La tónica en los mercados europeos sigue la línea de días anteriores, pero estamos empezando ya entrar en la órbita de influencia del dato de creación de empleo de EE.UU. que conoceremos mañana, ya que hoy tendremos el dato de paro semanal en pocos minutos.

Hay que recordar que la tendencia actual lleva ya tiempo sobre nosotros y no son pocas las personas que tienen beneficio, por lo que ante la incertidumbre de los datos macro, algunos cerrarán posiciones, por lo que sei la tendencia de corto plazo en intradía es bajista, eso generará algún intento que otro de rebote aprovechando alguna noticia.
 
Nada más comenzar la sesión hemos continuado con los descensos al ver que el euro volvía superar los máximos del mes tanto contra el dólar como contra la libra, aprovechando también que esta última está muy estresada por las elecciones que se están llevando a cabo en Reino Unido, algo que ha pesado mucho también sobre su bolsa y los valores más fuertes de las petroleras y las mineras.
 
Además, el descenso de los precios el mercado secundario de deuda ha continuado, generando todavía un aumento más alto de las rentabilidades que se han visto reflejadas en el mercado primario con subidas de tipos en las subastas tanto francesa como española de medio y largo plazo.
 
Sin embargo, nos hemos dado la vuelta y las pérdidas se han relajado algo en cuanto ha aparecido el primer evento técnico importante del día, que ha tenido lugar en el futuro del bono alemán a diez años con nocturno.
 
Los descensos aceleraron hace bien poco tras perder la media de 200 sesiones con nocturno pero hemos impactado a mucha velocidad contra el soporte de los 152 puntos que fue resistencia en los últimos dos trimestres del año pasado. En ese momento, se han cerrado posiciones y se está generando un rebote bastante fuerte, lo que ha animado también a que se den la vuelta las tendencias previas en el euro y en los mercados, alejando al euro de los máximos de la sesión y a los mercados de riesgo de los mínimos.
 
Como decimos, nos estamos acercando al dato de creación de empleo y de paro semanal, y eso favorece, históricamente, que empiecen movimientos de más corto plazo por ese ajuste de posiciones antes de dos datos tan importantes y tan seguidos.
 
Evidentemente, otra cosa es lo que pueda pasar con la interpretación de esos datos, que pueden activar esa corrección de la mini tendencia previa o fomentar la en función de la interpretación que se haga del mismo.
 
De Grecia nos llegan informaciones que en general nos dejan en una posición más o menos neutral porque por ejemplo el ministro de finanzas es optimista para alcanzar un acuerdo sobre financiación los próximos días con semanas, pero sin embargo representantes del gobierno dejan claras las líneas rojas que no se pueden pasar y en dónde no se puede ceder, así que todo está ligeramente en el aire, aunque los inversores sí aparecen con cierto optimismo porque la deuda a diez años de Grecia baja los tipos y se colocan el 10,64%.
 
La relajación en el aumento de tipos de Alemania está ayudando a que aparezca una corrección en Italia y en España, lo que hace que los tipos bajen hasta el 1,86%. El diferencial prácticamente ha desaparecido entre estos dos últimos países, ya que la tensión por las elecciones en nuestro país suele tener este efecto.
 
El aumento de las rentabilidades, tal como comentamos en la apertura, viene muy bien a las aseguradoras porque les permite alcanzar rentabilidades sin asomarse mucho al riesgo, así que no es de extrañar que el súper sector de aseguradoras sea el mejor del día con 0,32%.
 
Cambiando de tema, en la misma línea de ayer, donde hace pocos días, hablaba del gráfico de la II Guerra Mundial, voy a ponerles hoy una cita de mi libro Leones contra gacelas II edición ampliada y actualizada.
 
Voy a ampliar un poco más otro caso famoso, me refiero al asesinato de J. F. Kennedy. El mercado era alcista desde hacía bastante tiempo.

Llega el asesinato y, por supuesto, se produce una caída, pero no muy diferente de las que se llevaban como correcciones técnicas en los meses previos, y a continuación se reanuda la tendencia alcista como si nada, teniendo en cuenta que aquello fue un asunto muy serio y que, según me contaron mis padres porque yo tenía 3 años y la verdad no me acuerdo, copó a los medios de comunicación durante mucho tiempo.

Tras el asesinato, el Dow bajó el 3%, a los 20 días subía el 7% desde ese mínimo tocado y a los 2 meses más del 12%. Estos efectos, como acabamos de ver, no son duraderos en el mercado.

Ned Davis Research defiende lo mismo y es que al final sacan la media de los 37 acontecimientos más graves en la historia desde 1900 y los números no engañan: bajada media del 3%, subida del 4% desde ese mínimo a los 22 días, del 10% a los 4 meses y del 17% a los 2 años.

Así que ocupemos el tiempo en los líos del mundo lo justo y volvamos a la enjundia económica.
 
Rohm McEvan publicaba  un artículo en la revista Stocks and Commodities de hace un par de años donde reivindica el low-frequency trading. El autor dice que ante los nervios y las prisas del trading de alta frecuencia con muchas operaciones constantes, él prefiere las operaciones lentas, y dedicar el tiempo a vivir bien. Él intenta no sufrir el estrés de las operaciones rápidas, y sus ideas pueden venir a muchos inversores más tranquilos en la operativa.

Para ello recomienda detenidamente un método sencillo, que él asegura al final no tiene nada que envidiar a los rápidos.

Se limita a calcular al cierre de cada sesión en el Dow Jones, es de suponer que esto funcionará bien en cualquier otro índice bursátil los valores que suben y los que bajan en NYSE. Este dato aparece publicado por todos lados. El da esta lista de índices y ETFS como aplicables a la estrategia:

Since I am using the NYSE advance-decline data, I will
be following the Dow Jones Industrial Average (DJIA). You
could use exchange traded funds (ETFs) that track the DJIA
such as the SPDR Dow Jones Industrial Average Trust (DIA).
You could also follow a similar strategy using the NASDAQ
advance-decline data and its appropriate indexes, or ETFs such
as PowerShares QQQ Trust (QQQQ) or the NASDAQ-100
Equal Weighted Index Fund (QQEW).

Él se ha construido una hoja excel, donde anota cada día los valores que suben y los que bajan del NYSE (siempre del NYSE aunque luego aplique las entradas a otros índices).

En la tercera columna de la hoja excel calcula lo que llama el AD%, cuya fórmula es:

The formula for the daily AD percent change is ((Advancing issues minus declining issues) divided by (Advancing issues plus declining issues)) x 1000

Es decir, valores que suben en NYSE en el día menos los que bajan y el resultado se divide por el resultado de sumar los valores que suben y los que bajan, multiplicando todo por 1.000.

En la cuarta columna calcula el acumulado de la columna anterior que va arrastrando, y por fin en la última columna calcula la media de 1 año de la columna anterior, es decir del acumulado.

La técnica es simple, si el acumulado está por encima de su media de 1 año se entra en bolsa, si está por debajo se está fuera.

El resultado es sorprendentemente bueno, da muy pocas señales y suele andar bastante fino, eso sí las señales son de largo plazo.

Impuso estar largo entre el 95 y el 98.

Dentro entre el 2000 y 2002.

Dentro entre el 2003 y 2007.

Dentro desde el 2009 mediados de 2013, donde ya no miré más.

En total habrá sacado casi 12.000 puntos entre 1995 y mediado 2013, cuando con el clásico buy and hold se habrían sacado 8.000 y con unas variaciones y volatilidad tremendos.

Un método sencillo, que puede dar ideas para complemento de otros métodos además. Parece una idea bastante válida para trabajar en el laboratorio.

Es de destacar que el autor no plantea la posibilidad de ponerse corto en las fases contrarias. Y ya saben lo que les he comentado muchas veces a este respecto. Dada la asimetría de las bolsas, que se mueven muy diferente cuando van al alza que cuando van a la baja, no suele ser una buena idea intentar pillar cortos en fases bajistas, siempre hablando del medio plazo. El sufrimiento, los rebotes tremendos a la contra, las declaraciones e intervenciones políticas para que suban de nuevo, acaban por volvernos locos, al menos esa es mi experiencia personal. En cambio, cuando se va al alza, las cosas van más lentas más tranquilas, y con rebotes a la contra mucho menos enervantes.