Europa intenta cerrar la semana con una nueva mejora en los mercados que estaba haciendo que todos los ojos estén puestos en la búsqueda de motivos para saber si esto puede ser el inicio de un movimiento alcista de más calado o, al igual que cuando una persona cruza la calle, que mira ambos lados, puede haber algo que pueda sorprendernos en plena mejora.
 
La situación no es nada fácil porque si nos dedicamos a colocar un poco encima de la mesa todas las piezas del tablero, veremos que prácticamente estamos en un empate, pero hay un punto que desequilibrar la balanza hacia un lado y que es lo que más está preocupando de todo este último movimiento desde los mínimos de este mes.
 
Ya saben que el precio del crudo está siendo uno de los factores determinantes que está ayudando a que el SP 500 mantenga la zona de los 1800 puntos gracias, entre otras cosas, a que el recuento de las instalaciones petrolíferas activas en Estados Unidos creado por la firma Baker Hughes, sigue descendiendo poco a poco con respecto a las cifras del año anterior. Sobre esto, tenemos ese acuerdo para la congelación de los precios del crudo que ha sido ninguneado tanto por Arabia Saudita como Irán, pero que todo el mundo asume que es un primer paso para que lleguen las recortes de producción, tan necesarios porque los países productores tienen unas economías bastante delicadas en este momento.
 
Por lo tanto, lo anterior ya nos deja uno de los factores clave, que es la recuperación del sector de las petroleras, por lo menos las más fuertes, aunque las más delicadas estén ya hablando con los acreedores para reestructurar deuda etcétera.
 
Vista la primera pieza, ahora debemos tener en cuenta que este fin de semana tenemos la reunión del G20 y en las últimas sesiones hemos tenido multitud de declaraciones acerca de los fuertes riesgos a los que vuelve otra vez hacer frente la economía mundial; que el Gobernador del Banco de Inglaterra pide responsabilidad a los gobiernos porque no se puede poner la recuperación en manos de los bancos centrales poniendo el dinero muy barato, que hace falta apostar por la innovación, reformas estructurales, etcétera; avisos del Fondo Monetario Internacional sobre la incertidumbre, también comentarios negativos de un alto cargo del tesoro de Estados Unidos y además esos comentarios del ministro de finanzas alemán diciendo que las señales contradictorias dentro de la propia Reserva Federal acerca de su política monetaria ayudan a la incertidumbre.
 
La pieza anterior se resume en: frenazo de la economía mundial y la incertidumbre acerca de los caminos de los bancos centrales como ya subrayó el gobernador del Banco de Japón en donde dice que debería haber acciones conjuntas de todos los bancos.
 
Todo esto último, justifica unas proyecciones de beneficios más bajas de lo esperado para 2016, lo que es compatible con un descenso de las cotizaciones en los mercados, tal como subrayó el Gobernador del Banco de Inglaterra.
 
Ahora bien, lo que tenemos encima del mercado es que el precio del crudo está intentando cambiar de dirección superando su canal bajista y además el Eurostoxx 50 haciendo exactamente lo mismo.
 
Vean aquí los dos gráficos:
 
wti

 
stoxx50

 
Si tenemos incertidumbre, peores previsiones de beneficios, desaceleración de las economías… Y los mercados se ponen a intentar cambiar de dirección, de algo bajista a algo que tiene impulso alcista. Ya saben que cuando estamos en tendencia bajista, se producen rebotes muy fulgurantes de amplio espectro, pero que en realidad no cambian el fondo de las cosas.
 
Ese fondo de la economía que dicen que es negativo para 2016, es un arma de doble filo, porque afecta a las perspectivas tangibles que tenemos en el día de hoy, pero también es un aliciente para una coordinación de acciones a nivel mundial y de bancos centrales, lo que crea una esperanza, la misma que se tiene con el BCE en su próxima reunión, ya que las inflaciones siguen cayendo y el activo que miran de cerca que corresponde a la cotización de las perspectivas de inflación a cinco años dentro de cinco años, hace bien poco que creó un nuevo mínimo histórico, por lo que la esperanza de que el Banco Central Ruropeo apriete el acelerador, es algo que también está ayudando a que Europa salga de mínimos.
 
Lo anterior lo vemos en la deuda alemana, que sigue bajando los tipos y el futuro del bono a 10 años sigue intentando crear máximos históricos.
 
El problema real es cuando se intenta combinar todo esto y miramos por dentro al mercado a ver quién es el que está tirando de todo, y ahí es donde está la preocupación.
 
Si echan un vistazo al gráfico anterior del Eurostoxx 50, podemos ver que hemos tenido varias muestras de interés comprador desde los mínimos de enero y en zonas muy sensibles. Si tomamos un índice más amplio dentro de Europa que es el Stoxx 600,  tomamos como punto de partida el cierre más bajo de febrero, y damos un vistazo por los súper sectores más importantes que lo componen, nos daremos cuenta de que todos más o menos está subiendo al unísono menos que el que está tirando del resto, el de recursos básicos.
 
Aquí pueden ver dicho gráfico:
 
stoixx

 
Vean cómo va el super sector de recursos básicos:
 
El súper sector de recursos básicos está teniendo una clara mejora con respecto a los mínimos alcanzados en sobreventa este año, aunque es verdad que las últimas tres sesiones su comportamiento dejado mucho que desear.
 
Para aclarar un poco la situación, demos un vistazo a cómo anda el super sector a días.
 
Si miran el gráfico adjunto, verán que una de las cosas más destacables es que las medias de la fuerza comparada con el Stoxx 600 se han cruzado al alza, por lo que hay que estar atentos al interés de la gestión activa para marcar diferencia con el índice de referencia.
 
 
Por otro lado, el RSI está manteniendo perfectamente la directriz alcista marcada y hoy el súper sector está subiendo cerca del 3,4% hasta 241,89 puntos, lo que hace que estemos rebotando en el 38,2% del retroceso de la subida desde los mínimos de este año, acercándonos otra vez a la zona de resistencia marcada en los mínimos de septiembre del año pasado donde dejamos la cabeza del hombro cabeza invertido que estuvimos vigilando durante tanto tiempo.
 
recabs

 
Si tenemos problemas de crecimiento medio plazo, si China no acaba de explotar, cómo puede ser que el mayor representante de las materias primas lo esté haciendo mejor que el resto desde los mínimos de este año… y la respuesta es lo que hace dudar, ya que es el oro y las mineras de oro las que están tirando de todos.
 
Vean aquí al cierre de ayer el comportamiento del dólar index, del oro y del futuro del crudo. Los dos dependen de la cotización del dólar, por lo que cuanto más bajo, mejor lo tienen las materias primas porque su valor intrínseco aumenta, al aumentar la capacidad de compra desde monedas foráneas. Por lo tanto, hay un factor que les es favorable en forma de que a lo mejor la Reserva Federal no acaba subiendo los tipos de interés porque el mercado está descontando el primero cerca de febrero de 2017.
 
usdorowti

 
Lo que no acaba de cuadrar es el fuerte repunte que ha tenido el oro, porque no hay demanda desde los países emergentes, algo que sostenía al precio del oro precisamente porque había demanda de joyas y de transferencia de divisas a metales en algunos bancos centrales. Si esa demanda se ha reducido mucho, lo que está levantando el precio es el carácter refugio, que casaría muy bien con las advertencias que se van a poner y se están poniendo encima de la mesa de cara a la reunión del G20 de este fin de semana.
 
En resumidas cuentas, el despertar del mercado está siendo dirigido por la recuperación del sector petrolero y del sector de recursos básicos por el oro, que es un activo refugio. El que el mercado se vea levantado de forma indirecta por la búsqueda de los activos más seguros, es un arma de doble filo a la que deberemos estar excepcionalmente atentos en las próximas semanas o meses porque entonces los activos de riesgo pueden verse descubiertos y empezar a tener problemas otra vez.