Mercados muy lentos y sin volumen, donde deciden noticias sueltas de algunos valores. Bonos muy laterales, el dólar se recupera, pero sin demasiada convicción. Véase vídeo adjunto.