Sesión en Europa que poco a poco está girando a alcista tras una neutralidad al comienzo de la misma cuyo cambio viene de la mano de la periferia tras resultados macro y comportamiento de deuda en el secundario.
Comenzábamos el día con los ojos puestos tanto en el dato de empleo de Estados Unidos que conoceremos en unas horas como los nuevos incidentes violentos que están teniendo lugar en el sureste de Ucrania, en donde aviación del país ha sido derribada por activistas pro rusos y en donde Rusia les acusa de utilizar la aviación contra población civil. No es más que un episodio más en la escalada de violencia y en donde Ucrania no se cansa de decir que Rusia sigue buscando una invasión completa de la zona. Estados Unidos se está poniendo muy nervioso por los titubeos europeos, y es que hay que ser conscientes de que Alemania depende exclusivamente de las ruso, por lo que la situación geopolítica y estrategia de energía, Rusia tiene todas las de ganar porque Europa no va a dar ningún paso más y ha sido descartada la intervención militar, por lo que Rusia puede hacer lo que le dé la gana. Eso sí, Europa parece que con este episodio ya es consciente del problema que tiene energéticamente hablando, por lo que parece que se van dando pasos poco a poco para mejorar toda la infraestructura de la zona y diversificar alianzas de suministro, por lo que hay que estar atentos al sector de las utilites en el futuro a medio plazo.
 
Por otro lado, hemos tenido una gran cantidad de datos macro en forma de lectura preliminar de los índices de directores de compra de Europa, en donde gran cantidad están por encima de 50, algunos ligeros descensos, pero Francia sigue siendo el punto negro que no termina de arrancar. Para ver un listado completo, vean el siguiente enlace:
 
El otro punto de atención en el comienzo de la sesión está siendo el mercado secundario de deuda, que está reaccionando muy bien a las nuevas previsiones del Gobierno y con el respaldo del programa cuantitativo por parte del Banco Central Europeo.
 
Recordemos que toda la crisis mejoró en cuanto el ex Goldman Mario Draghi tomó posesión de la presidencia del BCE y fue el encargado de empezar a bajar los tipos tras la desastrosa gestión de Trichet en donde la última subida de tipos fue el golpe que acabó hundiendo a la periferia, algo que fue criticado desde todos los puntos del planeta y visto como un favor a Alemania.
 
Pues bien, el BCE sigue vigilando los mercados con una escopeta de dos cañones en donde nadie sabe si hay cartuchos puestos y listos para el disparo, porque toda la mejoría se ha sustentado primero en la creación de un programa de compra de deuda que ha sido recurrido hasta la saciedad por los alemanes y en el otro un programa cuantitativo que sigue despertando recelos en Alemania, pero que la sola posibilidad de que actúe, es lo que está ayudando a rebajar muchísimo la rentabilidad de la deuda pública.
 
Todo mundo está preocupado por la baja inflación, pero es una situación muy compleja porque es como un pez que se muerde la cola. Partimos de una baja inflación pero que sube poco a poco gracias a la recuperación de la economía y la bajada de los tipos de interés viene en parte por el movimiento de los inversores intentando ponerse delante de las posibles compras del Banco Central Europeo. Las bajadas de rentabilidad ofrecen a los países con problemas un ahorro de intereses realmente importante y si ese ahorro se pone en apoyar la economía, eso puede acabar subiendo la inflación, lo que haría innecesario ese programa cuantitativo. Si este dinero se utilizase para pagar deudas y reducir el déficit, no ayudaría a la economía y la inflación podría seguir baja, lo que al final acabaría provocando el disparo del programa cuantitativo. En la primera opción, para cuando el BCE renunciase al programa cuantitativo, la economía podría ser lo suficientemente fuerte y vigorosa como para no sufrir demasiado movimiento en las rentabilidades, un equilibrio entre rendimiento y acción del BCE muy parecido al que está llevando a cabo la Reserva Federal con la reducción de su propio programa. Tampoco hay que olvidar que tenemos en breve las elecciones europeas, y Alemania puede no querer que concurran con el QE.
 
En el momento actual, la deuda a 10 años española ha pisado por debajo del 3% por primera vez en nada menos que nueve años. Pueden ver gráfico de la rentabilidad aquí mismo, por Bloomberg.
 
espa

 
Esta mejoría está ayudando a que, junto con los datos de PMI tanto de España como de Italia, las dos bolsas sean las mejores Europa en este momento subiendo +0.5% más o menos, junto con la de Portugal, siendo el centro de Europa la que más está lastrando la sesión con el índice francés en negativo y sus malos datos macro, por lo que el diferencial largo de periferia y corto de Centroeuropa, volver a ponerse en marcha otra vez.
 
Un muy buen indicador de las esperanzas con la economía española la tiene BME, ya que lleva dos sesiones en donde está subiendo muchísimo gracias a que en la presentación de resultados se observó un aumento significativo del volumen de negociación, lo que indica que vuelve a entrar el dinero en el mercado español esperando beneficios.
 
Nos acercamos a un nuevo día de presentación de datos de empleo y hoy es muy importante porque recordemos que el anterior fue bastante malo, con una creación un poco superior a los 20,000 empleos y todo dentro del efecto del famoso invierno. Este maltrato de creación de empleo opinó corroborado por un producto interior bruto muy pequeño y el mes de abril es el primer mes del segundo trimestre, donde se espera que la situación haya mejorado, lo que es muy importante ver una fuerte creación de empleo por encima de los 200,000 otra vez para confirmar que el invierno pasó definitivamente.
 
Los amigos de Bespoke admirado hacia atrás en el SP 500 y han contabilizado lo que pasó en los últimos 24 meses en donde este índice ha tenido una media de ganancia del +0,21% el 71% de las ocasiones que acabó con ese descenso el mes pasado por la decepción de las cifras.
 
Los días en donde la creación de empleo ha sido mejor de lo esperado, el índice ha tenido una media de ganancia de +0.73% y eso ha ocurrido 11 veces en los últimos dos años y entre todos los sectores, el financiero es el más agradecido con +1.17% seguido de industriales +1.05% y consumo discrecional con +0.91%.
 
En el caso de que el dato sea peor de lo esperado, la bajada media es de -0.23% y el palo se lo llevan las tecnológicas con -0.58% y el financiero con -0.29%. Los que mejor aguantan son las  utilities con -0.3% y materiales -0.05%.