La situación en Europa en estos momentos se está recuperando del dramático susto que hemos tenido nada más comenzar la sesión por traernos a la memoria los desgraciados eventos que tuvieron lugar hace no demasiado tiempo en París por atentados terroristas.
 
Bélgica se ha visto sacudida esta mañana por varias explosiones tanto en el aeropuerto de Bruselas como en el metro de la ciudad, muy cerca de las instituciones europeas. Todo esto a muy pocos días de la detención del último huido de la masacre de París.
 
Como consecuencia de ello, la ciudad de Bruselas ha suspendido todos los transportes públicos, se pide a la ciudadanía que no se mueva de donde está y la Comisión Europea ha pedido a su personal que no salga de las instituciones donde están o de sus propias casas. Se ha advertido, desde los países colindantes, que no se viaje a Bélgica y Alemania ha reforzado las fronteras, considerando que el ataque de hoy no va sólo por Bélgica, sino porque se quiere destrozar la libertad de paso de toda la unión.
 
Prácticamente todos los países se mantienen en máxima alerta antiterrorista y se revisarán los planes de los mismos en pocas fechas.
 
Varias son las consecuencias que está teniendo el evento a nuestro alrededor, siendo las más evidentes, los problemas de los activos de riesgo que están siendo compensados con la presentación de algunas cifras económicas que han conseguido levantar un poco el ánimo a los inversores.
 
Los activos de riesgo han tenido problemas poniendo a todos los súper sectores del Stoxx 600 en negativo pero con especial protagonismo los que tienen que ver con el turismo, así que el de viajes y ocio es el peor del día con un descenso de -2,09%, descontando que habrá problemas de demanda estas vacaciones y además una mayor dificultad de operativa por el aumento de la seguridad. Como podemos imaginarnos, las aerolíneas tienen problemas, los operadores de aeropuertos también y algunas firmas de turismo siguen el mismo camino bajista.
 
Además, el mercado de divisas también se ha movido, porque las monedas refugio han tenido especial acogida, como por ejemplo el franco suizo. Hay que ser conscientes también de que las medidas tomadas por el Banco Central Europeo no favorecen que el euro tenga un buen desempeño, así que a la primera de cambio el euro se devalúa.
 
El más preocupante, sin embargo, es el dólar yen porque ya saben que se utiliza para conseguir préstamos a muy bajo tipo de interés y poder colocarlo en zonas que generen beneficios que aguanten esos pagos. De momento está descendiendo -0,24% pero todavía se mantiene por encima de los mínimos de este año, por lo que hay una cautela ciertamente esperanzadora de que la situación no vaya más.
 
La segunda vertiente de todo este evento son los muy desafortunados comentarios que han empezado a aparecer por Twitter con referencia clara a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, buscando cierta justificación en un voto favorable en el referéndum para poder evitar la influencia de los terroristas si se mantienen dentro de la unión. El efecto secundario está claro, la libra ha empezado a tener problemas y el euro libra sube 0,45% y la libra dólar desciende -0,64%.
 
Saliéndonos ya del ámbito de este desgraciado día, las noticias corporativas son las que están moviendo el mercado, con un súper sector bancario que desciende -1,61% por el miedo a que se empiece a rebajar la calificación crediticia de Deutsche Bank, que no ha levantado la cabeza desde que reconoció que el año 2016 podría, o tener muy poco beneficio o muy poca pérdida, lo que se consideraría casi como un año perdido.
 
En general, de fondo, no debemos perder de vista que tenemos las vacaciones justo delante y además estamos en semana posterior al vencimiento trimestral de derivados, por lo que son dos factores bajistas, o de debilidad, muy importantes.
 
Tras los descensos fuertes de esta mañana, a corto plazo, en gráficos de 30 minutos, los futuros del índice español, alemán y europeo, se metieron en sobreventa, lo que ayudó a frenar el descenso hasta que empezaron a salir datos económicos.
 
Los PMI de Alemania y de la euro zona han quedado bastante bien, lo que ha ayudado a que no aumenten más los problemas y el rebote apareció con el dato del sentimiento económico alemán, que ha mejorado bastante, lo que nos ha sacado de mínimos del día a bastante velocidad hasta el punto de ver al DAX estar muy cerca de pasar a positivo, lo que nos lleva otra vez al entorno de la resistencia de los 10.000 puntos y no quitando ojo al máximo de ayer que marcó la siguiente resistencia, el 38,2% del retroceso de la bajada desde los máximos del año pasado y además los mínimos de diciembre de 2015.