Tenemos subidas claras a estas horas en Europa, ante el cierre positivo del viernes en EEUU y sobre todo por las esperanzas depositadas en que el BCE tome medidas. 

Estas esperanzas del mercado se han visto incrementadas.

Apoyando la especulación con el QE, hoy Constancio ha dicho que han mirado hacia atrás y han visto que desde 2012, las veces en que la inflación estaba por debajo del 1% y podía permanecer en esa zona durante largo tiempo, la subida del euro podía dañar la inflación en -0,5%. De ahí que todo el mundo les pida actuaciones para luchar contra ella y que la subida del Euro actúa como pequeñas subidas de tipos.

Así, que vamos a hablar largo y tendido en los próximos tiempos de este tema. Es la gran baza para las bolsas europeas.

Como bien dice José Luis Martínez Campuzano en esta cita:

¿Será en junio? ¿y qué medidas tomarán?.

Prepárense que estas dos cuestiones nos van a acompañar de forma recurrente en las próximas semanas. Cuatro, comenzando por la actual. Y esperemos que la segunda cuestión se resuelva en la reunión de junio. No, no se puede descartar que el ECB tire un poco más de la emoción y aplace algunas medidas, como la compra de activos, que muchos ya dan por seguro. Total, en un escenario propicio a la euforia la espera no supone el mayor problema. ¿Y si luego no se materializa? Ya veremos.

Volvió a hacerlo. Y admito que yo, siempre predispuesto al optimismo (ya les he dicho alguna vez que mi aparente realismo esconde un optimismo informado), no esperaba tanta eficacia de unos meros comentarios: "en junio, veremos". Así, tras admitir que no está muy conforme con un EUR apreciado en un entorno de baja inflación (la moneda europea se ha dejado dos figuras desde entonces) y en junio anunciarán nuevas proyecciones de inflación (probablemente más bajas que las actuales), todo parece dispuesto para que el ECB se mueva finalmente. Pero, tampoco se puede descartar que finalmente aplace de nueva la decisión cuando llegue la reunión de junio. Total, es cuestión de valorar los acontecimientos. Y los "acontecimientos" en los mercados sin duda están mejorando de forma clara y contundente.

Pero, seamos optimistas: dicen que los mercados siempre tienen razón. Y, además, anticipan bien el futuro. Pues eso. Esperemos que tanto optimismo y euforia de unos precios de los activos financieros que se resisten a caer y en su caso sólo suben nos ayuden a superar todas las dudas que mantenemos. Con todo, como les decía antes, tengo cierto sabor agridulce ante una cuestión que de vez en cuando me surge y a la que no puedo responder: ¿y si los mercados vuelven a ser un problema en el futuro con el margen de maniobra de los bancos centrales ya muy limitado?. Mejor dejarse llevar a corto plazo, sin duda.


Mala estructura la que tenía el Dow Jones en los máximos históricos de cierre el viernes pasado.

Aquí está la tabla de Reuters, la última columna es la distancia de cada valor a máximos de 52 semanas.

rmax


Como vemos y teniendo en cuenta que el Dow solo tocó máximos de cierre, pero quedó a un 0,30% de los máximos de verdad, apenas tres valores, McDonalds, The Travelers y 3M estarían realmente acompañándole. No es una buena estructura de subida.

Otra forma de ver este problema aparece en este excelente artículo de la web Gurus Blog que recomiendo leer:

Cuando el indicador del Market Breadth empieza a mostrar un mercado enfermo

http://www.gurusblog.com/archives/market-breadth/10/05/2014/ 

Vean esta interesante cita

Viene a mostrar la misma cuestión pero desde otro punto de vista:

Así si ahora el Dow Jones está sólo un 0,29% por debajo de máximos, el Dow Jones con todas sus acciones ponderando igual estaría un 5,49% por debajo de máximos. En el caso del S&P500 que está sólo un 1% por debajo de máximos, si todas las acciones ponderaran por igual estaría un 8,04% por debajo de máximos y en el NASDAQ, que está a un -6,86% por debajo de máximos, si todas las acciones del NASDAQ ponderarán igual estarían un 24,29% por debajo de máximos.(…/…)

En teoría un mercado alcista sano, el grueso o la mayoría de las acciones deberían estar cerca de sus máximos. En un mercado alcista debilitado o enfermo, vemos como la mayoría de las acciones están teniendo un mal comportamiento y tendríamos como tenemos ahora un indicador de Market Breadth negativo.

Recomiendo leer el artículo entero, este indicador del market breadth del que habla es muy interesante.

Igualmente preocupa la enorme divergencia entre lo que hacen los índices de acciones grandes como el Dow y el S&P 500 y lo que hacen el Nasdaq y el Russell, cuyo gráficos no tienen buena pinta. No obstante esto históricamente no es demasiado grave para los índices grandes.

Bespoke publicó el fin de semana un estudio en el que veía desde 1981 las ocasiones anteriores en que el Russell 2000 ha llegado a bajar más del 5% y el S&P 500 mientras subía, como es el caso actual.

Desde luego no es algo frecuente. Solo pasó 15 veces antes. Al cabo de un mes de producirse la divergencia, sólo en 4 de las 15 ocasiones el S&P 500 estaba bajando y daba media de subida en ese mes de 2%. Pero lo importante es que el Russell al cabo de ese mes solo bajaba en 5 de las 15 veces, con media de subida del 1,9%.

Es decir este tipo de divergencias si el S&P 500 aguanta, se suelen resolver curiosamente en la dirección del índice grande y no al revés. Sólo hay una excepción en 1981, en que la divergencia estaba anunciando una grave caída de las bolsas.

La clave en los próximos días. Si en breve los índices grandes, que además no tienen buena estructura de valores acompañando a máximos empiezan a caer cuidado, si aguantan, posiblemente acaben frenando la bajada del Russell y Nasdaq, como pasó otras veces en la historia.