Las bolsas europeas a estas horas se mueven moderadamente al alza, pero no lo suficiente como para romper al alza el lateral en el que están atrapadas desde hace meses. El futuro del Eurostoxx y del Dax por ejemplo, son fieles reflejos de esta cuestión. 

El rebote sigue inducido por el choque del futuro del mini S&P 500 como esperábamos contra el gran soporte que tiene en la media de 50. Es la línea naranja de este gráfico diario que acabo de actualizar.

sp


Ni que decir tiene que ese soporte es clave, y aún no se puede estar seguro de si aguantará o no. En EEUU se da una gran importancia a la lectura de las actas de la FED de esta tarde para decidir qué pasará.

En esta lectura los operadores intentarán bucear para tener más claro realmente que piensa la FED sobre las futuras subidas de tipos, tras los últimos acontecimientos en plan ducha escocesa de Yellen, diciendo primero que en 6 meses después del fin de la QE, que parece claro terminará este otoño, y luego dijo todo lo contrario.

Habrá que esperar pues hasta ese momento para ver qué pasa con el soporte, si cede y se va mínimo a la media de 100 o no.

En nuestra opinión, si hay que estar en bolsa, sigue siendo mejor estar en Europa que en EEUU.

Europa sigue teniendo como talón de Aquiles, la grave tensión en Ucrania, pero tiene como favorable la posibilidad de una QE, aunque sólo sea una posibilidad (si fuera una certeza estaría recomendando comprar de todo ahora mismo), y la buena marcha de la deuda periférica, que eso sigue indicando que el dinero fluye hacia Europa. Vean este gráfico que publica hoy el Wall Street Journal, donde se ve cómo el spread entre la deuda española e italiana y la americana a 10 años está en mínimos de 4 años.

deuda


Este factor sigue siendo vital.

En todo caso, me gustaría citar una reflexión de José Luis Martínez Campuzano de Citi a este respecto, de esta brillante y creo que tan exagerada (aunque cuando va bien nadie protesta) mejora de la deuda periférica europea.

Realmente, los descensos de las primas de riesgo europeas han sido tan intensos en los últimos meses que sólo podemos esperar que sea un proceso inacabado. ¿Cuánto valen los spread de riesgo de la deuda española, italiana, portuguesa y hasta de la deuda griega? Al final, dependen de variables que ahora son totalmente ignoradas. Pensemos por ejemplo en la deuda griega, dos años después de la primera reestructuración de una deuda soberana de un país desarrollado en la historia reciente. De hecho, la mayor reestructuración de la historia. Ahora escuchamos que puede volver de nuevo a financiarse en los mercados financieros obviando: 1. Que el tamaño actual de deuda es mayor al existente antes de la reestructuración (177 % del PIB desde 156 %); 2. Que la economía griega aún se mantiene en recesión, pese a la moderación de la caída. LO dicho: pese a todo lo anterior, Grecia saldrá al mercado a financiarse probablemente a tipo de interés inimaginables tan sólo unos meses atrás. El mundo ha cambiado, ¿están de acuerdo? O tal vez es un cambio de percepción derivado del exceso de liquidez actual.

La volatilidad sigue siendo baja y lo más interesante es que en previsiones de volatilidad a futuro tampoco se ve mucho miedo en Europa. Vean esta cita del boletín de esta semana de volatilidad de Ahorro Corporación.

La volatilidad ATM (VI ATM) del EuroStoxx 50 no ha variado significativamente en la última semana y sigue cotizando en línea o por debajo de los niveles precrisis en los plazos hasta seis meses (VI ATM a 3m: 15,2% vs. 15,7% en el promedio de 2006–2007). Solo los plazos a partir de 12 meses cotizan en torno a 1,0pp por encima de los niveles precrisis.

Como ven ni siquiera los plazos más largos de la curva descuentan grandes aumentos de la volatilidad siempre hablando del Eurostoxx 50.

Los lectores veteranos recordarán que hace años ya hablamos de un curioso fenómeno de mercado, que aquí en Europa no es muy tenido en cuenta pero sí en EEUU.

Se trata de que al otro lado del Atlántico la primera media hora de sesión se considera que suele estar dominada por las manos débiles, y la última hora de negociación por las manos fuertes.

Hay muchos estudios que se basan en ver que los mercados más fiables son los que consiguen sus alzas en este período final en lo que se llama el dinero inteligente.

La correlación entre el dinero inteligente y el Dow Jones es muy alta, como pueden ver en el gráfico que se abrirá en este enlace:

http://inbestia.com/img/bloggers/ee7e222b0a6474512463c3c93ca0a54a.jpg 

¿Y cómo estaría la situación actual bajo este prisma? Pues en este enlace tienen un excelente estudio del mismo autor del gráfico anterior, al respecto. Merece la pena darle una mirada, además hace un estudio de cómo estaba este indicador del dinero “inteligente” en techos de mercado.

El dinero inteligente se sigue alejando de su máximo histórico de mayo de 2013

http://inbestia.com/blogs/post/el-dinero-inteligente-se-sigue-alejando-de-su-maximo-historico-de-mayo-de-2013?utm_content=bufferac624&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

Otro indicador que va algo pasado de rosca, es el número de bajistas de la encuesta de Investors Intelligence, que suele ser indicador contrario. En este gráfico, pueden verlo:

II


Fuente: http://shortsideoflong.com/2014/04/april-sentiment-summary/ 

Como vemos, se sigue dentro de la zona de muy pocos bajistas, que suele generar correcciones en el S&P 500.

Evidentemente todo este tipo de indicadores, no pueden ser usados a corto plazo, y solo son efectivos como indicaciones de medio plazo.

Hablando de indicadores curiosos, hoy he leído otro en Bespoke.

En un estudio comparativo sobre la burbuja del 2000, y la época actual, encuentra la siguiente diferencia. En aquella época la exageración de los PER alcanzaba incluso a los valores del S&P 500. Hoy sin ser barato, el S&P 500, no están tan alto.

Antes del pinchazo de la burbuja del 2000, los 10 valores más grandes del S&P 500 tenían un PER de 62, hoy los 10 valores más grandes lo tienen de 16…