Las bolsas europeas tienen bajadas a estas horas un día.
 
Dos grandes pilares para que esto sea así.

 
Por un lado el hecho de que las cosas se estén complicando en Ucrania. Los rusos siguen con la misma estrategia que en Crimea, presionar y desestabilizar, para que sean las propias zonas las que pidan la anexión a Rusia. Lo malo es que esta vez, el ejército ucraniano no está por la labor de que pase lo mismo que en Crimea. En medio el suministro de gas, para media Europa occidental.
 
El otro gran pilar bajista, es la debilidad de Wall Street.
 
Lo que pasa es que estamos en un momento clave. El Nasdaq Composite llega a 4.000. Número redondo y por tanto muy muy psicológico. Ahí se podría montar un rebote muy importante. Todos los ojos están puestos en ese soporte.
 
Si cae, desde luego que a correr y mucho.
 
Pero todo esto debemos ponerlo en el contexto de que estamos muy cerca de un período muy vacacional. ¿Atacarán alcistas o bajistas en serio con una buena parte pensando que se va de vacaciones en breve?
 
No podemos descartar que lo que nos espere sea un marraneo de aquí no te espero, en estos días, alrededor de ese nivel, arrastrándonos a dicho marraneo a los demás. Y más si lo de Ucrania sigue así, porque a ver quién es el que se va y se queda largo el miércoles o el jueves en Europa, para no poder operar hasta el martes. Si Ucrania sigue en la misma situación, no creo que haya muchos tan valientes, aunque nunca se sabe, claro.

Como factor positivo no olvidemos que Draghi y algún alemán han hecho declaraciones durante el fin de semana sobre que el euro tan alto favorece la adopción de medidas por parte del BCE. No hay que olvidar que ahora mismo el mercado da pocas posibilidades de QE, y si empezara a darlas por algún motivo, la subida en Europa sería durante meses, de las que no se olvidan. De momento aún no hay suficientes pruebas de que venga esa QE europea y así lo ven los operadores.
 
No están fáciles los mercados tampoco hoy. Como muy bien dice, José Luis Martínez Campuzano de Citi en esta cita, son unos mercados rotos:
 
Sí, mercados rotos. Esta es la percepción que tenemos muchos del comportamiento de los mercados en lo que llevamos de año. Mercados presionados por el exceso de liquidez y falta de papel "rentable". Pero, en paralelo, inversores ofuscados ante un precio de los activos financieros demasiado elevado. Y que ha subido demasiado rápido. ¿Recuerdan el juego de la patata caliente? Muchos inversores lo ven así: pasar la patata caliente rápido para no quemarse. Como ven, quema el dinero en las manos ante la facilidad con que revalúan los activos de riesgo y queman estos mismos activos ante unos precios sólo sostenibles en unos mercados distorsionados. O si la recuperación económica acaba siendo más fuerte de lo esperado. Pero, incluso en este punto, también hay que temer tanto la propia inestabilidad del mercado como su "normalización" de precios en algunos activos.
 
A pesar de todos estos líos, sigo pensando que Europa debería estar mejor que EEUU y dentro de Europa los periféricos tienen más posibilidades que los otros, como puede verse en el dato siguiente.
 
Según datos de EPFR Global Data, que calcula flujos de dinero que entra en fondos, en fondos sobre bolsa europea entran 1.000 millones de dólares en la última semana. Italia y España tienen ingresos netos, mientras que Alemania y UK tienen salidas.
 
Los futuros en el Globex vienen flojos, pero de esto no nos podemos fiar.
 
Ya hemos hablado en otras ocasiones, aunque no últimamente, que resulta una peligrosa táctica tomar posiciones en el mercado a la espera de la apertura de Wall Street basándose en las cotizaciones de los futuros de EEUU en el mercado nocturno, ya que los que de verdad tienen que mover el mercado luego, a esa hora están durmiendo, y los que las están tomando somos nosotros mismos, los europeos.
 
Esto ha quedado demostrado en un excelente estudio de la web Tickersense.com que ha comprobado desde 1993 a 2008 si había correlación alguna entre estos indicadores de premercado, y efectivamente la hay... pero... negativa, es decir, siguiendo esas indicaciones al revés se habría ganado más que al derecho. La correlación negativa es del 65 %, no excesiva pero si reveladora de que no sirven para acertar la apertura de Wall Street.
 
Este estudio nos lleva a una conclusión muy importante y de la que debemos tomar muy buena nota. De media y a largo plazo, la cotización de los futuros en el Globex es una señal muy engañosa, y de hecho se tenderá a abrir más en dirección contraria que en la que están indicando, aunque no lo suficiente como para aconsejarnos una táctica de usarlas al revés. En realidad lo que nos indica este estudio es que es una referencia a la que debemos prestar poca atención.
 
Pero demos alguna vuelta más a estas ventas agresivas que vemos recientemente en EEUU.
 
Interesante el estudio que publicó Bespoke el sábado, que demuestra a mi modo de ver que en esta corrección de Wall Street, los operadores, están haciendo algo muy normal, quitándose de encima lo que está sobrevalorado.
 
Bespoke se centra en el Russell 1.000 de medianas compañías, que es uno de los índices que más han subido.
 
Desde el inicio de 2013 hasta febrero este índice subió más del 41%.
 
Pero si tomamos los 100 valores con el PER más alto, en la mayoría de los casos disparatado, tenemos que subieron un 40% más que el índice de media. El 66,9% frente al 41,4% del índice.
 
Hasta el cierre del jueves y contando desde principios de marzo, estos 100 valores con PER más alto habían bajado de media cuatro veces más que el índice.
 
En cambio, los 100 que menos PER tienen, y que lo habían hecho peor que el índice durante 2013 y principios de 2014, en ese mismo período correctivo, ni siquiera bajan, están ligeramente en positivo.
 
Puede parecer poco relevante esta información, pero demuestra claramente que no estamos, de momento, ante un pánico vendedor, ni unas ventas indiscriminadas. De momento los inversores se limitan a tomar beneficios de valores que estaban inmersos en una burbuja con valoraciones surrealistas, lo cual no tiene nada de raro. Al revés, es bastante bueno este saneamiento. Todo esto claro está, de momento.