Los mercados europeos se han metido en negativo a esta hora dando extensión al mal comportamiento de ayer y que al final ha hecho doblar las rodillas al Ibex 35.

La situación del futuro del Ibex era peculiar y peligrosa, ya que ayer se atrevió a superar su directriz alcista resistencia en el momento en que el DAX tenía dudas y en negativo, algo que hizo sospechar de la sostenibilidad de ese movimiento.

Ayer ya avisamos de que había que andarse con cuidado si el futuro, al final de la sesión del nocturno, nos dejaba una sorpresa, como así ha sido. Al final del día nos dejó una karakasa invertida con volumen alto, muestra de interés vendedor en un momento agrio, justo cuando se intentó acelerar la tendencia alcista.
La verdad es que es muy raro ver que en un momento como el actual el mercado se ponga a moverse en una dirección que implica tener cierta seguridad en lo que se hace, ya que a finales de la semana pasada comenzó la temporada de resultados y eso siempre nos trae volatilidad, quizá no de la cuantificable en índices, pero sí en el interior de los operadores.

Recordemos que Wall Street no ha pasado, otra vez, de las resistencias como los 5.000 del NASDAQ o los 11.100 del NYSE, así que tenemos otro punto negativo en este hecho.

La temporada de resultados está en marcha y hoy tenemos importantes nombres y, como en otras ocasiones, toca ver qué expectativas tienen para poder sostener las alturas alcanzadas.

Por otro lado, hoy hemos conocido los datos de precios mayoristas en Alemania, que son mejores de lo esperado, y una producción industrial en la zona Euro que también es mejor de lo esperado, cosa que ha creado una reacción en cadena negativa en los mercados.

Para empezar, los datos positivos ayudan al euro porque cada vez que aparecen se recorta la expectativa de longitud del QE, así que las exportadoras se dañan y con ellas el DAX. Con esto el súper sector de automoción y recambios es uno de los peores con -0,87%.

Con lo que hemos contado del Ibex 35, el súper sector bancario es el pero con -1%, cosa que es normal.

El mejor del día es el de recursos básicos con +0,8%, yendo exactamente al contrario que en días pasados cuando el euro se debilitaba.

También las empresas de inversión inmobiliaria mejoran con +0,49% tras una encuesta del BCE sobre crédito que parece favorable a aumento de demanda de hipotecas en los próximos meses.

Creo que con la de años que llevamos juntos, ya todos tendremos claro que la bolsa tiene muchas peculiaridades y factores a considerar, y es un lugar, especialmente durante los últimos años, donde no funciona precisamente bien lo que sería más lógico: economía que crece más, bolsa más fuerte.

Este asunto ha sido estudiado de forma científica tal y como se comenta en The Economist.

El estudio está hecho por profesores de la London Business School y retrocede hasta el año 1.900 para comparar el crecimiento de las economías y los resultados obtenidos por el mercado de valores.

La relación es la contraria de la lógica, es inversa.

Tras dividir los países en dos grupos, según el crecimiento de los últimos cinco años, en cada ocasión, se encuentran con lo siguiente: ´

1- Los países de alto crecimiento tienen de media un crecimiento del 6% al siguiente año.
2- Y los de bajo crecimiento tienen exactamente el doble, el 12%.

¡No nos sorprendamos por tanto de que subamos cuanto más atroz sea el dato de empleo de EEUU! Ya ven que las cosas no son tan diferentes desde hace más de un siglo…

Eso sí, una cosa es crecer menos y otra estar en recesión, eso ya sería harina de otro costal. Pero desde luego que el dato no deja de ser curioso.

Pasemos al Ibex 35. Está siempre retrasado respecto a lo que hacen las demás bolsas europeas. Y en los días en que el euro baja no se beneficia ni de lejos de este factor como los demás, aunque ayer por ejemplo lo hizo mejor que los demás para que no se diga. Pero profundicemos en lo que ha estado pasando en todas las semanas y meses en que lo ha hecho menos bien que los demás.

Este fin de semana en Expansión, Ignacio Méndez de Mirabaud Securities, escribía un largo artículo sobre este tema. Me quedo con estas ideas que creo explican bien el fenómeno:

1- “la Bolsa española no refleja para nada la economía doméstica, en parte por la elevada presencia de valores poco sensibles al ciclo económico, como son las eléctricas, petroleras y telecos.
Creo que esto está claro, la ponderación de estos sectores en el Ibex es excesiva comparado con otros, y estos sectores ahora mismo no van demasiado bien, ni en Europa ni en EEUU.

2- “Además el Ibex tiene un elevado peso de los bancos y aunque estos son muy sensibles al ciclo económico, se ven perjudicados por entorno de tipos cero, por las dudas sobre el crédito y por las fuertes presiones regulatorias. “

Estos comentarios son muy importantes tenerlos en cuenta. Los bancos son medio Ibex. Pero el problema es que los bancos no están para grandes subidas ahora mismo. Su margen en estos períodos de tipos cero se estrecha mucho. Se ve en EEUU en que en días de temor de subidas de tipos los bancos suben. ¿Por qué? Pues por esto mismo, porque si suben algo los tipos los bancos amplían su margen.

Por otro lado seamos sinceros, aunque hay una mejora en el crédito de los bancos, sigue siendo muy complicado obtenerlos. El mercado hipotecario por ejemplo, sigue mejorando, pero lejísimos de estar normalizado, con mil productos, de exigencia, y con muchas pegas. Para las Pymes igual. Y si no dan de forma normalizada créditos, difícil lo tienen.

Y por último, lo que hemos hablado tantas veces, las ampliaciones de capital, incesantes, porque el BCE está apretando muy duramente las clavijas para que se saneen, y no den más problemas. Y esto es el rayo que no cesa. Ahora les ha caído otra historia encima a los bancos españoles e italianos, con la polémica con la UE por los activos fiscales diferidos.

Y aún el autor nos da otro punto muy a tener en cuenta:

3- La elevada diversificación a Latinoamérica. Como a todos los emergentes, todo esto de la subida constante del dólar, y como consecuencia y esta es la clave la bajada compensatoria de las materias primas, les está haciendo mucho daño, justo lo contrario que le pasa a las grandes exportadoras de la zona euro, y el Ibex no va sobrado de este último tipo. No olvidemos que por ejemplo Brasil anda entrando en recesión.

Yo añadiría además aunque no lo comenta en el artículo, el riesgo político. Los mercados temen la inestabilidad política que pudiera haber tras las elecciones, y es evidente que algún que otro partido levanta especialmente mucho temor a los grandes inversores visto lo que está pasando en Grecia.

Todo esto no quita para que su objetivo siga siendo la zona de 12.000-12.200.