Sesión de idas y venidas la de hoy en Europa. Empezábamos claramente al alza. Motivos no faltaban. Si bien en China se habían tenido unos malos datos de exportaciones, con bajada del 6,6% cuando en realidad se espera una subida de 4,8%, pesaban más otros factores, como por ejemplo:
 
1- 1- El cierre fuerte al alza de Wall Street, muy favorecido por los comentarios que se veían en la lectura de actas de la última reunión de la FED. Muchas dudas entre sus miembros, sobre las futuras subidas de tipos. El mercado recibía el mensaje de que esta temida subida no estaba aún cercana. Esta noticia reafirmaba la fortaleza del soporte de la media de 50 días en el futuro del mini, como podemos ver en el gráfico adjunto. Es la línea naranja.
 
1
Ese nivel sigue siendo clave.
 
Por cierto, qué interesante la estadística de Bespoke que publica hoy sobre los días posteriores a la lectura de actas de la FED. Desde enero de 2013, ha habido 10 lecturas, y sólo dos bajadas el día después. Aunque no sé, si esta vez funcionará, porque en los 10 días de lectura se bajó en todos menos en 3. A ver si esta vez va a ir todo al revés…
 
 
2- 2-La vuelta de Grecia a los mercados. Parecía mentira pero ya está ahí otra vez, y esto se ve, y con razón, como algo muy positivo, en una emisión a cinco años parece que había peticiones como por ocho veces del total de papel disponible, casi nada. Todo esto sigue siendo muy bueno para el resto de la deuda periférica.
 
3- 3-Las esperanzas no perdidas del todo de que el BCE haga una QE. De momento hoy ha gustado que JP Morgan dijera en una nota que los tipos de interés no pueden subir en la eurozona hasta por lo menos mediados de 2018.
 
 
Pero cuando nos la prometíamos muy felices, ha llegado a media mañana una furiosa oleada de ventas. Visto y no visto, y todas las bolsas se han puesto a bajar duramente especialmente el Ibex, que ya llevaba el día torcido tras saberse que finalmente Bankia vendía su participación sobre Iberdrola, con precio netamente por debajo del que tenía ayer al cierre la eléctrica.
 
La explicación, es curiosa, y demuestra lo fácil que pueden mover mercado las manos fuertes. Vean este gráfico del Eurostoxx en 1 minuto.
 
 
2

 
Observen donde están los círculos. El futuro del Eurostoxx estaba más o menos tranquilo, negociando en los minutos de más volumen unos 1.800 contratos como mucho.
 
De repente, una sola mano fuerte, ha metido un paquete de casi 20.000 futuros de golpe. Esto ha hecho saltar todos los stops, y ya posteriormente ha venido una oleada de ventas que ha durado un buen rato de operadores que vendían sin saber lo que estaba pasando. Una sola venta ha causado todo este desaguisado.
 
Comentan que no les ha gustado ni el dato de producción industrial de Italia ni el de Francia, y que han decidido tomar beneficios. Posiblemente habían acertado el último tramo alcista del mercado. No debemos olvidar que el Eurostoxx sigue en lateral total, y que cuando se acerca a la zona de techos pasan estas cosas.
 
Otro papelón más para la colección que llevamos en los últimos tiempos.
 
Posteriormente, cuando se ha aclarado al cabo de bastante tiempo que solo se había tratado de esta orden de venta enorme aislada, se ha producido un rebote desde mínimos al ver que no se trataba de ninguna noticia grave.
 
De hecho se ha recuperado completamente toda la bajada anterior, como podemos ver en el gráfico siguiente ya actualizado a estas horas
 
3
 
En suma, una especie de flash crash, causado por las manos fuertes.
 
Esto que acaba de pasar, desde luego pone sobre el tapete el tema de los stops loss. Quien no se lo pusiera podría haberlo pasado muy mal en la caída que además ha durado bastante.
 
Dejado claro que no es negociable trabajar sin stop loss, nos surgirá el problema de cómo ponerlos. Esto es más difícil de lo que parece. Requiere mucho estudio de nuestra propia táctica. Demasiado cerca acabarán lastrando la operativa de manera notable, demasiado lejos perderemos demasiado. No es fácil, pero el doctor Steenberger da aquí una variante teórica al asunto que creo es de mucho interés. Lo traigo a colación por la violencia de los días en que nos movemos.
Los stop-loss en el trading: ¿los necesitamos al operar?


Henry Carsten ha escrito recientemente sobre distintas formas de gestionar el riesgo aparte de con los stops. He observado que los traders tienden a utilizar puntos de stop-loss que no sólo están basados únicamente en el precio, sino que además suelen estar en puntos relativamente obvios. Por ejemplo, alguien que esté corto pone un stop justo por encima de un máximo reciente o viceversa. Los stops justo por debajo o por encima de un rango lateral reciente también son habituales.

El problema con estos stops es que son objetivos naturales para los programas algorítmicos que explotan las asimetrías en las órdenes de compra y venta y en las tendencias. El trader que utiliza stops obvios sufre las rupturas falsas, saliendo de las operaciones justo antes de que se den la vuelta y se muevan en la dirección pretendida.
 
Una buena forma de valorar sus stops es hacer un seguimiento del mercado justo después de que le haya saltado el stop. ¿Le suele ahorrar dinero su stop? ¿Le protegen del riesgo o le privan de oportunidades? La mayoría de los traders nunca ha examinado en profundidad el verdadero valor de sus stops; simplemente asumen que los stops son necesarios (que lo son) y los coloca de forma intuitiva (y obvia).
 
A lo largo de los años, he descubierto que situar los stops más lejos de mis entradas, en puntos en los que mi idea de trading subyacente esté claramente equivocada contribuye a evitar que me salten cuando la idea es correcta. Estos stops de precio sirven para evitar una catástrofe. En mi operativa me han resultado más efectivos, en general, los stops basados en indicadores y en el tiempo transcurrido.
 
Un ejemplo de stop basado en un indicador sería un aumento repentino en el TICK de la NYSE hasta nuevos máximos o mínimos en contra de mi posición o un aumento en el volumen al alza o a la baja en contra de mi posición. Tan pronto como veo este aumento cierro la posición y vuelvo a evaluar la situación. La mayoría de las veces, ese aumento indica que la tendencia a corto plazo se ha movido en mi contra y que no es una buena idea luchar contra la misma.
 

Los stops basados en el tiempo surgen de mi observación de que mis mejores operaciones tienen una buena ejecución y suelen moverse a mi favor con relativa rapidez, con muy poco drawdown. Si tengo que esperar y esperar en la operación, las probabilidades de que se mueva a mi favor disminuyen: los factores que me hicieron realizar la operación no siguen estando en vigor. De forma parecida, si el mercado se mueve en mi contra nada más entrar, generalmente me resulta mejor cerrar la operación con una pequeña pérdida y volver a evaluar la situación.
 
 
Es importante tener puntos de stop-loss para las operaciones. Como he señalado con anterioridad, todo el mundo tiene un punto de stop-loss: o bien uno explícito, basado en el movimiento del mercado, o bien uno basado en el dolor. Este último puede eliminar los beneficios de varios días de buen trading.
 

Pero aunque es importante tener stops, no necesariamente todos los stops tienen que basarse en el precio. Debería cerrar una posición cuando vea que la idea subyacente es incorrecta, no simplemente cuando haya perdido una cierta cantidad de dinero.
 
 
Traducido del original: Stop-Loss Points in Trading: Do We Need Stops When We Trade?
 
 
Visto el artículo, un comentario personal de un servidor. Ya saben que sobre todo me dedico al muy corto plazo. En mi operativa a muy corto de mucho tiempo he observado lo mismo que el doctor, cuando pasa mucho tiempo desde la toma de la posición muy mal asunto. Eso quiere decir que la idea con la que entramos ha quedado desvirtuada, y hay que valorar la salida. Personalmente creo imprescindibles los stops de tiempo, al menos en el corto plazo. Mejor, si tarda mucho dejarlo, y esperar a algún indicio de que el mercado vuelve a irse con interés a donde pensábamos. Las mejores operaciones son siempre las que se ponen de cara rápido. Los alumnos que siguen trabajando conmigo a diario, saben muy bien, que esto para mí es sagrado, y a menudo oyen la cantinela por mi parte: cierro porque tarda mucho….