Las bolsas europeas tienen bajadas moderadas a estas horas.
 
El peor sectorial ahora mismo, es el de petroleras y gas con caída del 1%, perjudicado a su vez por el flojo día que tiene el petróleo, que no consigue pasar al alza la cota psicológica de los 50.
 
Aquí tienen un gráfico del sectorial. Fuente: Thomsom Reuters
 
s1

 
El dato publicado el viernes en EEUU donde se veía un aumento de las explotaciones al mayor nivel desde el verano de 2015 no ayuda en nada. Tampoco una serie de publicaciones de países de la OPEP donde se ve en realidad subida de producción en lugar de bajadas como habían prometido.
 
El sectorial bancario, es otro con problemas.
 
Deutsche Bank con una caída de más del 3%, el peor de hecho del eurostoxx 50, tras conocerse los detalles de su ampliación de capital de nada menos que 8.000 millones de euros, complica el día igualmente al sectorial bancario.
 
Tampoco ha sentado nada bien la claudicación tácita del G20 a las tesis proteccionistas de Trump. El mercado teme este tema, y el G20 ha quitado las menciones de protesta a este respecto. Parece que finalmente Trump se lleva el gato al agua. Preocupante esta cuestión. Este no es desde luego el camino lógico en una economía moderna global.  Está claro que no ha habido comunicado por el desacuerdo con EEUU a este respecto.
 
Cierta tensión entre los operadores de obligaciones, y de divisas, por el debate televisado de esta noche en Francia. Recuerden cómo movían mercado los debates por televisión no hace muchos meses entre Clinton y Trump. Y es que los expertos en sus crónicas recuerdan que según la última encuesta IFOP el 40% de los electores franceses aún estaban indecisos sobre quién votar. Con este número tan alto de indecisos, hay muchos que no las tienen todas consigo.  Por este tema la rentabilidad del bono francés, se va a los mayores niveles desde el verano de 2015.
 
La semana pasada hubo muchas tensiones en los tipos europeos. El mercado lo descuenta todo por anticipado, y se empiezan a ver los primeros signos de aquí y de allá, muy claros, de que a Draghi los alemanes, y otros países, le van a dejar pasar ya pocas más.  Pero aún queda algo para eso. Y mientras, se está acercando a toda velocidad otro fenómeno inquietante. La inflación está subiendo con fuerza, será por el petróleo, o será por el precio de los pollos campestres de Villaorejilla, pero sube. Y con el BCE con sus QEs y sus historias, los tipos reales a largo plazo van a pasar a negativo. Fíjense en la palabra “reales”. Porque hasta ahora al tener la inflación baja, la situación se mantenía pero con la inflación subiendo fuerte, las cosas cambian.
 
En un estudio de Natixis, publicado hoy, se estudia muy bien la situación y se pueden ver interesantes conclusiones.
 
Para empezar, vean cómo los tipos reales de largo plazo han aguantado en positivo, aunque con la inflación así subiendo con claridad, no aguantan mucho más:
 
s2

 
s3

 
Como ven la subida de la inflación por primera vez si los ha metido en negativo. Esto es una situación histórica complicada.
 
Se combina la subida de la inflación, con que con la QE las rentabilidades no suben acompasadas.
 
Natixis ha estudiado las ocasiones en que aparecieron tasas “reales”, es decir contando con la inflación, negativas en la historia:
 
  1. Es la primera vez que pasa en Alemania desde la II Guerra Mundial
  2. Francia las tuvo de 1974 a 1981
  3. España de 1970 a 1979
  4. Italia de 1973 a 1981
 
Aquí tienen por ejemplo los gráficos de cuando pasó en España e Italia por ejemplo:
 
s4

 
Es la línea gris oscuro. La azul gruesa la inflación. La azul discontinua la tasa oficial, sin tener en cuenta la inflación.
 
Consecuencias según el estudio:
 
  1. Fuertes ventas de este tipo de bonos en todos los casos. Así que el BCE está completamente atrapado, si deja las cosas como están habrá ventas de bonos, y si quita la QE, también, aunque por otros motivos. Mejor andarse con cuidado con los bonos a largo plazo, y dejarlos quietos.
  2. Se vieron en estos casos, subidas bastante claras de precios inmobiliarios, es una de las consecuencias habituales de la situación. Así que ahí podría haber una buena inversión. En cambio, la situación no creó casi nunca subidas en las bolsas claras para nada. El mayor efecto en los precios inmobiliarios.
 
s5

 
  1. Excepto en Italia, no se vieron fuertes salidas de capitales en el resto de casos.
 
No debemos olvidar, respecto a la inflación, el poderoso efecto de la inflación importada que puede venir desde EEUU, como Trump le dé por cumplir su programa electoral, algo que desde luego ahora mismo no es más que una mera hipótesis. Ahora dice que algo habrá a finales del verano o en el otoño…

El viernes se publicaron como todas las semanas datos de las posiciones abiertas de los grandes especuladores en los mercados de futuros de EEUU. Estos son los más destacados.
 
Ojo a los cortos en los bonos americanos a 30 años, el mayor nivel desde el año 2011, parece que las manos fuertes lo tienen claro:
 
s6

 
En 10 años también muchos
 
s7

 
En el euro también mucho que destacar, menor número de cortos desde hace 41 semanas, el dólar empieza a dar síntomas de claro cansancio:
 
s8

 
Se acabó claramente la era Trump, en el Russell de pequeñas compañías, siguen los cortos dominando la escena dos semanas seguidas, por primera vez desde que ganó Trump y el índice subió mucho:
 
s9