Hoy estamos teniendo un día de movimiento en el mercado que vuelve a recordarnos que está vivo.

A pesar de las subidas de días recientes, gracias a los anuncios del Banco Central Europeo de las medidas que va a tomar próximamente, cada día más personas esperando algún tipo de movimiento bajista que consiga crear un ambiente en donde el nuevo dinero quiera entrar en el mercado para impulsarnos hacia nuevos máximos. Recordemos que la volatilidad está bajo mínimos y eso siempre asusta por la posible aparición de un evento que la dispare y dé una señal clara al mercado de que el dinero en ese momento se va a ganar apostando bajista.
Tampoco debemos perder de vista que tenemos un evento muy importante el viernes de la semana que viene porque es el vencimiento trimestral de derivados y siempre cabe la posibilidad de que estemos aguantando por esta zona hasta ese momento.

Por otro lado, siguen apareciendo por todas partes análisis muy concienzudos acerca de lo que puede esperar el mercado pero hoy han sido cosas muy puntuales las que nos han alejado de la zona de máximos y además crean frentes que debemos vigilar de ahora en adelante precisamente para intentar tener controlado estos aspectos que pueden ayudar a una sana corrección del mercado.

Para empezar, lo más obvio, las perspectivas de crecimiento. Hoy han sido protagonistas dos, una que toca a países y otra que toca a empresas.

Para comenzar con los países, en la apertura ya teníamos encima los recortes del Banco Mundial:
Hoy el banco mundial ha recortado la perspectiva de crecimiento mundial hasta el 2,8% desde el 3,2% de junio. Considera que varios factores han recortado esa perspectiva como la crisis de Ucrania, el mal tiempo en EEUU, el cambio de política de crecimiento en China y algunos enfrentamientos políticos.

Con respecto a la división entre países desarrollados y en desarrollo, ve para los segundos un crecimiento del 4,8% desde el 5,3% anterior y lo califica de “decepcionante”. Para los primeros un crecimiento este año del +1,9% desde el 2,2% y considera que la recuperación está ganando tracción.

Evidentemente, si hay un menor crecimiento mundial, podemos esperar un menor influjo positivo a las cotizaciones de las empresas, porque es algo que resta un poco de potencial alcista.

En el mismo sentido, el movimiento más sonado del día han sido las rebajas de los beneficios de Lufthansa para este año y para el que viene:

Ha recortado sus perspectivas de beneficios tanto para este año como para el año que viene. En concreto ahora para 2014 espera 1000 millones de euros limpios cuando antes esperaba una horquilla de entre 1300 y 1500. Además, también ha dicho que no espera conseguir el objetivo para 2015 y lo rebaja a 2000 millones de euros.

La razón está en la fuerte competencia de las aerolíneas del golfo que son propiedad de sus gobiernos y además hay que sumar los efectos negativos de las divisas junto con las huelgas de los pilotos.

Pero hay otras cosas que debemos tener muy controladas que no tienen demasiado que ver con movimientos del propio mercado, sino por cosas fuera de mercado que nos van a poder afectar.

La principal de ellas es la investigación que está llevando a cabo la Unión Europea sobre la actuación de algunos países con respecto a los impuestos que pagan algunas multinacionales muy fuertes en Holanda, Luxemburgo e Irlanda. Todo mundo dice que se han ajustado a las normas, pero la Comisión Europea, como el resto de ciudadanos, no se pueden creer los bajos impuestos que pagan cuando la ciudadanía para muchísimo más.

Pues bien, aquí el problema es que las empresas que están siendo investigadas son de alto calibre como por ejemplo StarBucks o Apple, por lo que si la Comisión Europea consigue modificar todo el entramado financiero de estos países con estas empresas, estaríamos hablando quizá de una multa suculenta y además de un aumento de los impuestos a posteriori, algo que debilitaría los beneficios futuros de empresas tan importantes, algo que también hace recortar el apoyo alcista en sus cotizaciones.

No nos olvidamos de los bancos centrales, ya que el Banco Central Europeo está inmerso en todas las discusiones a ver qué puede hacer para bajar la política monetaria al alcance de la economía real. Inglaterra y Estados Unidos están en el sitio contrario, muy pendientes de la economía para empezar subir los tipos de interés.

Pues bien, hoy en Reino Unido hemos tenido la tasa de desempleo de abril que ha bajado mucho más de lo esperado hasta el 6.6% desde el 6.8% y mejor de lo esperado que en una bajada al 6.7%. El propio banco de Inglaterra ya dijo hace poco que no tenía prisa para subir los tipos de interés, pero recordemos que el Fondo Monetario Internacional reconoció que había subestimado la potencia de la recuperación de Reino Unido, así que no es descartable que el propio banco de Inglaterra tenga que rectificar en algún momento y decir que sí tiene prisa para subir tipos, algo que no gustaría de ningún modo al mercado.

Por otro lado, hoy desde el Banco Central Europeo se han empezado a dibujar unas líneas maestras para acercarse al mercado de ABS en donde pide más transparencia y uniformidad en el mercado para que sea más fácil su negociación, aumente la liquidez, y de esa manera ellos tengan más facilidad para poder operar en él, aunque no saben bien si es mejor ir por compras en el mercado secundario o favorecer algún tipo de rebaja en los mismos. Hay que recordar que el Banco de Inglaterra potenció la recuperación económica a través de un programa llamado "fondos por préstamos" y que es precisamente lo que quiere hacer el Banco Central europeo a través de sus TLTRO.

Hoy hubo un punto que también generó algo de inestabilidad, pero duró escasos minutos. El propio día de la rebaja de los tipos en el BCE desde Alemania se pidió una entrevista con Draghi que ha tenido lugar hoy, despertando algunos nervios pensando en que Alemania volvería a poner dificultades a las medidas tomadas, pero hay que recordar que se tomaron por unanimidad. Además, todas las partes han avisado de que forma parte de encuentros regulares. Aunque haya sido por unanimidad la toma de la decisión de estas medidas, hay que recordar que Alemania mira a sí misma y poco más, por lo que es normal que un entorno de bajos tipos de interés les cueste mucho de tragar porque a cualquier persona que tenga dinero ahorrado en el banco, le va a hacer perder dinero y los alemanes tienen mucho en sus cajas de ahorros. Es más, el ministro de finanzas Schaeuble ya ha advertido que la situación actual requiere estas medidas, pero no se pueden solventar los problemas con bajos tipos de interés.

Sin embargo, la incertidumbre del mercado es muy alta porque al igual que se ven puntos a tener en cuenta para una posible corrección, se ven factores que son justo todo lo contrario, como por ejemplo la recompra de acciones propias. Es evidente que en un mercado que ha bajado bruscamente la capitalización bursátil, cuando vuelve otra vez a entrar el dinero buscando algo que tiene un número menor que el que había antes de la crisis, los precios se disparan mucho más arriba de donde estaban, por lo que mientras siga apareciendo esta fuerza de extracción de tomates del mercado, el precio de los tomates tiene un punto alcista.