La realidad es que por una razón o por otra, parece que se está cumpliendo una hipótesis arriesgada que manejábamos hace tiempo. Que era la de que un problema gordo griego, podría provocar volatilidad a corto plazo pero no tumbar a los mercados. 

La realidad es que el euro no ha hecho ni caso, la bolsa se ha visto presa de la volatilidad, pero sí vemos el gráfico del DAX actualizado: 
Desde luego no es el gráfico de un apocalipsis financiero, de momento

s1


Parece un gráfico normal, donde ahí anda, dentro de su canal bajista…

Por increíble que parezca, podría darse el caso que fuera más peligroso para el mercado que Wall Street decidiera romper soportes, que los enredos sin fin de la negociación con Grecia que prometer ser eterna. No tiene pinta de haber terminado. Todas las hipótesis auguran líos durante muchísimo tiempo. Incluso las más extremas y difíciles que pasen como el Grexit, no quiero ni pensar el largo proceso de que un país como éste se vaya del euro.

Y si se aceptan las nuevas condiciones tendremos mil años de discusiones más con el tercer rescate, y siguientes.

Pero no descartemos que fuera más peligrosa una caída de Wall Street.

Veamos el gráfico del S&P 500

s2


Momento clave, está justo encima de la media de 200, y si hoy cerrara así podía ser una especie de estrella del amanecer de vuelta alcista, aunque un poco irregular. Pero si falla la figura y pierde soportes, eso sí que parece inquietante. A ver qué pasa.

Mientras, los sondeos sobre Grecia son dispares, aquí tienen algunos donde gana el no:

www.dpa-international.com/news/international/majority-of-greeks-expected-to-vote-no-in-bailout-referendum-a-45472016.html

Andamos mal acostumbrados con Wall Street al escaso movimiento. Vean este gráfico de rangos de variaciones diarios:

s3


Fuente http://adamhgrimes.com/blog/china-is-in-a-bear-market-now-what/

Como vemos desde 1925, solo se estuvo con rango tan bajo como ahora al final de la II Guerra Mundial, en el año 2006 y ahora.

Debemos llevar mucho cuidado con esto. Un sistema de trading que esté probado en tiempos recientes, puede dejar de funcionar y causar serias pérdidas en cuanto este rango vuelva a un nivel más normal, es decir más alto.

En Europa pasa al revés, por ejemplo el Dax está en niveles máximos de rango diario desde 2011, con lo que puede pasar lo contrario, un sistema que esté funcionando ahora, puede dejar de hacerlo en cuanto esta alta volatilidad sea más norma, en este caso más baja.

La variable más importante para un sistema es la volatilidad, hay que adaptarse a los diferentes niveles.


Hablemos de pautas estacionales.

Estamos dentro de lo que se consideran los 6 peores meses del año para bolsa. De esta pauta de los 6 meses hablo largo y tendido en el libro de Leones Contra Gacelas.

Mark Hulbert, es un gran analista que siempre está investigando temas relacionados con pautas, escribió hace un par de años más o menos un artículo interesante, que viene bien recordar en esta época del año.

Si recuerdan, existe una pauta que yo llamo de la magia de los 6 meses que dice que la bolsa tiende a ir mejor de octubre a abril que en el resto del año, no siempre funciona, es evidente, pero sí, si miramos el largo plazo. Pues bien vean cómo los bonos también siguen esa pauta.

- El Shearson Lehman Treasury Index ha generado desde 1980 un rendimiento del 12% anualizado entre el primer día de mayo y Halloween, frente a un 6,6% el resto del año, justo al revés que las bolsas.

- Si contamos desde 1980 hasta 2007 tenemos:

* Los valores de renta variable habrían subido en general un 12,9% anualizado, comprando y manteniendo todo el año.

* Los bonos habrían subido en general un 8,6% anualizado, comprando y manteniendo todo el año.

* Adoptando la combinación comprar valores en período bueno del año y efectivo el resto se gana 12,2% anualizado. Atención a esta cifra porque vuelve a demostrar por si no lo teníamos claro que las ganancias de media a largo se concentran siempre en la parte buena.

* Adoptando la combinación comprar valores en período bueno del año y renta fija el resto se gana 14,8% anualizado, casi 2 puntos más al año que comprando y manteniendo, lo cual muestra que esta es la mejor combinación. Y más si tenemos en cuenta que además de ganar más, reduce el riesgo, según los cálculos de Hulbert en un 30% y esa es mucha reducción.

Así pues, aquí tenemos un interesante añadido más para la pauta de la magia de los seis meses.

Y ya que estamos hablando hoy de pautas, vamos a pasar a otro tema muy curioso y que sigue demostrando, en mi opinión, que la teoría de la eficiencia bursátil está en un error y que los sistemas o las tácticas operativas, por sencillas que sean, pueden inclinar las posibilidades a nuestro favor.

Según la teoría eficiente, a largo plazo, la posibilidad de que un día se cierre al alza o a la baja y de que al siguiente se repita sería exactamente del 50% si se usa una serie larga. Es decir, las tendencias no existirían pues las cotizaciones pasadas no podrían influir en las futuras. Pero en la realidad esto no es así:

Según se publicó en un artículo de Safe haven, el Russell tiene un 62% de posibilidades de repetir el sesgo del día de hoy mañana, un 39% de repetir tres veces seguidas y un 25% de repetir cuatro veces seguidas, lo que no cuadra con la "e" de la teoría eficiente. El SP 500 tiene un 52% y el Nasdaq el 55%.

A fin de cuentas, en una serie larga el simple sistema de comprar si hoy ha sido alcista y vender si hoy ha sido bajista, algo tan sencillo como eso, nos daría a largo plazo un porcentaje de aciertos del 62%, lo cual para un sistema no está nada mal precisamente y nos daría, aunque fuera teóricamente pues aquí habría que tener en cuenta muchas cosas, la posibilidad de batir regularmente al mercado.

Por ejemplo, en el Russell, que es el que tiende a tener más persistencia, con esta táctica que parece absurda de tan sencilla, sin contar stops loss ni nada de nada, ni money management, se bate al índice en nada menos que ¡20 puntos porcentuales al año desde 1979! La cifra me parece realmente impresionante. En concreto, 30,6% frente a 10,8%. Además, el drawdown o racha mala de pérdidas es mucho menor, un 34,5% frente a un 46,04%