Hay mucho dinero que está esperando fuera del mercado hasta el momento en el que se conozcan los resultados oficiales del referéndum de permanencia en Europa por parte de Reino Unido, ya que ha habido muchísima desconfianza en todas las encuestas por si se repitiese el fracaso que hubo en las elecciones generales donde el resultado final fue justo lo contrario de lo que se mostraban en dichas encuestas.
 
Por lo tanto, si hay mucho dinero que queda fuera del mercado, lo que tenemos es una relativa baja liquidez que favorece los movimientos extremos, aumentando la volatilidad, tal como así ha pasado. El comienzo del día fue más o menos regular con un cierto toque alcista porque han seguido apareciendo encuestas que daban la victoria a la permanencia, pero lo que realmente estaba soportando al mercado era que las casas de apuestas seguían dando como ganador a la opción de permanencia.
 
Todo se ha disparado al alza cuando el futuro del EX50 ha superado la resistencia de los 3000 puntos justo en el momento en que se ha dado a conocer el sondeo IPSOS-MORI  en donde el 52% votan IN y 48% OUT. Como es el último realmente serio, las bolsas han reaccionado muy bien al mismo tiempo que en las casas de apuestas la probabilidad de la salida se redujo.
 
Lo anterior generó una reacción en cadena en donde la renta variable se disparó al alza siendo seguida de cerca por todos los activos de riesgo y en sentido contrario por los activos que se consideran de seguridad.
 
Los futuros sobre índices más importantes están ligeramente por encima del 1%, el eurodólar sube 0,53%, la libra dólar sube 0,5% y el dólar yen 0,71%. De la misma manera, la rentabilidad de la deuda alemana está subiendo tipos.
 
Sin embargo, tal como hemos comentado, es un día de mucha volatilidad, así que las operaciones intradía están a la orden del día. En gráficos de 30 minutos el disparo fuerte de la sesión nos metió directamente en sobrecompra, y una vez llegado ahí, se están recogiendo beneficios, así que queda patente que la sesión es volátil.
 
Dentro de Europa, todos los súper sectores están al alza y la mayoría de ellos está subiendo más del 1%, con especial incidencia en el sector bancario que sube 2,51%, recursos básicos 2,39% y las petroleras 1,64%. Los de estos últimos súper sectores es normal cuando tenemos que el crudo está subiendo 1,5% debido a que hay una ligera debilidad del dólar en los cruces contra el euro y contra la libra.
 
Estados Unidos también se está apuntando al carro de las mejoras con un mercado nocturno que hace que los tres índices importantes estén muy cerca de subir el 0,9%. Recordemos que ayer vimos que el saldo neto de las instituciones era ligeramente comprador, por lo que hasta ellos se habían puesto a apostar a que no había salida de la Unión Europea.
 
Aunque el evento principal es el referéndum en Reino Unido, debemos seguir pendientes de los datos macroeconómicos, pues el PMI preliminar de junio de Francia queda espantoso pues tanto el de manufacturas, servicios y el compuesto se meten los tres en contracción, aunque el de manufacturas ya lo estaba, pero empeora su situación. Con respecto al de Alemania, los tres están en expansión, pero quedan peor que el anterior el de servicios y el compuesto, mejorando el de manufacturas. Con respecto a la zona euro, tenemos una situación similar, porque mejora el de manufacturas, pero tanto el compuesto como el de servicios quedan peor que el anterior.
 
La volatilidad que nos pueden dar los datos macro no queda aquí, ya que en Estados Unidos tenemos los datos de paro semanal, las ventas de viviendas nuevas, los índices adelantados de la Conference Board como los más principales, pero si al final mañana nos levantamos con que Reino Unido se mantiene dentro de la Unión Europea, quitaremos una capa de incertidumbre muy importante, ya que el daño económico a la economía mundial que vendría por ese evento desaparecería del camino. Evidentemente, si nos encontramos con lo contrario, esa capa de incertidumbre se haría una certeza y deberíamos andar todos con muchísimo cuidado.