La sesión en Europa en estos momentos está siendo relativamente aburrida, aunque no exenta de movimientos bruscos en el plano intradía.
 
No hay factores extra que se hayan añadido en lo que llevamos de sesión que sean diferentes a lo que ya vimos en la apertura del mercado, así que los dos factores principales que tenemos encima de la mesa son las buenas noticias que tiene Volkswagen y los datos macro de la economía mundial.

Para comenzar, toda la atención sigue puesta en lo que pueda pasar con los bancos centrales, ya que el viernes tuvimos malos datos de China que se unen a las decepcionantes ventas minoristas de Estados Unidos de ese día y además un fuerte descenso del crecimiento anualizado de Japón que conocimos esta mañana. En resumidas cuentas, seguimos en un momento crucial de la economía mundial y que sigue haciendo que todas las miradas estén puestas en lo que hagan los bancos centrales.
 
Con respecto a Europa, la salida de Reino Unido de la Unión Europea sigue siendo esa especie de mosca que no nos acabamos de quitar de encima, ya que el resto de Europa quiere que se pida cuanto antes el artículo 50 para empezar a negociar los términos del divorcio en un plazo máximo de dos años, pero Reino Unido es sabedor de que son ellos los que tienen la sartén por el mango, ya que nadie puede presionarles para que activen dicho artículo antes de tiempo, por lo que se espera que se retrase todo lo posible hasta que estén seguros de que la jugada es ganadora y no al contrario. De esta manera, el Banco de Inglaterra ya ha movido ficha bajando los tipos de interés y haciendo que su mercado sea más atractivo debido al relativo alto dividendo y además las exportadoras se vean beneficiadas de una bajada de la libra, y todo ello en un contexto en donde la separación de la Unión Europea no les puede hacer mella todavía porque siguen dentro de la Unión. Eso no quita que las grandes empresas empiecen a retocar sus planes de contratación y planes de futuro, pero cuanto más se retrase toda la negociación, el impacto sobre su economía será más lento porque mucho dinero intentará aprovechar esa ventana que ha abierto el Banco de Inglaterra.

Por otro lado, el índice alemán es el que más vigorosa actividad ha presentado durante todo el día ya que el super sector de automoción y recambios se ha visto favorecido por esa noticia de que Alemania ha dado el visto bueno a una nueva solución que cerrará el caso para cerca de medio millón de motores afectados por el escándalo de la manipulación de las emisiones, así que este sector tan influyente en el índice alemán, ha sido el principal punto de subida de toda Europa.

Sin embargo, la situación no está clara y todo el mundo se mantiene en una especie de espera, ya que en cuanto empezaron a aparecer problemas en el super sector de recursos básicos, siendo el peor del día con un descenso superior al 1%, se han recogido beneficios en el sector de automoción y nos hemos alejado bruscamente de los máximos de la sesión, dejando al futuro del índice alemán con unos máximos ligeramente por encima de los 10.800 puntos. La vuelta a la baja coincidió con la entrada en la sobrecompra en gráficos de 30 minutos tanto del futuro alemán como del europeo, dejando figuras bajistas como una estrella de la noche en el EX50.

Estamos a mediados de agosto y eso se nota en el volumen, aunque ahora todo el mundo se pone a mirar a Estados Unidos y ver si los datos macro que tenemos hoy nos generan algún tipo de movimiento, aunque mucho está centrado en el optimismo de las constructoras y el índice de New York del sector de manufacturas.

Europa se mantiene esperando y veremos si Wall Street es capaz de sacarnos de este sopor.