La sesión en los mercados europeos se está desarrollando tal como se esperaba en la apertura, sosa, con muy poco volumen, y prácticamente todo los operadores pidiendo la hora ya pensando en estas minivacaciones que tenemos por delante en donde no volveremos a tener el mercado abierto hasta el martes que viene
No hay prácticamente nada por lo que movernos, ya que los datos macro en Europa son prácticamente inexistentes quitando ese PMI de la construcción en Reino Unido que ha quedado bastante peor de lo esperado, pero es que en algún momento tiene que reflejarse el menor apoyo del gobierno al sector inmobiliario de cara a no fomentar una burbuja en el sector. También poco a poco debe verse algún efecto negativo de tener la libra fuerte, al estilo del dólar americano.

Hablando de EEUU, los últimos datos macro que hemos conocido están haciendo correr ríos de tinta acerca de lo que le puede pasar a la economía norteamericana en esa especie de pájara que le está entrando subiendo el puerto de montaña en el que nos encontramos, como si fuese una de las etapas reina del tour de Francia.

Una de las preocupaciones que todos tenemos en la cabeza es el impacto que va a tener ese incremento del precio del dólar en los beneficios empresariales, ya que por un lado encarece los productos para que puedan ser comprados por otros países y además los costes también se pueden incrementar para aquellos que estén en otros países y las materias primas tengan que ser pagadas en dólares o algún otro tipo de costes. Esta amenaza la hemos estado viendo en la última temporada de resultados y se espera que empiece a ganar impacto en las sucesivas.

Pues bien, Factset se ha puesto a bucear en la temporada del primer trimestre de este año y se ha encontrado con que 85 empresas del SP 500 han emitido perspectivas negativas de beneficios por acción y sólo 16 han sido positivas. Si la situación se queda tal como está y solamente tenemos 16 en positivo, será el número más bajo desde el primer trimestre de 2006 nada menos y además la cifra negativa está por encima de la media de los últimos cinco años que se sitúa en 76.

En resumidas cuentas, ahora mismo toda la atención está situada en el pulso de la economía de EEUU y hoy tendremos otra aproximación con el dato de paro semanal.

Siguiendo con Europa, estamos prácticamente planos de media esperando que llegue la influencia de Wall Street a ver si son capaces de movernos algo y en este momento las mejores son el súper sector de minoristas con una mejora de 0,19% gracias a unas buenas ventas que ha presentado la británica Marks and Spencer y que están ayudando al índice londinense al recompensar a la compañía los inversores con un incremento del precio del acción superior al 5%.

El principal generador de movimiento que estamos teniendo encima de la mesa en estos momentos es la consecuencia en el mercado de divisas del gran número de datos macro de EEUU peor de lo esperado. Evidentemente, han acertado, es un incremento del EURUSD que debería ser un apoyo claro a las materias primas y así lo fue al comienzo de la sesión, pero en estos momentos no tienen apoyo alguno porque el crudo sigue descendiendo de precio y los precios de los metales siguen el mismo camino, así que todo se confabula para que el súper sector de recursos básicos sea el peor del día con una bajada de -1,54%. Además, tampoco ayudan los titulares acerca de atentados en una universidad de Kenia por radicales islámicos y tampoco los nuevos atentados de Al Qaeda en Yemen.

Donde sí se está viendo perfectamente el perjuicio de un euro más caro, es precisamente en el súper sector de automoción y recambios que está bajando -0,89%, siendo el lastre principal del índice alemán, incluso con las filtraciones acerca de que la venta de coches nuevos en Alemania en marzo se ha disparado +9%.

Viajes y ocio era otro de los súper sectores bien colocados nada más comenzar la sesión, aprovechando las nuevas presiones bajistas del crudo, pero ahora mismo está bajando -0,79%, notando también la presión de un euro más bajo.

Bien, todos los movimientos anteriores hay que encuadrarlos dentro de una situación en donde mañana en Europa es festivo y el lunes también, por lo que hay un fin de semana realmente grande en donde las recogidas de beneficio hoy serían más que lógicas sabiendo que la situación de Grecia no está cerrada y que mañana tendremos el dato de creación de empleo de EEUU y puede pasar cualquier cosa.