A estas alturas de la sesión del mercado de los operadores siguen estando para muy pocas bromas, aunque sí se ve algo de mejoría con un futuro del Ibex 35 y el índice italiano en positivo tras un par de eventos en forma de datos macro y medidas contra la crisis que han gustado algo.
Debemos seguir teniendo una actitud extraordinariamente cautelosa de nuestra aproximación al mercado porque el Banco Central Europeo ayer lo dejó meridianamente claro: por el momento no es posible dar una cifra de los daños en la economía que puede acarrear la crisis con Rusia. Esto hace que cualquier estimación de crecimiento que aparezca en un país de la zona euro o del resto del mundo implicado en este conflicto no pueda ser tomado en serio y debe situarse en cuarentena a la espera de acontecimientos. Por lo tanto, la presentación de las cifras puede tener un efecto en el mercado de corto plazo, pero es difícil que tenga uno a medio plazo contundente.
 
Lo anterior viene porque el Banco Central de Francia dice que para el tercer trimestre espera un crecimiento de +0.2%, algo que ha sentado bien al mercado y que puede en cierto modo relajar esa visión de tener a Italia otra vez en recesión. Precisamente, Italia ha presentado recientemente un plan de estímulos, pero que no acaba de convencer del todo, aunque es precisamente la bolsa que más está subiendo ahora mismo.
 
Tras el susto que nos ha dado a todos el dato de crecimiento del segundo trimestre en donde queda mucho peor de lo esperado, y al ser otra vez negativo, entramos otra vez en recesión en el país, han presentado planes para intentar sacar al país de la recesión y, de momento, no están levantando demasiadas pasiones entre los analistas.

Desde el mercado se ve que hay cierta urgencia en crear modificaciones en la economía para salir de la recesión cuanto antes, y lo que han presentado se ve como reformas demasiado progresivas y eso genera algún que otro recelo en el mercado.
 
Por un lado tenemos reducción de los precios de la energía para las pymes, créditos para las compañías que hagan nuevas inversiones en maquinaria y nuevas reglas en los préstamos para que tanto los fondos de crédito como las aseguradoras puedan financiar directamente a los negocios.
 
Las medidas no tienen demasiada potencia y el mercado se comenta que el gobierno ha perdido el norte de la situación.

Italia es la protagonista del día, porque ahora mismo el Senado ha aprobado la primera lectura del paquete de reforma constitucional, lo que debería animar al mercado a ver que se están poniendo las pilas para intentar salir de la recesión.

Los bancos italianos fueron los más perjudicados durante la primera parte de la sesión y siguen estando dañados, pero solamente en valores muy concretos, como por ejemplo Banca MPS que desciende -7.52%. Además, el RBS está subiendo casi el +3.47% y entre todos acaban de poner al súper sector bancario positivo +0.18%, lo que lógicamente se lleva tanto a Italia como a España al alza.

En el mercado de deuda tenemos otro. Positivo ya que la deuda que más está descendiendo la rentabilidad es la española hasta alcanzar el 2.55% seguido también del 2.83% de la bolsa italiana, aunque Alemania está en el 1.04%.