Día muy insípido, donde las principales bolsas se mueven bastante dubitativas por el momento, y sin dirección clara.
 
Los bonos son los que sí están teniendo un buen día por doble motivo. Por un lado por el famoso rumor que corría ayer por el mercado, que parece cierto, según el cual se estaría pensando por parte del BCE mandar un mensaje de menor tensión sobre los tipos. Y por otro lado por los datos de inflación en España fuertemente a la baja, y por lo visto en los diferentes estados que se han ido dando durante la mañana parece que va a pasar lo mismo en Alemania, como así ha sido.

Al final puede tener razón el BCE cuando ha insistido varias veces en que la inflación no está aún en la línea de subida sostenida. En cualquier caso dependerá mucho del siempre poco previsible petróleo, que está metiéndose en la lucha contra la resistencia de los 50 dólares por barril. Si pasa ese nivel podría subir bastante.
 
Ojo a H&M el gran rival de Inditex, que es el peor del stoxx 600 con una caída de más del 6% tras dar resultados que no han gustado. En concreto, lo que peor se ha visto, es el elevado stock que está acumulando la empresa.
 
La libra esterlina ya se está estabilizando, tras los últimos movimientos en relación con el Brexit, como era de esperar, pues un tema que estaba totalmente descontado.
 
Al euro como es lógico no le sienta bien estos datos flojos de inflación.
 
Últimamente seguimos con mucha atención, el dato de lo que hacen semanalmente los clientes de Bank of America  Merril Lynch, pues en su mayoría son grandes clientes.
 
Pues bien en el último dato, ojo porque sus clientes salen con saldo neto comprador, tras llevar las cinco semanas anteriores, de forma consecutiva, saldo vendedor claro.
 
Pero hay que hacer algunas aclaraciones importantes. Los grandes clientes institucionales han seguido vendiendo claramente por sexta semana consecutiva. Los clientes más pequeños han tenido saldo comprador. De momento la estructura no es precisamente buena, aunque la arregla algo el saber que los hedge funds clientes de este banco, sí han tenido saldo comprador. Aún se necesitaría por tanto que los grandes institucionales compren, cosa que aún no hacen.
 
Lo que más se ha comprado ha sido: Sector financiero, industriales, consumo discrecional y telecos. Cuidados de salud, consumo staples, utilities y tecnológicas han tenido ventas netas.
 
Otro factor muy importante, es ver qué ha pasado con las recompras de acciones propias. Tenemos relativamente buenas noticias. Y es que las compras se van al mayor nivel desde principios de diciembre, lo cual sería claramente positivo. Pero el problema, es que la media de 52 semanas de recompras se mueve en la zona más baja de los últimos 4 años. En suma repunte, de las recompras, pero aún lejos de consistencia, para pensar que pueden mover mercado al alza, como han hecho muchas otras veces en años anteriores.
 
Pasemos a otro tema, y vayamos al mundo del análisis técnico.

Algunos lectores me han vuelto a preguntar por los gaps de Reverre, un tema del que ya hemos hablado en otras ocasiones, así que como es bastante curioso, lo pongo aquí y sirve para todos los lectores. Este texto está tomado de la obra más grande que hay sobre sistemas de trading, el libro de Perry Kaufman. El libro tiene casi 2000 páginas con todo lo que existe sobre trading, pautas, sistemas, indicadores, análisis, es una maravilla. Bueno, esto es lo que cuenta Kaufman sobre los gaps de Reverre:

Un sencillo método para operar con acciones sobre los huecos.

Un enfoque básico para operar sobre los huecos es el de Reverre. Comenzando con un estudio a 1 año de la distribución de los huecos de apertura de General Electric, Reverre observó que la distribución era muy estrecha, con el 85% de los días abriendo con un hueco inferior al 1% y tan sólo el 5% de los días mostrando huecos superiores al 2%. Aplique las siguientes reglas:

• Introduzca órdenes limitadas para comprar y vender si los precios abren a más del 1% del cierre anterior.

• Cierre la posición al final del día.

Aunque se podrían obtener beneficios adicionales aguantando la posición más de un día, este simple método generó beneficios pequeños pero consistentes cuando se aplicó a los valores del Dow. Reverre hace dos observaciones importantes:

1. Operar sobre el hueco de tamaño medio del 1% mostró consistencia porque los huecos a menudo representaban ruido y lo más probable es que se rellenasen.

2. Operar sobre huecos superiores al 2% dio unos mayores beneficios y pérdidas. Los huecos más grandes tienen una mayor probabilidad de ser estructurales y puede que no se corrijan.

Los resultados de los tests mostraron que un hueco del 1% daba un beneficio largo medio de $0,057 y un beneficio corto medio de $0,034, lo que hace que las comisiones sean un factor importante. Al optimizar el tamaño del hueco, 1,25% mostró los mejores resultados; no obstante, esto es probable que cambie con la volatilidad general del mercado.

Huecos de cierre a cierre.

Reverre también aplicó un enfoque similar a los grandes movimientos de 1 día, buscando una corrección a lo largo de los próximos 1 a 3 días. Utilizando los mayores movimientos del 20% en General Electric, o aproximadamente 1,28 desviaciones estándar, durante el periodo desde diciembre de 1995 hasta febrero de 1999, se produjo una señal de compra cuando los precios bajaban más del 1,96% y una señal de venta cuando los precios subían más de un 2,24%. Aunque el 70% de las correcciones se produjeron al cierre del día siguiente, los mejores resultados se obtenían manteniendo la posición durante dos días. Se podían introducir las órdenes de entrada como órdenes limitadas antes del cierre.

Tras realizar tests sobre los 30 valores del Dow, las mayores rentabilidades provinieron de los movimientos de 1 día con huecos del 4% al 5%, manteniendo la posición 1 día. Un rango más amplio de huecos, desde el 2,5% al 5% dio buenos resultados manteniendo las posiciones 2 días. Aunque menos de la mitad de las acciones del Dow mostraron beneficios netos, la rentabilidad general fue buena. Tanto las posiciones largas como las cortas dieron buenos resultados, aunque el periodo sobre el que se realizó el test incluía el final de un fuerte mercado alcista.

Hasta aquí el texto de Kaufman. En cualquier caso, mejor tomarse estas cosas con tranquilidad y con la debida cautela.