Las bolsas europeas se mueven con ligeras alzas, y gracias, porque los tres factores que más daño le están haciendo siguen totalmente en vigor, a saber:
 
1-      El Belén que hay liado en Grecia, no tiene mucha pinta de terminar. Grecia parece completamente al límite y hoy están diciendo que quieren una reunión de emergencia a finales de mes. Además Varoufakis, ha estado diciendo una serie de comentarios bastante agresivos contra el BCE.
 
2-      La lluvia de ventas de bonos y por tanto de subida de rentabilidades, el enemigo natural de las bolsas, sigue, y ahora mismo el bund, está bajando 27 puntos. No parece que este tema se vaya a solucionar fácilmente.
 
3-      Y el euro sigue como un toro, gracias al debilitamiento del dólar por la lluvia pertinaz de malos datos macro en EEUU.
Eso sí, parece que a corto plazo, la resistencia 1,15 va a costar mucho pasarla.
 
Aparte de por el simple hecho de que es un nivel de resistencia técnica, bastante claro, se comenta en mercado que hay fuertes intereses para que de momento no pase. Se habla de muchas opciones que no interesa entren en dinero con strike 1,15. En concreto se habla de una opción exótica strike 1,15, vencimiento 21 de mayo de 3.000 millones de dólares, cuyos emisores parecen dispuestos a defender el nivel, al menos hasta ese día como sea.

Ya no está muy lejos de ese entorno, mientras tanto sigue siendo muy perjudicial para los intereses de las exportadores alemanas del Dax, lo que nos acaba contagiando a los demás.
 
 De una manera general creo, como se veía ayer con ese gráfico de Stoxx 600 que ponía en esta misma sección, que en general las bolsas están sobrevaloradas. Pero claro, unas más que otras… Por eso me ha parecido muy interesante esta tabla que encontré en un artículo de Funds People:
 
s1
 
Según la misma, las más sobrevaloradas serían EEUU, Suiza y Alemania…
 
Las más factibles,  Francia, España e Italia.
 
Aunque tengo algunas dudas sobre la fiabilidad de los valores que pone como descuento/prima la tabla, si queda claro quién está peor y quien mejor.
 
Fuente de la tabla, donde además aparecen más cosas interesantes:
 
PER ajustado al ciclo actual frente a la media a largo plazo en la región
Tras el rally… ¿Cuál es el descuento o la prima a la que cotizan los diferentes mercados europeos?
 
 
Siguiendo con temas fundamentales, la verdad, es que uno viendo todas estas reacciones de los mercados a las QE y demás, parece que los fundamentales no cuentan, pero en el fondo sí lo hacen. Hoy se publican a las 14h30 peticiones de paro semanales, pues bien miren la enorme correlación de este dato con la cotización del S&P 500
 
s2
 
¿A qué podemos ver la publicación de hoy con otros ojos? J
Mientras tanto esperamos qué pasa con las bolsas, y por si acaso, resulta muy interesante que tengamos en cuenta esta interesante táctica.
 
Resulta que según un estudio realizado por el banco norteamericano Merril Lynch sobre una posible cartera compuesta única y exclusivamente por el índice SP500 y el índice VIX  se encuentran resultados impactantes. La combinación óptima parece que se sitúa en un 90 por ciento de SP 500 y un 10 por ciento del índice VIX. Si se aplica, según Merril Lynch, esta cartera desde 1986 a 2003 se consigue batir de forma regular y consistente al índice, yo diría que de forma espectacular.
 
Frente a una media de beneficio anual comprando simplemente el índice del 9,4 por ciento, el añadir ese 10 por ciento de VIX lleva a una media de beneficio en esos 17 años de 14,3 por ciento, es decir, casi un 5 por ciento más al año y eso es mucho dinero.
 
Pero no sólo se obtiene esta ventaja, sino que además la volatilidad de la nueva cartera además de ganar más tiene una volatilidad más baja que comprando el índice puro, lo que sin duda es mucho más conveniente para los nervios de los operadores y partícipes de los fondos. En concreto, con esta combinación, la volatilidad media baja del 17,7 por ciento al 13,5 por ciento, con lo que a su vez se consigue un ratio de Sharpe mejor.
 
El gran problema de esto, es que es un estudio muy teórico, pero en la práctica para poder replicar al VIX hay grandes problemas, los futuros te comen con los roll over, los ETFS que se supone replican al VIX rozan la tomadura de pelo, pues siempre bajan, al estar siempre haciendo roll over… no es tan fácil.
 
No obstante, en esencia, en todo caso me parece una llamada de atención sobre algo que es muy frecuente, el que se opere sin tener en cuenta absolutamente nada la volatilidad. En cualquier caso, sigo recordando que si usted está siguiendo sistemas automáticos debe vigilar siempre muy de cerca el VIX, pues cuando está en lecturas altas son recomendables tácticas operativas que operen bastante con sesgo más bien bajista, y al revés cuando está bajo. En todo caso, uno debe estar informado si su sistema se comportará de forma diferente con un VIX a 12 que a 30, sea cual sea el sesgo de la tendencia.
 
Existe un indicador parecido para el DAX que es el índice VDAX.
 
En fin, que la volatilidad es conveniente que esté siempre en nuestro análisis como un factor a considerar en nuestras estrategias.
 
Volvamos a los bonos. Es evidente que en los tiempos actuales vivíamos una situación totalmente excepcional, porque es la burbuja de bonos más grande de la historia. Pero en circunstancias normales, tampoco es tan terrible como parece para los bonos las subidas de tipos como  pasará en EEUU dentro de un tiempo, y que tantos temores despierta.
 
Pero claro, los bonos parecen poco atractivos, porque sus tipos tienden a subir. Y es cierto. Pero la historia nos muestra algo sorprendente. Que en esos períodos de subidas de tipos, como puede ser el futuro en EEUU, no en Europa, las carteras de bonos no lo hacen tan mal como parece.
 
Muy interesante a este respecto este artículo de Mark Hulbert.
 
Don’t dump your bonds when interest rates rise
Opinion: Return on bond portfolio can be positive even with higher rates
 
 
Mark analiza la peor época aparentemente para las carteras de bonos. Toma de 1966 a 1981, y como referencia una cartera de bonos a 5 años. Fue un período aparentemente letal, porque la rentabilidad de los bonos a 5 años se triplicó. Fue una época de mucha inflación inducida por la subida de los precios del petróleo.
 
Pues bien, esa cartera a 5 años, en un período tan hostil dio una rentabilidad media cada año del 5,8%. Como vemos ningún problema…
 
Es más, comenta un estudio científico hecho por  Martin Leibowitz and Anthony Bova, que demuestra sin lugar a dudas que en época de subidas de tipos estos bonos siguen yendo bien. ¿Por qué? Pues porque los números demuestran que la bajada de cotización se compensa porque conforme la cartera vence y se compran nuevos bonos el tipo de interés más alto que pagan compensa con creces esa otra parte negativa.