Entramos en un período extremadamente complicado por la gran cantidad de factores que nos estamos echando a la espalda en los mercados y que nos generan bastantes turbulencias, aunque los indicadores de volatilidad no apoyen esta sensación.
Europa está alcista en esta primera parte de la mañana gracias al buen cierre de Wall Street lejos de los mínimos de la sesión y que tiene al Dow Jones y al SP 500 en positivo, aunque el Nasdaq quedara en negativo. Las tecnológicas fueron las protagonistas ya que hubo una especie de trasvase de dinero desde la nueva tecnología de Internet a la vieja tecnología de hardware. Precisamente, las tecnológicas son uno de los protagonistas de la sesión en Europa, aunque de manera más general, son los datos macro y los resultados empresariales los que representan los principales puntos de atención.

Con respecto a la tensión en Ucrania, la presentación de las nuevas medidas de sanción contra Rusia por parte de la Unión Europea también ha generado movimientos en el mercado, tal como pasó ayer con la presentación de los de Estados Unidos. No hay noticias muy nuevas, porque Europa lleva las sanciones en la misma dirección que Estados Unidos, poniendo como objetivo a personalidades importantes y a empresas. Por su parte, Rusia dice que el veto para exportar alta tecnología a Rusia les va a servir para que las empresas patrias del sector tengan un buen apoyo.

Sin salir de la tecnología, el súper sector tecnológico es el mejor del día con una subida de +1.67% gracias a los buenos resultados de la alemana Infineon junto con los de Nokia, en donde se ve que si se elimina el mal comportamiento de la división de móviles, vuelve otra vez a los beneficios, así que es cuestión de tiempo que salgan buenos, pero lo que más gusta es que va a dar a los inversores parte de las ganancias de la venta a Microsoft.
Por otro lado, el súper sector bancario también está subiendo +1.05 tras los resultados de Santander y, sobre todo, los de DT Bank. Por otro lado, la banca mediana española está bien apoyada con subidas superiores al 1% y al 2% en algunos casos.

En cuanto a datos macro tenemos alguna confianza del consumidor en países clave que ha descendido un poco pero lo que peor que ha sentado han sido los indicadores de sentimiento de la zona euro en donde la crisis de Ucrania empieza a hacer mella. Precisamente, la de Alemania es la más vigilada porque es el país donde supuestamente se tiene el mayor efecto de las tensiones con este país.

Un dato que ha decepcionado ha sido la lectura preliminar del Producto Interno Bruto de Reino Unido del primer trimestre, que aunque sigue creciendo, ha sido ligeramente menos de lo esperado, algo que ha potenciado resistencias en la libra dólar y soportes en el eurodólar.

Tampoco gusta el dato de la tasa de desempleo de España que sube ligeramente.

Hablando de divisas, el euro sigue teniendo apoyo de esa ausencia en el horizonte del programa cuantitativo por parte del BCE, apoyado además por unas declaraciones del presidente de la entidad a los alemanes tranquilizándolos diciendo que este programa no es inmediato, algo que tampoco gusta en el mercado de deuda ya que tenemos subidas generalizadas de tipos pensando en que todavía no se puede esperar un apoyo comprador de esta entidad.

Un punto de apoyo que ha tenido el sector bancario es lo que se ha conocido del Banco Central de China hoy en donde han declarado que quieren avanzar en la innovación financiera y además resolver algunos problemas de deudas de los gobiernos locales a través de la titulización, lo que abre todo un espectro nuevo de inversiones a occidente y además por la posible creación de esos activos.

Recordemos que el jueves Europa está cerrada y mañana es el último día, por lo que nos toca no tener la reacción del mercado europeo a lo que tenga que decir la Reserva Federal hasta el viernes, en donde tenemos el dato de paro de Estados Unidos, por lo que la situación es pero que muy compleja de lidiar.