Ya tenemos el primer evento importante del día, y a los mercados no les está sentando nada mal.
 
Comenzábamos la sesión pendientes del comportamiento del resto de mercados para ver si se podía atisbar en el horizonte algún rebote tras las fuertes bajadas de ayer y así teníamos subidas en los mercados que estaban abiertos antes que Europa, con especial atención en Rusia que abría con un ascenso superior al 4%.
 
 
Las esperanzas de rebote aumentaron considerablemente con la noticia de que el ejercicio militar que se estaba llevando a cabo por fuerzas rusas en el borde de Ucrania, había terminado y los participantes habían recibido la orden de volver a sus bases. Todo occidente estaba muy pendiente del acontecimiento porque en numerosas ocasiones maniobras de este tipo habían sido utilizadas como distracción para la realización de operaciones militares encubiertas, por lo que el miedo era que esas fuerzas participantes recibieran una contraorden para la invasión más formal de Ucrania como mínimo.
 
Sin embargo, lo anterior no ha tenido lugar y el mercado ha respirado, con un mercado secundario de deuda que ha adoptado una estructura favorable para los activos de riesgo, aumento de tipos en los activos seguros y descenso en la periferia de la zona euro.
 
La deuda española sigue bajando tipos apoyada en unos datos de desempleo de febrero que muestran un ligero descenso, la primera rebaja en un mes de febrero desde 2007. España sigue teniendo el favor del mercado y un punto muy importante es la noticia de que el famoso inversor George Soros se hizo con una parte de la participación que puso a la venta al gobierno en Bankia, algo que se ha visto como una apuesta clara por una recuperación del sector bancario y por la economía de nuestro país.
 
Siguiendo con la tensión en Ucrania, Vladimir Putin hoy ha  ofrecido una rueda de prensa que ha relajado todavía más los ánimos porque no ha aparecido de ninguna manera tenso o excesivamente beligerante militarmente hablando, apareciendo hasta conciliador y relajado en algunos puntos muy específicos como por ejemplo la relación con el resto de socios occidentales. Aquí tienen un resumen de lo que ha dicho:
 
Dice que la situación que se vive en Ucrania es una revolución y que no pueden apoyar un cambio político que consideran ilegal, siendo Yanukovych el Presidente legítimo. Ucrania es vecino fraternal.

 Considera que el uso de la fuerza en Ucrania sólo será en caso extremo, porque están preocupados por los extremistas radicales en Kiev y tienen derecho a defender a los rusos de Ucrania. si utilizan la fuerza será dentro del derecho internacional porque el presidente legítimo está amenazado.

 De momento su tono no es extremo y en algunos puntos conciliador cuando habla de “sus socios occidentales”.
 
Con respecto a las tormentas en los mercados, dice que son temporales.

 Dice que ellos siguen con contacto con las autoridades de Kiev, aunque los consideran no legítimos. Ellos también están preparados para el G8 y si los socios internacionales no quieren venir, que no vengan.

 Dice que las amenazas a Rusia son contraproducentes y que los que amenazan deben pensar en las consecuencias y daños porque afectan a todas las partes y mutuo. También recuerda que los problemas en los mercados y en los emergentes aparecieron por el movimiento de la FED.

 Con respecto a las famosas maniobras en la frontera, dice que fueron planeadas hace mucho... pero en occidente dicen que este tipo de maniobras ya en el pasado fueron utilizadas para operaciones encubiertas, por eso todo el mundo estaba tan nervioso.

 Dice que algunas acciones de asedio a instalaciones no fueron soldados rusos, sino fuerzas locales de autodefensa... lo que pasa es que el uniforme es parecido (literalmente lo ha dicho).

 Dice que no van a combatir con el pueblo ucraniano y que no se le ocurra a ningún ucraniano de disparar a otro, a quién se le ocurriría dar esa orden.

 Dice que no están considerando unir Ucrania a Rusia... (pero de momento ya tienen el proyecto de hacer un puente).
 También considera que sacar al embajador de Washington es una medida extrema y le gustaría que esto no pasara porque crear relaciones cuesta mucho y destruirlas muy poco.

 Está muy relajado hablando y con una postura en la silla nada tensa, parece que está en su salsa sabiendo que le está viendo todo el planeta... como buen ex-KGB.

Todo el mundo está empezando a respirar algo más relajadamente, porque ayer Wall Street acabó cerrando con pérdidas inferiores al 1%, lejos de los mínimos de la sesión y ahora mismo los futuros en el nocturno en los tres índices principales están ganando más del 1%, por lo que podríamos eliminar todas las pérdidas de ayer y casi hacer como si no hubiese pasado nada.
 
Hoy no tenemos datos en Estados Unidos de gran calado pero en Europa ha habido un par de ellos importante, habiendo visto ya el buen dato de desempleo en España. El primero de ellos ha sido el precio de producción industrial que ha caído más de lo esperado y es un aumento de presión para que el Banco Central Europeo siga sin perder de vista el peligro de la deflación. Por otro lado, el PMI de manufacturas de Grecia por fin pasa a expansión.
Agrupándolo todo, tenemos que todos los súper sectores del Stoxx 600 están en verde con subidas superiores al 1%.
 
El mejor de todos es el de automoción y recambios con una subida de 2.42% con una combinación de relajación de la tensión por Ucrania, presentación de nuevos modelos en el salón del automóvil de Ginebra y unas buenas palabras del presidente de PSA diciendo que se volverá a los beneficios en Europa entre enero y febrero.
 
Por otro lado, las químicas suben +2.22% y los bienes y pedidos industriales +2.02%.
 
Los peores del día son las petroleras con +1.23%, afectadas por un descenso de los precios del crudo al haber más relajación, y los recursos básicos que suben sólo +1.02%, teniendo el mismo efecto en contra por los descensos de los precios de los metales y además unos resultados de Glencore-Xstrata que ha mostrado una fortísima devaluación de Xtrata en la compra reciente.