A estas horas las bolsas europeas andan moderadamente bajistas, menos el Ibex que sigue estando mejor gracias a la  subida de rating del fin de semana de Moody's pero no mucho mejor.


El cierre de Wall Street aparentemente bueno, está siendo un freno. Y es que los operadores ven como al final el futuro del mini S&p 500 retrocedió y no consiguió vencer resistencias. Lo podemos ver en su gráfico en tiempo real.

sp

 

A pesar de la aparente euforia de ayer, seguimos prefiriendo Europa a Wall Street, que tiene señales no tan claras.

Veamos la primera.

Ayer comentábamos que había flujos importantes de grandes especuladores enviando dinero a los mercados de materias primas, y para ello nos basábamos en las posiciones netas abiertas de estos grandes especuladores en los mercados de futuros.

Pues bien partiendo del mismo principio, no cabe duda de que parte del dinero que se está metiendo en materias primas está saliendo de la bolsa, de Wall Street, a pesar de las euforias reinantes.

En Bloomberg se comentaba ayer que en los futuros sobre el S&P 500 las posiciones netas de los hedge funds pasan a cortas por primera vez desde septiembre de 2012. Desde entonces siempre habían estado largos ¡y no les había ido mal!

Parece que los problemas de los emergentes y las dudas sobre el crecimiento más el tema de la QE les han espantado.

Una muy peligrosa señal, a la que tenemos que unir lo que comentábamos la semana pasada de que en la última intentona del S&P 500 por llegar a máximos hay pocos valores que hicieran el mismo movimiento. Lo ha llevado a cabo con pocos.

Ayer en concreto sólo 155 valores de los 500 del S&P 500 estaban a menos del 3% de máximos, demasiado pocos.  Y nada menos que 260 a más de 5% de máximos. Es decir más de la mitad del índice sigue lejos de máximos. Esto no es una señal de fortaleza en este nuevo ataque a máximos.

Siguiendo con las posiciones de grandes especuladores el neto de cortos, siguiendo con datos de Bloomberg, es de 12.085 contratos cortos, en la semana que termina el 21 de febrero, es decir 5.600 millones de dólares de apuestas cortas considerando los nominales que representan estos futuros.

En la semana del 10 de enero estaban largos de 30.000 contratos, y en las pasadas cinco semanas se movían de media en los 40.000 contratos largos. No se veía un repentino cambio bajista tan fuerte desde agosto de 2011 cuando pasaron, de 4.400 cortos a 107.913 netos cortos.  Tras hacer ese movimiento el S&P 500 cayó casi el 10%.

Por lo tanto, nos parece este cambio sumamente inquietante. Manos fuertes se mueven en la sombra al revés de la euforia predominante de fondo.

Un factor limitador de cualquier subida en la sesión de hoy está siendo en Europa la fuerte bajada del sectorial de materiales básicos.

Recordemos que hemos visto cómo los precios en el último mes de las viviendas nuevas han vuelto a subir otra vez y eso ha sentado fatal al mercado porque consideran que dan vía libre al gobierno para pisar el acelerador de las medidas para controlar la burbuja, como por ejemplo limitar los créditos para la compra de viviendas. El sector inmobiliario ya fue marcado por Caterpillar como el principal generador de crecimiento en el sector, en el que ellos participan directa o indirectamente por una u otra vía.

Pues bien, el miedo al frenazo inmobiliario en China está sentando muy mal al cobre, que sigue perforando mínimos semanales cada día y en estos momentos está ya en 3.21.

Pero hablemos hoy del Ibex 35, con un hito técnico que está siendo muy comentado, lo pueden ver en este artículo que aparece hoy en Cinco Días que es quien ha avisado de esta cuestión técnica.

Ibex: Este hecho sólo ha ocurrido dos veces en 20 años

http://cincodias.com/cincodias/2014/02/23/zona_trading/1393179805_088792.html

Vean esta cita:

En tan sólo dos ocasiones, la media móvil de las 50 sesiones (color verde) se ha cruzado al alza con la de 200 (color amarillo). Fue en 1993 y en 2004. En ambas ocasiones provocaron fortísimas alzas posteriormente.

Y tiene toda la razón el artículo, ese cruce que se suele llamar cruce de oro, a menudo suele traer fuertes tendencias alcistas. Aquí lo podemos ver en este gráfico semanal, que es donde comenta el artículo:



ibex



Como vemos las dos veces que se ha cruzado al alza esta combinación semanal de media de 50 y 200 han dado fuertes subidas y las dos veces que el cruce fue a la baja anticipó varios años de tendencia bajista.

Vamos a ver si se confirma del todo el cruce, que sería una muy buena expectativa, y sigue indicando que Europa, tiene más potencial que EEUU.  De hecho el S&P 500 tuvo este cruce de oro, hace ya mucho en 2011, y por aquella época estaba casi 500 puntos por debajo del nivel actual, lleva mucho subido. Nunca se sabe con estas cosas, pero Europa tiene más potencial a priori de forma clarísima.

Tampoco debemos olvidar que en el Ibex a fin de cuentas, a pesar de los enredos a corto plazo la tendencia de medio plazo sigue siendo alcista, como vemos en este gráfico del futuro del Ibex.

ibex


Como vemos sigue manteniendo una perfecta directriz alcista desde el verano del año pasado, con numerosos apoyos, mientras esa directriz persista la tendencia alcista no tiene discusión.

De momento a corto sigue dentro de la nube ichimoku lo cual es considerado como zona neutral o de confusión. Por cierto que para la semana que viene Intefi organiza un curso sobre Ichimoku, y operativa práctica con señales de entrada y salida  con este indicador, que recomiendo, más información aquí:

http://www.intefi.com/formacion_dinamica.asp?id=216

Otro factor a no perder de vista en la sesión de hoy, con el rabillo del ojo, es que la situación de los emergentes ha vuelto a empeorar.

Se complican las cosas en Turquía. Un nuevo escándalo de corrupción, esta vez de muy alto calado, con una serie de grabaciones que están saliendo por todos lados, están haciendo bajar a su bolsa casi el 3%. Por otro lado la lira turca baja sin parar y ha pasado del cierre de ayer en 2,1750 a 2,2240 en estos momentos (el cruce va al revés), cerca del mínimo histórico de 2,39.

 Hoy hay subasta de deuda de la que se espera baja demanda. 



Además la divisa de Ucrania se desploma frente al dólar el 3% y la rusa, metida hasta las cejas en el avispero ucraniano, también anda con problemas.

Para terminar una reflexión de José Luis Martínez Campuzano de Citi, sobre la pretendida mejora del mercado de trabajo en EEUU.

De hecho, el paradigma del mercado de trabajo en Estados Unidos. Un país donde el crecimiento del empleo (salvo los dos últimos meses, cuestión de las condiciones climatológicas...espero) ha alcanzado el nivel objetivo. Donde la tasa de desempleo ya queda demasiado cerca nivel considerado como desempleo natural, también el objetivo marcado inicialmente por la Fed para comenzar a retirar las medidas monetarias expansivas. Pero, llegado a este punto,  la Fed ahora ya liderada por Yellen ha matizado la urgencia por el cambio de sesgo considerando que hay otros indicadores que muestran la debilidad estructural del mercado de trabajo: desde la elevada precariedad, temporalidad, caída de la actividad y el creciente peso del desempleo de larga duración dentro del total (es cierto que un total a la baja). ¿Es capaz la política monetaria de mejorar la situación? ¿compensan las potenciales ventajas a corto plazo los riesgos crecientes a medio y largo plazo?.

Al final, la coincidencia entre una fuerte creación de empleo mensual y reducción de la tasa de la tasa de actividad conlleva importantes dudas sobre la solidez del mercado de trabajo. ¿Hasta qué punto esta caída de la fuerza laboral es un fenómeno estructural o simplemente coyuntural? Sumen: 1.7 M. de desempleados por encima de la tasa natural de desempleo, 7.3 M. de empleados a tiempo parcial dispuestos a aumentar su horario de trabajo, 2.6 M. de personas que han salida de la población activa en el último año. ¿Cuánto puede suponer una tasa de desempleo encubierta? Según nuestros cálculos, más de medio punto a sumar a la tasa de desempleo actual. Obviamente, la continuidad en la mejora económica probablemente tenderá a reducir este desempleo teórico. Y la Fed es consciente de ello, aunque por el momento valora que hay tiempo para tomar medidas antes de que la creación de empleo repercuta en mayores tensiones de salarios y al final de la inflación. ¿Cuánto tiempo? Probablemente de seis meses a un año. Como ven, entre junio y diciembre para valorar seriamente el cambio de sesgo en los tipos de interés.

Personalmente soy menos moderado que José Luis Martínez y creo sinceramente que el paro real es mucho mayor del que se reconoce.