Sesión negativa en estos momentos en Europa por muy poco, aunque es el Ibex 35 el que más lo está sintiendo con su futuro perdiendo -0,42% porque los ojos vuelven otra vez a estar fijados en el sector bancario.

En el aspecto técnico, la atención está puesta en los máximos de ayer, ya que cerramos la sesión lejos de los máximos y se ha abortado por el momento el intento de superar la directriz bajista desde los máximos del mes en el futuro del índice alemán, que es quien más o menos nos está marcando el paso. Esta directriz ya la superó el Ibex 35 hace tiempo, pero estamos completamente parados porque necesitamos del resto y de momento se necesitan factores externos que nos obliguen a mejorar.

Dentro de los datos de índices de directores de compra de Europa, las alegrías han sido muy escasas, siendo Alemania y España las que han mejorado y el resto han dado un paso atrás, por lo que no hemos tenido una sensación global de aumento del crecimiento, algo que queda marcado en la estabilidad de la cifra de la zona euro, que se mantiene quieto en 57.

Si miramos al mercado por dentro, tenemos a mas supersectores en positivo que en negativo, siendo uno de los mejores el de medios de comunicación con 0,98%, el de viajes y ocio 0,94% y el inmobiliario 0,91%, pero es que bancario está descendiendo -0,17% y si lo miramos por dentro, los valores españoles son los más castigados junto con algunos británicos y franceses.

La cuestión está centrada en el Banco Popular, que ha llegado a perder cerca de -18% ante una especie de tormenta perfecta. Ayer ya aparecieron informaciones acerca de comentarios de personas relevantes del área europea haciendo referencia a que el banco podría encarar un cierre si no se alcanza una venta exitosa. La interpretación de sus comentarios ha sido de lo más variado, pero normalmente siempre se toman a mal, por lo que informaciones posteriores apuntaban a una especie de prisa por preparar una ampliación de capital, ya que también hay informaciones acerca de que se descarta un rescate. La cuestión es que podría ser el primer banco que tuviese que afrontar las nuevas reglas de intervención en el sector, lo que dañaría a los tenedores de bonos para poder salvarlo, miedo al que ya se enfrentó hace tiempo el alemán Deutsche Bank.

En cuanto el mercado ha olido la posibilidad de una ampliación de capital, se han perdido los mínimos del año y las ventas han entrado de manera muy fuerte, aunque viendo la operativa intradía no se ha apreciado pánico en ningún momento y si un buen montón de entidades pescando en precios muy bajos, lo que ha ayudado a que todo estuviese controlado en cierta manera, salvo noticias que puedan aparecer próximamente.

Hoy tendremos esa especie de aperitivo del dato de creación de empleo de mañana que se ha retrasado un día por la festividad del lunes. El ADP lo conoceremos en breve y el dato de mañana será fundamental para intentar saber si contamos con una cierta recuperación de los datos macroeconómicos y más apoyo para que la Reserva Federal pueda seguir subiendo los tipos de interés tal como plantea, que de momento son tres y si aparece una aceleración de la economía podríamos tener cuatro. De momento tenemos una segunda lectura del primer trimestre en el producto interior bruto mejor de lo esperado, pero hay algunos datos que no acaban de confirmar que vayamos a ir mucho mejor en el segundo trimestre, por lo que los datos de creación de empleo son vitales para inclinar la balanza. De momento los futuros sobre fondos federales descuentan casi al 90% que vamos a tener una subida de tipos el mes que viene.

El crudo está intentando animarse subiendo casi 0,3% hasta justo por debajo de los 48,5 $ tras informaciones acerca de que Rusia le ha dicho Arabia Saudita y a la OPEP que está dispuesta a cumplir con los recortes de producción, pero eso no consigue que haya un convencimiento completo de que la extensión de nueve meses de dicho acuerdo pueda compensar totalmente esa ofensiva de producción que viene por parte de Estados Unidos.