Los mercados europeos siguen de semi-vacaciones con los ojos bien abiertos buscando excusas para poder movernos.

En cierto sentido, estamos viviendo una y otra vez el mismo día, el “día de la marmota”, ya que de fondo seguimos teniendo a China, y como consecuencia a las materias primas tienen problemas una y otra vez.
La sensación general es que China está metida en un lío más grande de lo que parece, sensación que es incrementada por los últimos actos del Gobierno que parece que da palos de ciego o que, directamente, les está costando encontrar la tecla para poder tener bajo control su primera crisis gorda desde que se abrieron al dinero.

Recordemos que las malas vibraciones del país comenzaron un verano cuando el interbancario se disparó al alza porque muchas compañías acudían a este mercado buscando financiación para poder pagar vencimientos que se les acumulaban en muy pocos días. Como casi todo era deuda que estaba metida en el mercado, el Gobierno no inyectó liquidez para forzar a las compañías a reducir posiciones de riesgo y poco a poco ellos iban metiendo liquidez pero manteniendo la tensión, algo parecido a la postura de Alemania con la periferia, para “estimular” las reformas.

Pues bien, siendo conscientes de que la espectacular mejora de sus mercados estaba basada en dinero apalancado, recientemente dificultaron la operativa en este sentido y la hicieron más cara, por lo que tú no puedes pedirle a un cliente “dame 1.000.000 de euros más para poder mantener posiciones”, como el dinero es el que es, si la posición es más cara de mantener, no te queda otra que reducirla para ajustarte a tu capital. Si esto lo combinamos con los malos datos macro y una bajada general de los precios de las materias primas, todo acaba redondeando que el súper ciclo de las mismas ha terminado porque China no puede tirar del carro más. Por lo tanto, todo el mundo se puso a salir por la misma puerta y de ahí los desplomes de los mercados.

El Gobierno intentó controlar la situación, pero lo hizo a lo bruto, llegando a suspender de cotización a más de la mitad de los valores, prohibieron los cortos y encima crearon un fondo para comprar los valores grandes, así que en resumidas cuentas, entraron como un elefante en una cacharrería y cuantas más medidas toman, más parece que se agrava la situación porque muestra la magnitud de la “burbuja” que había en su mercado.

Hoy tenemos más problemas en la zona, porque el dato de precios de las viviendas de julio marca más descensos, un mes más, y esto, que ha desplomado a las constructoras y las de infraestructuras, se ha llevado a la baja a China entera casi -6%.

Tirando del hilo anterior, se entiende que los peores súper sectores de Europa san el de recursos básicos con -0,89% y petroleras con -0,82%, con el WTI en 41,67$ nada menos.

Por otro lado, tenemos el dato de IPC de UK que está moviendo a la Libra al alza al quedar mejor de lo esperado, pero no se crean… queda interanual +0,1% y se esperaba plano.

Hablando de inflación, precisamente, el ver la bajada del crudo, en la Eurozona no se ve inflación y la situación sigue apoyando la bajada de tipos, algo que se ha visto en la subasta de España de corto plazo con a 6 meses en negativo muy ligeramente.

Con respecto a Grecia, se espera con paciencia la votación de varios Parlamentos sobre el rescate, con mañana pasando el turno a Alemania. Hoy es el de España y lo destacable es que De Guindos reconoce riesgo de que no se implementen las reformas acordadas por el escenario político que tienen.. al que hay que añadir el miedo que tiene Alemania a que el FMI no entre en el rescate. Total, esperar y ver.