Día soso y aburrido a estas horas en Europa, algo por otro lado que va a ser cada día más normal conforme nos vayamos metiendo de pleno en la temporada de vacaciones de la mayoría de operadores.
 
Las sanciones a Rusia, y una fuerte caída del sector constructor europeo, debido a algunos malos resultados, son los factores negativos.
 
Pero también pesan positivamente algunos resultados empresariales favorables y especialmente la espectacular subida de twitter de casi el 30% tras publicar ayer cifras financieras.
 
Y todo esto muy bien, pero los gráficos son muy claros.
 
Bueno, que está claro que no hay nada claro, lateral de abajo a arriba. Vean el del futuro del Dax que es el que manda en Europa.
 
s1
 
Los días pasan, bandazo arriba y abajo, pero nada de nada. Por debajo de 9.500 más de uno va a tirar la toalla. Por encima de 9.800 podría estar todo más interesante, pero aún así solo la ruptura al alza del 10.000 que está lejísimos abriría las puertas de una nueva subida.
 
El futuro del eurostoxx está igual y lleva casi 17 sesiones donde apenas se mueve.
 
Esto ya saben cómo funciona, vender no quiere vender nadie, el BCE está ahí. Y comprar tampoco porque hasta el más duro de pelar tiene miedo que el ultrasobrecomprado Wall Street puede dar algún susto veraniego, que no será el primero en los últimos años.
 
Y vaya que si es peligroso ir contra el BCE. Y más tras ver el decepcionante dato de inflación español de hoy. -0,3% en interanual. Eso sí, todos dicen que no hay deflación, que esto es temporal… El caso es que el IPC español pesa lo suyo en el de la zona euro, y esto no pinta bien. El BCE va a tener más presión para hacer algo más que los TLTRO, de hecho la deuda española ha subido en cuanto ha salido el dato.
 
s2
 
No obstante el Ibex lo vuelve a hacer hoy también mejor que los demás, gracias al dato de PIB que ha quedado mejor de lo esperado, con una subida en el segundo trimestre del 0,6%.

s3
En una situación tan difícil y compleja como ésta, no hay que tener prisa.
 
El Dr. Steenberger lo describe muy bien en este artículo:

Operar como un francotirador: combinar la agresión y el auto-control
 
En un artículo reciente, resumí cómo una excesiva orientación al logro de un trader puede llevarle a “forzar” las operaciones, dejando a un lado los planes y las reglas de trading. Esto ocurre a menudo cuando los traders se frustran por las pérdidas o por la lentitud de los mercados e intentan compensar la falta de resultados iniciando posiciones demasiado grandes o demasiadas posiciones. Los traders fuerzan la situación cuando se sienten presionados, ya sea por los beneficios, por la acción o para conseguir una ventaja competitiva sobre otros traders.

El resultado es una pérdida de auto-control, a medida que la agresividad reemplaza al buen juicio. El éxito en el trading puede ser discrecional o basado en sistemas, pero siempre debe estar regido por reglas, controlado por consideraciones básicas de gestión del riesgo y la oportunidad. Por supuesto, esto podría servir para una definición de una mala operativa: cuando la necesidad de operar desborda la necesidad de preservar e incrementar el capital.

Uno de mis pósteres favoritos en mi oficina es un francotirador militar en el campo de batalla, asomándose desde su escondite. El pie de foto dice: “La mejor arma del francotirador es una mente afinada. Combina el dominio del sigilo, la visualización del entorno, la balística y la habilidad de disparar con precisión en uno de las armas más letales que jamás haya infundido el miedo en el enemigo”.

Si el francotirador se volviese demasiado agresivo y se aburriese esperando al tiro adecuado, saltaría de su escondite y comenzaría a disparar al enemigo sin ton ni son. La mayoría de los tiros se desperdiciarían y el francotirador fuera de control sería rápidamente localizado y acribillado a tiros.

No, el francotirador espera al disparo ideal: el “sigilo” y la “visualización del entorno” son herramientas esenciales de su oficio. Ser un francotirador supone combinar la agresión con un exquisito auto-control y juicio. Es agresión controlada.

A lo largo de los años, he aprendido a operar como un francotirador, en vez de iniciar una posición tras otra rápidamente. Cuando finaliza una operación, me quedo fuera del mercado y espero una nueva oportunidad. Durante el tiempo de espera, refresco mi “visualización del entorno” (la valoración de las condiciones del mercado y mi propia condición) y vuelvo a mis reglas básicas de trading.

La idea es operar sólo cuando tengo una visión despejada del objetivo. Todo lo demás es espera y preparación, permanecer al margen en una posición defensiva. Es ese tiempo entre disparos al objetivo el que proporciona el auto-control. Es difícil forzar la situación cuando uno se toma el tiempo de volver a valorar la situación, volver a cargar y volver a cubrirse tras un tiro fallido. Con la suficiente repetición, este proceso se vuelve automático: su modo por defecto es el de auto-control.

Planifique. Opere. Vuelva a valorar el plan. Opere. Es un ritmo que combina lo mejor de la orientación al logro y la agresión con el buen juicio y la cautela. Es una sensación estupenda planificar una buena operación, ejecutarla a la perfección y a continuación tranquilizarse y esperar hasta la siguiente oportunidad. Cualquier habilidad, afinada y ejecutada con precisión, es una forma de obra de arte. Creo que los mejores francotiradores lo entienden.
Traducido del original: Trading Like a Sniper: Blending Aggression and Self-Control
 
El lateral de las bolsas ha contagiado a las divisas. Personalmente hace bastantes días, que ni me molesto en mirarlas en mi operativa habitual intradía. Están absolutamente muertas, con movimientos lentísimos y muy difíciles para sacar nada en esta operativa a muy corto.
 
¿va aseguir mucho tiempo esto así? Pues el mercado cree que no. Hoy comentaba Reuters, que se está abriendo un spread muy exagerado y totalmente anormal entre la volatilidad de las opciones a un mes y a un año. Es lógico que sea menor la volatilidad a un mes, pero no tanto. Ahora mismo según estos datos, en el euro contra el dólar y en la libra contra el dólar, por ejemplo hay 2,2 puntos porcentuales de diferencia. Nunca se había visto tanto desde diciembre de 2012. El mensaje es claro. El mercado espera una subida de volatilidad en forex realmente fuerte en algún momento a partir del verano, cuando los TLTRO estén en marcha.
 
Todo se toma con sorprendente tranquilidad. Por ejemplo el posible default de Argentina, del que casi no se habla, y que podría llegar si no hay acuerdo esta misma noche.
 
Una posibilidad podría ser esta que plantea mi compañera de redacción Ana Linares en Estrategias de Inversión
 
Pero, ¿y si Argentina hubiera decidido que el impago es la opción menos mala de las que tiene por delante? Eso es lo que han llegado a asegurar algunos expertos. El temor de Argentina a que se dispare la clausula RUFO (Rights Upon Future Offers) y el país se vea obligado a tener que pagar a los bonistas que aceptaron la reestructuración del default de 2001 podrían haber hecho pensar al gobierno que quizá, lo mejor, es declarar un impago técnico provisional.
 
 De esa forma, el país podría esperar hasta enero, cuando la RUFO expire y poder pagar a los bonistas como si nada hubiera pasado.

Podría, -sugieren algunos expertos-, reestructurar toda la deuda bajo jurisdicción extranjera en bonos sujetos a las leyes argentinas y evitar así tanto la RUFO como futuros conflictos como el que está sufriendo ahora con la Corte Suprema Estadounidense en general y con el juez Thomas Griesa en particular.
 
Pues todo podría ser, habrá que esperar a esta noche.
 
Hoy no olvidemos que es día FED. Habrá comunicado de la FED que siempre procura satisfacer a los mercados. Y si no vean esta curioso dato que facilita Bespoke. Una persona que hubiera estado solo en mercado los días en que hubo reunión de la FED desde diciembre de 2008, habría estado 45 días en mercado y habría ganado el 23,4% con un drawdown de tan sólo el 2,9%. Ya ven cómo son las cosas. Y ahora que está Bamby Yellen de presidenta pues mejor aún. ¡Viva Disney!