Otro día más camino a ninguna parte de las bolsas europeas. Todo el mundo a la espera del BCE. Nadie vende porque sería contra el BCE, pero  tampoco hay mucho fervor comprador, hasta que no vean qué pasa ese día.
 Las tendencias siguen siendo alcistas eso sí, pero limitadas por arriba a la línea de resistencias que tiene el futuro del Dax en los 10.000 puntos. Parece muy difícil que se pase sin tener claro qué va a hacer el BCE.
 
Hoy se han visto muy claras las ganas que tienen las bolsas de estas medidas, cuando tras dar Italia su dato de inflación más bajo de lo esperado, todos hemos salido despedidos al alza de manera violenta, porque se pensaba que si la tercera potencia europea, sigue tirando la inflación del grupo a la baja, es más fácil que Draghi y los suyos actúen.
 
No obstante, han frenado las ansías de subir, los papelones que han aparecido de inmediato en la bolsa alemana en cuanto se acerca a los 10.000 el Dax, y evidentemente nos arrastran a los demás.
 
También está limitando ganancias, el mal día que tiene la bolsa francesa por culpa del desplome de BNP lastrado por la posibilidad de una multa para este banco en EEUU de 10.000 millones por líos varios, no hay un banco que se salve de estar metido en enredos.
 
Vista la actualidad, y como todo está muy tranquilo, vamos a hablar de análisis técnico.
 
El MACD no suele ser un buen generador de señales. Al menos eso pensamos intuitivamente... hasta ahora... porque un estudio viene a demostrar que así es. Desde luego en estado puro no sirve para operar y debe ser usado como filtro tan sólo, como demostró un interesante estudio que pueden leer en este enlace:
 
http://www.journal.au.edu/abac_journal/2001/may01/refined.pdf
 
El estudio realizado por Gunter Meissner, Albin Alex y Kai Nolte, es de lectura obligada para los que les guste el análisis técnico.
 
Lo primero que demuestran es la inutilidad del MACD para operar como generador de señales, ya que probado con los 100 valores del Nasdaq en un período de 10 años nos daría un pobre porcentaje de aciertos del 32,73%.
 
Pero ojo porque los autores proponen un MACD alternativo que ellos llaman MACDR2 que obtiene un ¡89,39%!, lo cual me resulta absolutamente impresionante.
 
Les resumo sus conclusiones:
 
1- Primero crean lo que llaman el MACDR1, que es el MACD tradicional pero con cambios interesantes. Se intenta la eliminación de las muchas señales falsas en movimientos laterales y para ello solo se abre posición cuando las líneas habituales del MACD se crucen al alza, en el cierre del tercer día después del cruce, si antes no se han vuelto a cruzar en dirección contraria.
 
Además, para evitar los lentos giros que hacen volar los beneficios, se introduce un stop profit o stop de beneficios cuando se gana de 3 a 5%.
 
2- El MACDR2 tiene todas las variaciones del MACDR1 pero además varias cosas más que lo hacen aún mejor.
 
La señal de compra o venta sólo se llevará a cabo si la diferencia entre las medias que componen el MACD es mayor que un porcentaje del precio del valor. Se recomienda entre 0,5 y 3,5%. Y ponen un ejemplo para que se entienda. Si el valor cotiza a 100 y al tercer día de un cruce una línea del MACD vale 1 y la otra 2. La diferencia de las medias del MACD es de 1, es decir, si se usara el filtro del 1%, ésa sería una señal a seguir.
 
La idea es entrar sólo cuando la tendencia es violenta, da pocas señales pero más fiables, sobre todo cuando se aplica a muchos valores a la vez, siempre hay alguno dando señal. Si se aplica sólo a índices las señales pueden ser raras, por lo que habría que hacerlo menos sensible.
 
Pues bien, probaron el MACDR1 en 314.645 días de trading y estos fueron los resultados:
 
El MACDR1 funciona mejor con filtro de tomar beneficios con un 3% de ganancias, lo cual da el ¡61,6%! de porcentaje de aciertos y el ¡4,92% de beneficio medio por operación¡ ¡Ahí es nada!
 
Y para terminar:
 
¿Por qué nos dedicamos a esto? este artículo sobre psicología del trading del doctor Steenbarger puede que nos ayude a entenderlo.

Por qué soy un trader

El trading ofrece lecciones sobre la vida; es un microcosmos de la vida.

En el trading aprendemos a dominarnos a nosotros mismos, incluso mientras afinamos nuestras habilidades.

El trading nos enseña a identificar y perseguir las oportunidades a pesar de la incertidumbre.

El trading requiere que entendamos y respetemos el riesgo, sin que nos paralice.

El trading nos empuja a buscar situaciones que ofrecen más recompensa que pérdida, a aferrarnos a lo que nos beneficia y a salirnos de lo que no.

El trading requiere que estemos preparados y que seamos disciplinados, que continuamente aprendamos y volvamos a aprender.

El trading nos enseña que hay ocasiones en la que hay que ser agresivo, ir tras nuestras convicciones con confianza; también nos enseña el valor de la prudencia y a proteger lo que tenemos.

El trading nos llama a ser pacientes – y a actuar con decisión; a creer en nosotros mismos – y a ser conscientes siempre de nuestros puntos vulnerables.

El trading nos anima a ser más de lo que somos siendo más de quienes somos cuando damos lo mejor de nosotros mismos.

Traducido del original: Why I Am A Trader