Los mercados en Europa siguen en negativo a esta hora esperando acontecimientos mayores, aunque nos hemos quitado uno bien importante y que estaba eclipsado por los acontecimientos en China.
Las dudas sobre China siguen encima de la mesa. Cuando esta semana los mercados del país se desplomaron cerca del -6%, todos los operadores se pusieron más nerviosos todavía por el hecho de ver que el apoyo del Gobierno al mercado se estaba desgastando, sin contar con refuerzos. La situación hoy siguió más o menos de la misma manera, con nuevos descensos cercanos el -5% en el peor momento, pero apareció la noticia de que se inyectaba dinero fresco en el sistema por medio del instrumento de financiación de medio plazo por valor de más de 100.000 millones de yuanes a 6 meses al 3 y pico por ciento. Esto hizo que se dispararan los índices del país acabando en positivo. Ahora mismo en China se acaba de decir que van a aumentar el apoyo a las empresas medianas y también las rebajas fiscales.

Lo anterior estuvo bien para intradía, pero no parece que sea suficiente para el largo plazo, ya que todos los que han metido dinero allí están perdiendo por las devaluaciones de la divisa, así que la presión sigue siendo negativa.
Pero claro, la fiesta no ha terminado porque poco a poco el sector de las materias primas sigue teniendo problemas. Cuanto más nerviosa esté China y más estímulos hagan, muestran que la situación es peor de lo que se piensa. Encima, Glencore presenta resultados muchísimo peor de lo esperado y, tras abrir en positivo, se desploma más del -6% al súper sector de recursos básicos como el peor con -1,81%.

Repetimos, la fiesta no ha terminado, ya que EEUU nos puede dar más volatilidad y también a Asia, ya que hoy tenemos el dato de IPC que puede dar más pistas de si la FED puede subir o no los tipos el mes que viene, algo que se ve como un generador de inestabilidad en los mercados emergentes. También, la lectura de las actas de la FED esta tarde puede poner los puntos sobre las íes.

El punto positivo que tenemos en el día es que Alemania da el visto bueno al rescate de Grecia, habiéndolo dado ayer. Un problema menos, pero siguen dale que te pego las informaciones que apuntan a que se acerca una moción de confianza en Grecia y unas posibles elecciones anticipadas, por lo que el clima es de inestabilidad total y los acreedores lo saben. Lo dijo ayer De Guindos, no hay garantías de que se cumpla lo acordado, pero Schaeuble hoy ha dicho que el cambio de actitud del Gobierno griego hay que aprovecharlo para darles una nueva oportunidad y fortalecer Europa que necesita solidaridad y compromiso.

Por tanto, ahora todos los ojos están en el IPC y en la FED, para ver si tenemos subida o no. La situación técnica no es buena, porque el futuro del Eurostoxx está tocando la SMA200 sesiones y por debajo del anterior canal bajista, a lo que se une que el futuro del DAX está por debajo de esas dos cotas, así que estamos en una especie de precipicio al que sólo le falta el gracioso que nos da el empujón que nos falta, o el alma caritativa que nos aparte del peligro.