Estamos en otro día después de convulsiones políticas y económicas en Grecia, que como ya pasó el lunes se suponía iban a ser un apocalipsis financiero. Pero está volviendo a pasar lo mismo, afectar afecta, por supuesto, pero…
 
Como acaba de comentar Jamie McGeever, la bajada del euro es muy poca cosa, ha tenido 37 días en el año donde bajaba más…
 
La bajada de la deuda periférica, está ahí, pero ha tenido este año hasta 8 días donde empeoraba más…
 
Está bastante claro, que no se ve efecto contagio, ni se ve pánico…
 
Y lo que hagan los mercados ante estos asuntos tan delicados, tienen mucha repercusión en la política económica, que a su vez volverá a repercutir en los mercados.
 
No hay ningún Armagedon, con Grecia tocada y hundida, con lo cual esto aleja posibilidades de acuerdo. Puede parecer cruel cómo juzgan los mercados, pero las cosas son como son, y si la Troika ve los mercados relativamente poco afectados, se verán infinitamente menos presionados para llegar a ningún acuerdo.
 
El gobierno griego comentó, durante la mini campaña electoral griega, que el “no” significaba un acuerdo rápido, pero la realidad es muy otra. Mientras la situación económica griega es absolutamente desesperada, se ha tensado tanto la cuerda que la economía se ha ido por el fregadero. El más grave talón de Aquiles ahora mismo es el sistema bancario que, seamos francos, está completamente quebrado.
 
Una semana y un día cerrados, incalculable el daño que puede hacer eso a una economía ya de por sí muy tocada. El BCE en una situación muy complicada, ya que por mandato no pueden financiar directamente a los estados, y ahora mismo no hay ningún acuerdo, ni se ve cerca, por mucho de que Tsipras haya intentado mandar un mensaje conciliador a través de la dimisión de su ministro de finanzas Varoufakis.
 
Todo parece indicar que se va a recurrir a la emisión de IOU. Viene de “I owe you”. Vamos, que le debo a usted…
 
El gobierno no tiene liquidez y los bancos están cerrados, pues bien, puede emitir esta especie de bonos o pagarés, con los que pagaría a funcionarios y pensionistas. Estos a su vez irían a las tiendas a comprar con ellos, y ya tenemos una segunda moneda circulando paralela al euro.
 
No se ven muchas otras soluciones.
 
Normalmente este tipo de cosas acaban cotizando en un nuevo mercado secundario más o menos transparente, aunque con descuentos importantes.
 
En Argentina por ejemplo han recurrido muchas veces a este tipo de cosas. Por ejemplo en 2002, se emitieron Patacón, Lecop, Quebracho, Lecor y otros muchos. Todo se dijo sería provisional, pero hasta 2004 no se recompraban los Patacones por ejemplo.
 
Vean de la Wikipedia la historia del Patacon, los IOU que casi seguro va a emitir Grecia serían algo así:
 
Bono Patacón es una denominación que se le dio a una serie de bonos de emergencia (técnicamente llamados Letras de Tesorería para Cancelación de Obligaciones), emitidos entre el 2001 y el 2002, mediante la ley 12.727, en la Provincia de Buenos Aires, durante el gobierno de Carlos Ruckauf. Fueron creados como forma de crear una moneda paralela, para paliar la enorme crisis financiera y económica que se produjo en la Argentina en el 2001. Las cuasimonedas fueron consideradas un "mal necesario" que permitió cubrir al principio la ausencia de circulación monetaria.

Si bien en un principio su circulación fue polémica, la enorme emisión y la magnitud de la crisis, lograron una masiva aceptación práctica, no solo en la provincia de Buenos Aires, sino también en la Capital Federal. Estos bonos circulaban a la par del Peso. Se podían pagar algunos impuestos, hacer compras y hasta se realizaban pagos de sueldos en esta cuasimoneda.

Se emitieron valores de 1, 2, 5, 10, 20, 50 y 100 patacones (un patacón equivalía nominalmente a un Peso Convertible). También existió el patacón de 50 centavos, aunque de muy escasa circulación.
Este bono tenía una tasa de interés del 7% y hubo dos series (la serie A vencía en el 2003, mientras que la B en el 2006). Se calcula que el monto total de emisión llegó a 2.705 millones de patacones y la impresión de estos bonos fue llevada a cabo por la imprenta Ciccone Calcográfica.

A partir de la recuperación económica de la Argentina, el gobierno provincial ofrece a fines de 2003 rescatar hasta el 100% de los patacones que había en circulación. El capital e intereses de los patacones de la serie B cuyos tenedores no adhirieron a esa oferta de rescate serán pagados a partir del 13 de noviembre de 2006.1
 
Como se pueden imaginar, este tipo de soluciones extremas, son una salida, pero tienen un montón de efectos secundarios muy tóxicos.
 
s1
 
Imaginen por ejemplo dónde queda la confianza en los bancos con los IOUs dando vueltas por ahí… de los bancos no se va a fiar nadie…
 
Las otras soluciones serían la nacionalización y la quita a la chipriotra de depósitos, lo que pasa es que en Chipre se hizo por encima de 100.000 euros, y aquí hay ya muy pocos de estos depósitos.
 
En suma, que la situación económica actual de Grecia es gravísima, y va a seguir así durante mucho tiempo, sin acuerdos y con acuerdos…
 
Y además el rompecabezas es más complicado de lo que parece, vean esta cita de Reuters de esta misma mañana:
 
Algunos en el mercado dijeron que el referéndum reforzaría la posición de los partidos anti-austeridad en otros países, como Podemos en España, y erosionaría las reformas en curso. España celebra elecciones generales a final de año.
 
De esto no se habla por prudencia, pero hay que hablarlo, para poder ver luego las reacciones en los mercados, ya lo reconoció el ministro de finanzas belga, hace dos semanas. Este tipo de cosas, dificulta y condiciona mucho a la Troika. Con razón o sin ella, la Troika, teme que se le vaya de las manos todo.
 
En suma, la inestabilidad griega, incluso aunque ahora mismo llegue un acuerdo va a seguir muchísimo tiempo más. La gran duda es si los mercados ya lo han asumido, y pronto empiezan a fijarse en otras cosas… no olvidemos, que en el mercado frío y calculador, no preocupa Grecia, es demasiado pequeña, lo único que ha preocupado siempre es que Grecia podría desestabilizar el euro, si al final no es así, no menospreciemos la capacidad del mercado de olvidarse de las cosas. ¿Se acuerdan cuando la crisis de Ucrania hacía bajar a las bolsas a diario? ¿Quién se acuerda ahora de ella? Pues la situación dista mucho de haberse estabilizado…
 
¿Mi consejo? De ninguna manera abrir cortos, porque no está tan claro, ni tampoco largos porque técnicamente no hay motivo.
 
Y una segunda idea que tengo, es que al margen de tanta Grecia, debemos mirar más a Wall Street. Tal y como están las cosas, le puede hacer más daño a las bolsas una ruptura a la baja de Wall Street que está mírame y no me toques que todo esto de Grecia.
 
Una señal de alarma a vigilar
 
s2
 
Si el MACD en semanal cruza la línea cero a correr, siempre que lo ha hecho en muchos años, ha venido un período complicado, o directamente una fuerte caída.