Hoy tenemos bajadas considerables en las bolsas europeas.
 
La excusa oficial es que Syriza desde Grecia ha vuelto a poner a todos de los nervios. Si ayer al ingenioso Varoufakis se le ocurría amenazar con un referéndum sobre la permanencia en el euro, la ocurrencia de hoy, es decir, en una entrevista, que Grecia es el país más en bancarrota del planeta, que nunca pagarán sus deudas, y que los acreedores lo sabían cuando en 2010 empezaron a prestarles… Como es lógico, dicho esto, es difícil entender que les den un solo céntimo, sin enviarles ya no la troika, sino la Policía montada del Canadá, para controlar, si hacen las reformas, y qué hacen con el dinero. El grado de desconfianza del mercado hacia Grecia ahora mismo es muy alto, siendo vistos como muy poco serios.
 
Pero aunque esta es la excusa, la verdad va por otros derroteros.
 
Europa, estaba muy sobrecomprada. La subida había sido muy en vertical, y se está limitando a seguir la corrección que ha iniciado EEUU.
 
Una corrección que se inició cuando el Nasdaq Composite no pudo con los 5.000, número redondo y psicológico. Y sobre todo cuando las manos fuertes vieron por enésima vez que no se podía con la resistencia 11.100 del NYSE, veamos gráfico.
 
 
s1
 
O se cruza esa línea roja o Wall Street no va a ninguna parte. Por el lado negativo, sería bastante malo que el NYSE perdiera la directriz alcista de los últimos meses que he mercado también.
 
Este es el verdadero problema de esta mañana en Europa. Ver cómo Wall Street tiene a los futuros en el Globex cotizando de forma claramente negativa.
 
Y es que en el otro lado del Atlántico siguen con miedo a las subidas de tipos. Y a su vez este miedo ha supuesto hoy otro problema. Hay intensos rumores de que desde Basilea se va a pedir más requisitos de capital a los bancos americanos al ir a entrar en un contexto de subidas de tipos, y esto en la apertura oficial puede hacer daño al sectorial bancario.
 
Por otro lado, tampoco parece que en Europa haya un peligro excesivo más allá de las correcciones de sobrecompra más que lógicas.
 
Estamos en plena QE y hoy de nuevo muchos bonos como el italiano, el español, el alemán, el irlandés, han tocado nuevos mínimos históricos de rentabilidad. Es muy difícil bajar en serio en estas circunstancias, y lo de Grecia cada día más empieza a ser la crónica de una muerte anunciada, y el mercado lentamente lo va descontando, sin mayores problemas. Ya cabe preguntarse si Grecia se va del euro, si de verdad va a ser un apocalipsis, o más bien un extraordinario refuerzo al cortar por lo sano la sangría de dinero y problemas que este país supone. Los mercados son fríos y calculadores y no tienen en cuenta a los seres humanos, y sigo dudando mucho que de verdad preocupe ya este tema, o al menos no tanto como hace unos años, ni de lejos.
 
Por otro lado Wall Street, también tiene su colchón de seguridad… No olvidemos que las recompras de acciones propias están casi en máximos históricos y eso es dinero que entra al mercado, puede que no suficiente como para descongelarlo, pero sí para evitar grandes desplomes.
 
Aunque hoy con la bajada hay más volatilidad, llevábamos unos días en que operar intradía en las bolsas era misión imposible.
 
En estos tiempos la baja volatilidad de las bolsas debido a la gran subida que experimentan desde hace mucho, se va contagiando a los demás productos financieros. El mercado bursátil es muy grande, y si la bolsa tiene baja volatilidad, se la contagia a los bonos, a las divisas y a muchas otras cosas.
 
Este no es un factor que suponga un gran problema para el operador a medio y largo plazo, que toma sus posiciones a mucho tiempo vista, más bien al contrario, la baja volatilidad le hace asumir menos riesgos.
 
Pero es un problema bastante serio para el operador intradía. Sin volatilidad, todo se complica mucho.
 
Pero todo tiene remedio. Personalmente, soluciono este problema con tácticas readaptadas por completo a baja volatilidad, y también abriéndome a otros productos que sí que siguen moviéndose mucho.
 
Uno de ellos es el petróleo.
 
Un futuro que tiene fama de peleón, pero que se adapta a las mil maravillas a las tácticas intradía. Volátil, pero tendencial a la vez. Cada día me gusta más. Me siento muy cómodo trabajando con gráficos de ticks en él. Ayer tuve un día difícil y este futuro fue clave para sacarlo adelante.
 
Por ello me gustaría comentar un trabajo que encontré por internet que me gustó mucho sobre el futuro del petróleo, porque da bastante en el clavo.
 
Lo pueden encontrar en este enlace:
 
Seven Secrets to Crude Oil Futures Trading Success

Veamos algunas cosas interesantes que dice:
 
1-Recomienda operar sólo a primera hora.
 
Y tiene mucha razón, aunque el horario que propone a mi modo de ver es un poco exagerado. Yo estoy operando con el futuro del petróleo de 8h a 17h30 hora española. Antes tiene poco movimiento, y después empieza a hacer cosas raras, aunque a partir de las 19h30 vuelve a tener movimientos interesantes cerca del cierre del spot.
 
Las buenas operaciones del futuro del Dax me están saliendo entre las 09h y las 11h, conforme pasamos esa hora empieza a complicarse la cosa, y lo mismo en las divisas.
 
Esto de las horas es muy importante.
 
Hace poco vi un estudio sobre un sistema aplicado al Ibex que era concluyente.43% del beneficio lo daba de 9h a 10h.
 
22% de 10h a 13h.
 
-4% de 13h a 13h30.
 
He visto resultados similares en otros estudios.
 
Las primeras horas son las mejores.
 
Sigamos con este estudio sobre el futuro del petróleo.
 
2- Ojo al dato de inventarios.
 
Por mi experiencia, al futuro le afectan los datos macro de EEUU también aunque de forma mucho más amortiguada que las bolsas. Salvo datos como el empleo y cosas así. El que si le afecta es su dato de inventarios semanales que se da normalmente los miércoles a las cuatro y media, aunque si hay fiestas, puede variar, y a veces lo dan las cinco.
 
Cuidado con él.
 
El futuro se vuelve loco durante unos minutos tras la publicación volviéndose imprevisible.
También le afecta a veces el dato de reservas de gas natural que se publica los jueves sobre la misma hora.
 
3- ¿Qué tamaño de beneficios tomar?
 
El autor habla de que este futuro en intradía lo ideal es ir a por 15 a 20 puntos cada vez que se entra. Totalmente de acuerdo, la cifra de unos 20 puntos es muy adecuada, y con frecuencia tras conseguir esa cifra tiende a girarse.

Digamos que es una cifra coherente con el tamaño tipo de sus "bandazos". Si se va a muy corto sería mejor pensar en 10 puntos y si va muy lento en 6.
4- ¿Qué tipo de gráfico usar?
 
El autor recomienda renko o de ticks. Personalmente uso los de ticks, es un futuro tremendamente movido, y un gráfico de minutos sale distorsionado. Es mejor que cuando se mueva mucho se dibujen muchas velas, y cuando está calmado, pocas, cosa que solo sucederá en los gráficos de ticks.
 
En suma pues no quiero extenderme mucho con el tema, que el futuro del petróleo, para los tiempos tan poco volátiles que corren ofrece una solución muy adecuada actualmente para el operador intradía. Conozco a más personas, que están obteniendo mucho mejor resultado ahora mismo con él, que con otros futuros financieros que están muy parados. Por cierto, uno de mis indicadores favoritos actualmente, el ichimoku, funciona a las mil maravillas con él. He leído en muchos tratados clásicos que el ichimoku, es un indicador pensado sólo para períodos largos y que funciona mal en el intradía, pero creo que es un error. Funciona exactamente igual o mejor, en un gráfico de pocos ticks que en uno clásico de velas diarias. Eso sí, es importante aprender cómo se interpretan todas las líneas, no sólo la nube. El ichimoku necesita de la lectura conjunta de todas.