Ya volvemos a tener a los alemanes delante de sus pantallas tras el festivo del día de ayer, pero el comportamental global del mercado europeo es negativo y además el nocturno en Wall Street tampoco está apoyando pues también habita el terreno por debajo de cero.

En cierto sentido no hay malas noticias destacables, pero sí se respira un ambiente muy enrarecido de forma global, ya que la inestabilidad creada por Trump ha ido increscendo, se sigue dudando de la rentabilidad política de su administración, pero es que ahora el mal ambiente se ha trasladado a Oriente Medio.

Ya saben esas noticias acerca de que varios países del Golfo Pérsico han roto relaciones diplomáticas con Qatar por asegurar que apoya el terrorismo. Durante todo el día de ayer y de lo que llevamos de sesión se suceden los titulares acerca de movimientos diplomáticos que van desde la cancelación de licencias de vuelo de las aerolíneas qataríes en Arabia Saudita, prohibición de atraque en puertos, y además la especulación con que el mundial no se podrá celebrar en ese país en el 2022.

La consecuencia más directa en los mercados reside precisamente en las materias primas, ya que al estar hablando del corazón de la OPEP, hay miedo acerca de que todavía sea más difícil llegar a consensos para estabilizar el mercado del crudo. En estos momentos el de referencia en Estados Unidos está en negativo y se mantiene por debajo de los 47,5 $, aunque el supersector de petroleras sea uno de los mejores del día subiendo 0,28%. Aquí hay que empezar a pensar como en una partida de ajedrez, ya que todo el sector puede estar haciendo ya cábalas acerca de que la OPEP tenga problemas de coordinación e incluso de ejecución, lo que daría en cierto modo ventaja a los países productores fuera de esa organización, dando algo más de proyección a las zonas europeas y norteamericanas, así que las principales que cotizan en bolsa, podrían tener algo de ventaja, cosa que podría estar cotizando poco a poco los precios.

Por otro lado, uno de los peores supersectores del día es el de cuidados de la salud con un descenso cercano al -0,9% debido a resultados desgraciadamente negativos de nuevos fármacos contra el cáncer de mama de Roche.

El índice alemán está teniendo un comportamiento decepcionante pero es que el viernes pasado fue aupado por el comportamiento de los sectores que le favorecían muchísimo, el de coches y el de químicas, y precisamente esos dos sectores son los que más le están haciendo daño, con el de automoción perdiendo -1% y el de químicas -0,81%.

La sensación de abandono del riesgo no es solo palpable en los propios activos de riesgo, sino que el supersector de Utilities, que representan seguridad, es el mejor del día con un incremento del 0,32%, pero es que también está teniendo cierta demanda el franco suizo y además el yen. Precisamente, otro punto negativo que tiene la sesión del día de hoy es esa correlación del par dólar yen con los activos de riesgo. Dicho par en gráficos de días está perdiendo la media de 200 sesiones que actuó como soporte a principios de abril, por lo que las ventas están siendo fuertes con un descenso de -0,9%, así que la correlación con el riesgo es positiva, presentando presión bajista en todas partes.

Con respecto a la deuda también tenemos demanda por la seguridad, ya que la deuda alemana presenta variaciones positivas en los principales vencimientos.