las grandes manos fuertes, que salen de los bonos de la eurozona (incluidos los españoles) y se van a los americanos que dan más rentabilidad. Business is business ¡

Pero claro, veremos lo que dura esto, porque el BCE con todo este movimiento vuelve a tener rentabilidades bastante mayores, para poder seguir aplicando su QE y puede revertir en parte el movimiento. Llegó un momento en que se dudaba de que tuviera suficiente papel de calidad para comprar, dadas las rentabilidades negativas en muchos tramos de la curva de tipos de la eurozona. Esto es una de las burbujas más grandes de la era moderna, pero con el BCE comprando, no parece que sea precisamente el momento de que se pinche.


Ya hemos comentado muchas veces, que nunca debemos menospreciar cuando analizamos lo que podría hacer Wall Street el factor recompras de acciones propias de las compañías. No sólo no debemos menospreciarlo, sino que este factor es tan enorme que él solo puede mantener a Wall Street al alza durante mucho tiempo.

Y atención a este dato, vean este gráfico de Ticker Sense:

s3


Ahí queda eso. Los anuncios de recompras de acciones propias durante el pasado mes de abril ascienden a 141.000 millones de dólares. La mayor cifra de la historia. En lo que va de 2015, récord histórico. Imaginen lo que puede hacer en un mercado por grande que sea, la entrada de 140.000 millones de dólares en un mes… para que se hagan una idea recuerdan que las compras de bonos de la QE del BCE no llega ni a la mitad de esa cifra al mes… Es enorme, y mientras ese flujo siga entrando, difícil, pero que muy difícil que Wall Street pase a tendencia bajista. Este factor es vital.

Y esto coincide con un sentimiento de los particulares (sentimiento contrario no precisamente bueno)

Según la encuesta de la AAII, Asociación Americana de Inversores Individuales, el bullish sentiment se va a mínimos de casi dos años. Lo cual pueden ver en este gráfico de Bespoke Invest.

s4


Esto, como decía por ley de sentimiento contrario es bueno para Wall Street.

Por otro lado llama la atención a los analistas el hecho de que el rango entre el máximo y el mínimo del S&P 500 en lo que va de año es muy pequeño.

De hecho es el tercero menor desde 1928, contando los primeros 86 días de trading.

Bespoke Invest. Ha hecho un estudio sobre qué pasó en las ocasiones en que se dio este fenómeno, de inicio de año, medio congelados.

Tomando los 10 rangos más estrechos como este desde 1928, en 9 de las 10 ocasiones se terminó al alza el año. Tan solo en 1940 se terminó a la baja con un -12,41%,.

En el resto de los casos, las subidas, en el resto del año van del 3,03% de 1965 al 12,30% de 1952.