Los mercados europeos están lidiando entre la incertidumbre que viene de Estados Unidos y un ligero incremento de la confianza en la economía de la zona euro.
 
Hoy nos hemos levantado con el pie izquierdo en Europa, dando extensión a todos los pensamientos negativos que se han estado generando durante el fin de semana por ese revés importante que ha tenido Donald Trump en la presentación de su reforma de la ley sanitaria.
 
Recuerden que desde el principio, de que Donald Trump se hiciera cargo de la Casa Blanca, hemos estado viviendo sobre dos conceptos: el primero de ellos es la esperanza de que puede hacer realidad todo lo que ha prometido en la campaña electoral, y el segundo son las muestras que ha dado poco a poco de que es verdad que pone la firma a dichas propuestas.
 
Por lo tanto, el mercado se disparó desde noviembre pensando en que iba hacer realidad todo lo que había propuesto, pero siempre nos hemos tomado un cierto respiro cuando llegaba una oportunidad en donde Trump tenía que poner la firma a una promesa. Cuando esas promesas se han hecho realidad, el mercado ha ganado confianza y generado más alzas, pero lo que pasó el viernes es muy importante.
 
La ley de sanidad de Barack Obama fue uno de los puntos más criticados por los republicanos en la legislatura pasada porque daba cobertura a muchísimas personas pero base de encarecer algunos seguros al resto de clientes. Por lo tanto, una de las propuestas era tirarla para ser sustituida por otra. Sin embargo, dicha sustitución no pudo tener lugar porque el ala más radical de los republicanos no dio apoyo al presidente. Esto hizo que se tuviese que retirar la propuesta y ha generado dudas en los mercados porque si Trump no tiene el total apoyo de su partido, pueden retrasarse demasiado esas dos medidas tan esperadas de la inversión en infraestructuras y la rebaja fiscal.
 
Ahora tenemos dos opciones encima de la mesa:
 
- La inestabilidad política va a retrasar todavía más la aprobación del plan de infraestructuras y también la rebaja fiscal. Recuerden que ya están tardando mucho y todavía no tenemos certezas sobre dicho plan. Dicen que van a intentar tenerlas preparadas para antes de las vacaciones del Congreso, pero probablemente, tal como ya han reconocido, los efectos de la economía se retrasen un año.
 
- Que el partido republicano tome nota de lo que ha pasado esta semana, se pongan nerviosos por la imagen que están dando, y se unan todos sin fisuras para aprobar cuanto antes las dos medidas estrella, lo que sería muy bueno para el mercado.
 
Mientras esperamos a saber cuál de las dos opciones es la que aparece, el mercado ha tomado cierta distancia.
 
La apertura en Europa ha sido bajista y los futuros sobre inicies norteamericanos también están en rojo. Lo que estamos viendo es un cierto paso atrás en las correlaciones establecidas desde las elecciones de Estados Unidos.
 
En estos momentos en Europa a la gran mayoría de los súper sectores están en negativo y simplemente hay que ver quiénes son los que más problemas están teniendo:
 
El súper sector de recursos básicos es el peor del día con un descenso de -2,14% porque si hay problemas o incertidumbre acerca de que pueda ser una realidad el plan de inversión en infraestructuras, la demanda de las materias primas no va ser tanto como se descontaba y por eso las mineras no van a tener tanta actividad, algo de esto se está viendo perfectamente en el mercado de materias primas porque el cobre es el metal más dañado con un descenso de -1,71%, otra vez por debajo de los 2,6 $.
 
El súper sector bancario está descendiendo -1,2%, algo natural, ya que si no hay rebaja fiscal y tampoco plan de inversión en infraestructuras, no tenemos un verdadero empuje para el crecimiento y eso hace que el crecimiento de la inflación pueda no ser tanto, lo que no apoya de forma tan abierta la subida de tipos de interés, así que los márgenes y el beneficio que viene el incremento de actividad económica, puede no ser tanto como estaba descontado.
 
Exactamente basado en lo mismo, el súper sector de aseguradoras está descendiendo -0,73%.
 
La verdad es que la desilusión está en todas partes pero hay uno en especial que no está tan dañado como el resto, porque el súper sector te utilities esta solo bajando -0,02%, lo que confirma que hay una especie de giro en las correlaciones, porque si un aumento fuerte de las subidas de los tipos de interés y del crecimiento económico hacen menos apetecible la estabilidad del dividendo de este sector, tenemos lo contrario hoy, lo que apoya esa visión de lo que está pasando ahora mismo.
 
Más apoyos en otros mercados a lo que está pasando, los tenemos en el mercado de divisas. El dólar está teniendo un revés bastante importante pues contra el yen está cayendo cerca de -1% y además contra el euro está perdiendo mucho pues el par está subiendo 0,68% y se acerca otra vez a la media de 200 sesiones mientras va buscando poco a poco la sobrecompra.
 
Siguiendo el mismo hilo que los bancos, menos impulso al crecimiento, menos crecimiento económico, menos inversiones, debilitan al dólar, por lo que se refuerzan el resto de monedas.
 
Como punto positivo, hay que decir que estamos lejos de los mínimos de la sesión porque la sobreventa en gráficos de muy corto plazo ha encontrado un inesperado aliado en encuestas de sentimiento empresarial en Alemania. El famoso IFO se esperaba mucho más tranquilo y en algunas lecturas con un ligero retroceso, pero sorprendido a todos con unas cifras superiores a lo esperado y en crecimiento con respecto a las del mes anterior, por lo que tenemos una mejora del sentimiento que coincide con también una fuerte mejora en los índices de directores de compra tanto de la zona euro como de países importantes, así que todo apunta a un mayor apuntalamiento del crecimiento en la zona euro.
 
Sin embargo, ver que el euro se refuerza no sólo por la debilidad del dólar, sino por una mayor confianza en la economía, es un punto negativo para las exportadoras, así que el índice alemán no está recortando las pérdidas tanto como el resto, algo que nos mantiene la alerta porque puede ser un lastre bastante importante. Recordemos también que estamos metidos en un momento en donde el diferencial entre el futuro del índice alemán y el español ha girado a favor del español, por lo que hay un punto negativo para Alemania que también hay que tener en cuenta.
 
Por otro lado, ya hemos dejado atrás la semana que históricamente es débil por ser la posterior al vencimiento trimestral de derivados, así que ya tenemos una situación en donde el mercado tiene fuerza suficiente como para poder evaluar y valorar todo lo que pase a nuestro alrededor, así que si aparece debilidad esta semana con el revés que ha tenido la Casa Blanca, no debemos quitar ojo de lo que pase de ahora en adelante.