Una vez más tenemos un mercado que en el fondo no va a ningún sitio y se queda esperando acontecimientos que tienen una primera cita en las próximas elecciones de Francia.

El mercado en Europa está en positivo, aunque las ganancias son desiguales, con algunos mercados en mejor situación que otros.

El Ibex 35 es uno de los que mejor colocado está gracias a un cierto despertar del super sector bancario que sube cerca del 1% favorecido por una las mejores perspectivas de crecimiento en España y también por mas impulsos desde el exterior para concentrar el sector.

Además, cada vez aparecen más titulares acerca de que Europa está mucho más asequible que Estados Unidos, algo que va en la dirección que ya comentamos hace semanas acerca de que el riesgo/recompensa es superior en Europa mientras los tipos de interés se mantengan bajos, por lo que nos da unos cuantos meses de ventaja clara sobre Estados Unidos.

Con respecto a Wall Street, también cada vez hay más comentarios acerca de las altas valoraciones y además hemos conocido que los tipos hipotecarios fijos a 30 años se han colocado por debajo de 4%, algo que no sucedía desde una semana después de la elección de Donald Trump, por lo que se van acumulando ciertos signos de cansancio en esa apuesta del mercado por la reflación que podría causar sus políticas. Hay que recordar que todavía no hay nada sobre las estrellas principales de sus promesas electorales como el plan de infraestructuras o la rebaja fiscal.

Como decimos, las ganancias en Europa no son demasiado fuertes y sí que hay un cierto ambiente en el mercado de centrarse en movimientos de corto plazo, también apoyados por los resultados empresariales, pero parece que todo el mundo esta comiendo palomitas fuera del mercado esperando al lunes.