Las bolsas europeas se mantienen en orden disperso. Hay de todo, algunas planas completamente, otras con ligeras subidas e incluso algunas con pérdidas como el Ibex.
 
Una cuestión de última hora es que el sector bancario ha tenido un golpe importante tanto en Europa como en Estados Unidos al ver que el Banco Central Europeo tiene miedo de mostrar en una nueva reunión un cambio de tono que aumente los tipos de interés en el mercado secundario porque en este momento ya están viendo que se está generando daño. La periferia sigue muy endeudada, el crédito ha sido muy expansivo y el mercado está subiendo los tipos de interés antes de tiempo, por lo que el daño puede llegar de forma avanzada antes de que haya una mayor solidez de la economía.

Con lo anterior, la deuda se ha relajado en cierto modo, y los bancos han encontrado un entorno un poquito menos favorable, lo que está afectando directamente el Ibex 35.

Todos los ojos están puestos en la libra, que no tiene claro a dónde dirigirse tras firmar ayer Theresa May la carta dirigida al Consejo Europeo en la que pide el Brexit. Pero es lógico, porque es un tema archidescontado, y no había un solo operador que no tuviera claro que esa petición se iba a activar.

La que más sube es la bolsa griega que gana más del 1% tras rumores que van corriendo, creo que falsos, en el sentido que había acuerdo ya con los acreedores. Si nos hubieran dado un euro por cada rumor sobre que hay acuerdo con ellos desde hace años, seríamos todos millonarios.
 
El sectorial de automoción está teniendo un buen día, gracias a buenas previsiones de Daimler sobre su marca Mercedes, y a una subida de recomendación de Exane sobre Valeo.
 
El petróleo se mantiene fuerte y eso que los datos del Instituto americano del petróleo, muestran subida de los inventarios en EEUU. Pero la bajada de producción en Libia, está compensando las cosas.
 
Creo que lo más importante del día es que tengamos en cuenta una cosa. Da la sensación, y aún es pronto para decir nada más, que lentamente, y por primera vez en mucho tiempo, los operadores están empezando a pensar que Europa está mucho más atractiva que EEUU.
 
Hoy lo podíamos ver por ejemplo cuando Deutsche Bank hacía cambios de recomendación de renta variable global, y subía la de Europa y bajaba la de EEUU. No es el único que está diciendo lo mismo. La economía de EEUU está bien, pero la de Europa está también mejorando con claridad, y las valoraciones de las bolsas europeas son infinitamente más atractivas porque no hay ni punto de comparación entre lo que ha subido Wall Street y lo poco que ha subido Europa en los últimos años, eso quien haya subido.
 
Vean qué diferencia tan grande entre la evolución del PER del Ibex en este gráfico de Reuters
 
s1

 
Comparado con el del Dow Jones por ejemplo

s2

 
Pues ya ven, el Dow Jones dobla el PER del Ibex, y está en un nivel de 20 que a mí me parece muy exagerado por mucho que Trump prometa el oro y el moro.
 
Evidentemente esto lo está viendo mucha gente.
 
Veamos el Dax, más caro que el Ibex pero aun así mucho mejor que el Dow Jones
 
s3

 
Así que estemos atentos, de momento aún es pronto.
 
Si vemos el gráfico del spread, de por ejemplo el Dax contra el Dow Jones:
 
s4

 
Como vemos se ve efectivamente una mejora del spread, pero es muy incipiente. Si rompe la resistencia marcada con una línea roja tendría mejor pinta. Asunto a seguir de cerca.

Cambiemos de tema. La volatilidad sigue siendo realmente baja y una estrategia posible para quien crea que va a haber poca volatilidad, podía ser la del strangle.

En esencia, el 'strangle' comprado consistiría en comprar una call y una put con strike o precio de ejercicio fuera de dinero y que sería una estrategia recomendable si usted cree por ejemplo que la bolsa puede dar un movimiento muy fuerte en pocos días y la volatilidad se incrementará mucho. Si cree que habrá más movimiento lateral y se encuentra en un caso típico de lateral o alcista, como anda ahora Wall Street, de volatilidad bajo mínimos, debería hacer un 'strangle' vendido, es decir, vender una opción call y otra opción put fuera de dinero Esta misma táctica, pero con el strike cerca del valor actual se llamaría 'straddle' (véase página 362 de mi libro "Leones contra gacelas. Manual completo del especulador").

Vamos a poner un ejemplo para que se entienda. Usted cree que esto no se mueve y que la volatilidad no va a subir, por lo que va a vender una put y una call. Recuerde que el tiempo jugará a su favor: cuanto más tiempo pase la prima que le han pagado valdrá menos (la función es más o menos raíz cuadrada del tiempo que falta, así que cuanto menos tiempo queda baja más deprisa). Pero también debe recordar que su beneficio es limitado a la prima que le dan pero las pérdidas ilimitadas, por lo que si el mercado se mueve debe cerrar urgente.

Bien, usted cree que no se va a mover y quiere hacer un strangle. Vamos a hacerlo en las opciones del Ibex. Supongamos que el futuro del Ibex, por poner un precio cualquiera, está a 11000, así que nos vamos a alejar en el precio de ejercicio unos 300 puntos. Si vendemos una put 10500 y si vendemos una call 11500, ya tenemos la posición tomada. Si cuando llegue el vencimiento siguiente el futuro del Ibex sigue entre 10.500 y 11.500 y se queda sin superar ese rango nos llevamos toda la prima, pues ninguna de las dos opciones vendidas valdría absolutamente nada.

Por supuesto, conforme vaya pasando tiempo sin que se mueva y a volatilidad más o menos constante el riesgo será menor, pues ambas primas valdrán bastante menos y aunque juegue en contra de su posición no le hará tanto daño, el tiempo siempre juega a su favor si es vendedor, lo peor que le puede pasar es que se mueva fuerte en cuanto haya tomado su posición.

Si se acerca demasiado a cualquiera de los dos límites debe rehacer completamente la posición situándose de nuevo de manera equidistante a la cotización de ese momento o renunciando a esta especulación. Jamás debe quedarse mirando, pues debe recordar que su riesgo es ilimitado y además las garantías que le estarán pidiendo por haber tomado la posición subirán mucho. En la página de Meff tiene una calculadora para hacer simulaciones con todo tipo de garantías.

Sin embargo, si usted cree en todo lo contrario pues tiene que comprar put y call, si cree que el movimiento y el aumento de la volatilidad será muy fuerte, váyase fuera de dinero, si cree que no será tanto quédese al dinero (precios de ejercicio de las opciones cercanos a la cotización actual). En esta posición las cosas son más sencillas: si el mercado no se mueve las primas valdrán cada vez menos (como pasa en los warrants) y usted perderá dinero, si tarda mucho en moverse también podría terminar perdiendo por el efecto depreciación de la prima (el gran problema de los warrants donde se puede terminar perdiendo aun acertando la dirección correcta, además hay que acertarla deprisa o que se produzca un aumento de volatilidad) que puede llegar a ser todo si se toman ambas posiciones fuera de dinero hasta el total de las primas pagadas y si en cambio se produce un fuerte movimiento una de las dos posiciones, la errónea no valdrá nada y la otra se multiplicará por mucho.

Las opciones son el gran desconocido del mercado a nivel pequeño inversor, y es una pena, porque es con diferencia en mi modesta opinión el mejor producto a nuestra disposición para luchar en el mercado por la riqueza de posibilidades que dan.