Los mercados europeos caen con dureza, por malos resultados y el hartazgo de los operadores de los bancos, prefieren venderlos a lo que sea e irse de vacaciones sin esa pesadilla encima. Europa sigue dando muestras de estar mucho más débil que Wall Street. Si hubiera una corrección allí, la podemos multiplicar aquí por 3. Véase vídeo ajunto